La portada de mañana
Acceder
Trombos y coronavirus: los cardiólogos explican por qué hay que seguir vacunándose
El plan de Escrivá para la jubilación anticipada
Opinión - La democracia española no nació en 1978, por Ignacio Escolar

Seis aplicaciones contra el desperdicio alimentario

Foto: Pixabay

Compramos comida por encima de nuestras posibilidades de comérnosla, así lo aseguran todos los estudios que se hacen sobre el desperdicio alimentario. Incluso hay gurús que nos incitan a reaprovechar la comida que muchas veces acaba en las granjas de cerdos para reducir el derroche alimentario global. La FAO calcula que en España lanzamos anualmente casi ocho millones de toneladas de productos alimentarios a la basura.

Aunque según publicó en 2018 el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, los hogares españoles tiraron a la basura en 2017 1,2 millones de toneladas de alimentos. Y en 2018, según los datos recogidos en el Panel de cuantificación del desperdicio alimentario en los hogares, entre enero y diciembre de 2018 este aumentó un 8,9%, hasta un total de 1,34 millones de toneladas de alimentos y bebidas.

Sea como fuere, lo peor es que muchos de estos productos ni siquiera pisan nuestros manteles, sino que van directos desde el punto de venta a la nevera o la alacena, donde terminan por caducar sin que los consumamos, de modo que si siguiente destino es el cubo de la basura. Algunos cálculos apuntan a que esto ocurre con el 90% de la materia orgánica que se desperdicia.

Precisamente para tratar de aumentar la eficiencia en el consumo y reaprovechamiento de alimentos que quedan sin comer, han nacido diversas aplicaciones que aprovechan el desarrollo de la tecnología móvil, la mensajería instantánea y la geolocalización, de modo que ponen en contacto a colectivos que tienen excedentes con otros grupos que precisan de alimentos a precios asequibles.

Asistencia entre usuarios y a bancos de alimentos

Esta interacción puede darse tanto entre particulares como entre cadenas de distribución, o restaurantes, con organizaciones benéficas y de bancos de alimentos. De este modo, los productos cerca de la caducidad o del final del consumo preferente pueden ser donados a ONG que los distribuyan entre las personas más necesitadas.

Tal es la función de la aplicación The Food Cloud, una plataforma que actúa en Gran Bretaña e Irlanda, que pone en contacto a las grandes empresas con excedentes con las organizaciones benéficas. Aseguran que ayudan a 9.500 bancos de alimentos del Reino Unido e Irlanda, y que desde su nacimiento han conseguido redistribuir más de 27 millones de toneladas que iban directas a la basura.

Yo No Desperdicio es otro caso similar pero que pone en contacto a usuarios. Se trata de una aplicación y web creadas por la ONG Prosalus, y trabaja como herramienta colaborativa entre usuarios que quieren compartir alimentos. Alguien publica un aviso sobre algún producto que no podrá comer y va a tirar, y aquellas personas conectadas por la aplicación que estén cerca pueden contactar desde el chat para aprovecharlo.

Intermediarios en busca de negocio

El afán de beneficio económico también es un incentivo para desarrollar aplicaciones que nos permitan evitar el despilfarro. Se trata de que si un comercio o cadena de distribución se dispone a tirar un alimento aprovechable porque le va a caducar o no puede conservarlo, tenga la oportunidad de obtener un cierto beneficio revendiéndolo a un precio asequible que aminore la pérdida. We Save Eat es una aplicación que trabaja en esta dirección, por ejemplo.

Disponible tanto para iOS como en Google Play, We Save Eat permite a los comercios asociados publicar sus excedentes alimenticios, que los usuarios pueden comprar a un precio muy reducido. Parecido es el caso de Ni Las Migas (solo para Android), una plataforma que busca para el usuario comercios que tienen este servicio disponible, para así poder comer a mejor precio.

Too Good to Go, presente tanto para iOS como para Android, tiene objetivos similares. Pone en contacto a restaurantes o comercios con usuarios para aprovechar los excesos de comida con precios asequibles. Al mismo tiempo, supermercados, restaurantes, panaderías, tiendas de comida preparada, hoteles o fruterías evitan un despilfarro diario de comida en buen estado para consumir.

Finalmente, el mismo modelo de negocio presenta Eat You Later, con aplicación en Google Play. En esta plataforma, restaurantes, cafeterías, panaderías, tiendas de productos frescos, servicios de cátering o de comidas preparadas, etc., se inscriben para vender sus excedentes a precios que tienen un rango de descuento que puede ir desde el 30% de su precio de venta al público hasta el 60%.

Si no te quieres perder ninguno de nuestros artículos, suscríbete a nuestros boletines

suscríbete a nuestros boletines

Etiquetas
Publicado el
6 de febrero de 2020 - 21:25 h

Descubre nuestras apps

stats