eldiario.es

Menú

ConsumoClaro ConsumoClaro

Insinúan que tenemos halitosis: ¿qué nos dice sobre nuestra salud?

Si nos dicen que la boca nos huele mal, deberemos acudir al médico para averiguar el motivo

El mal aliento no es en sí una enfermedad sino el resultado de múltiples causas que en general indican problemas de salud o higiene

- PUBLICIDAD -
Foto: Pixabay

Foto: Pixabay

Según la Guía Clínica de la halitosis del portal de atención en la red Fisterra, hasta una de cada dos personas experimentarán en algún momento de su vida halitosis. Es decir, la mitad de la población. Pero la halitosis no puede ser considerada como una enfermedad, ni siquiera como un trastorno, sino que es la resultante de numerosas causas independientes, lo que explica que pueda afectar a un rango tan amplio de gente.

En la mayor parte de los casos es un efecto pasajero que termina de manera involuntaria o tras tomar una serie de medidas, normalmente de higiene. Pero en otros, el problema puede resultar persistente debido a motivos fisiológicos o metabólicos, terminando por convertirse en un problema serio que puede llevar a la pérdida de la pareja o el trabajo, así como de la vida social.

En todos casos, no obstante, la halitosis nos está indicando que algo no funciona en nuestra salud o nuestra higiene, es decir que es un indicador al que hay que prestar atención. Como la mayoría somos incapaces de juzgar nuestro propio mal aliento, si se diera el caso de que una persona de confianza nos hiciera una insinuación al respecto, deberemos tomarla como una buena oportunidad para indagar qué funciona mal y en consecuencia ponerle remedio, terminando de paso con la halitosis.

A continuación te exponemos las diez situaciones más frecuentes que pueden generar halitosis. No todas tienen la misma presencia, y de hecho las primeras acumulan el 80% de los casos, mientras que el resto son menos habituales, pero pueden servir de alerta ante trastornos graves.

1. Mala higiene bucal general

Probablemente más de un 60% de los casos de halitosis se den en personas con una higiene dental mucho peor de lo que ellas creen. La baja frecuencia en el cepillado de los dientes, así como su incorrecta aplicación, pueden ser el origen del florecimiento de una placa bacteriana en la base de la lengua y entre los restos de comida que quedan en el sarro que los fermenten dando lugar a compuestos volátiles con azufre y nitrógeno que son responsables del mal olor. Entre ellos están la  putrescina y la cadaverina.

Es muy posible que tomándonos en serio la higiene bucal terminemos con nuestra halitosis inconsciente. Basta con usar hilo dental y/o cepillos interproximales, para eliminar los restos, posteriormente cepillarnos correctamente los dientes durante más de tres minutos y finalmente usar algún colutorio de enjuague para eliminar la placa lingual.

2. Caries

Otra causa frecuente de halitosis pueden ser caries escondidas en estado de actividad avanzado sobre la pieza bucal que generen productos de descomposición sulfurados. Si creemos que nuestras muelas pueden ser fuente de mal aliento, no dudemos en acudir al odontólogo periodoncista.

3. Prótesis dentales

Si usamos prótesis dentales, ya sea dentadura postiza, implantes, fundas o placas de descarga nocturna, y nos dicen que la boca nos huele, es muy posible que se deba a que las lavamos con menos frecuencia de la debida o bien, en el caso de implantes, precisan de un desmontaje para su limpieza.

4. Problemas de secreción de saliva

No todas las personas expresan la halitosis con la misma intensidad, sino que depende en gran medida del buen funcionamiento de las glándulas secretoras de saliva, que funciona como protector, lubricante y desinfectante. Si tendemos a tener la boca seca, con poca saliva, tendremos más problemas de mal aliento, o si se quiere, serán más evidentes las causas arriba relatadas. En resumen, la halitosis también puede revelar problemas de secreción salivar.

5. Una dieta desequilibrada

La halitosis también puede revelar problemas de desequilibro en la dieta, sobre todo cuando esta es hipocalórica en exceso -baja en hidratos de carbono y grasas- y fuerza el metabolismo de los lípidos provocando episodios de cetosis. Este trastorno metabólico genera un mal olor muy característico conocido como "aliento de camello".

6. Tabaquismo

Es otra causa de mal aliento, sobre todo en personas con problemas respiratorios que acumulan muchas mucosas en la tráquea y además tienen una deficiente secreción salivar.

7. Abuso de café y alcohol

Por su efecto deshidratante sobre la saliva y las alteraciones digestivas que pueden provocar en personas que presentan hernia de hiato o bien cardias incompetente, el café y las bebidas destiladas alcohólicas pueden provocar episodios de halitosis aguda.

8. Lesiones bucales

Las personas que presentan úlceras traumáticas -heridas en la boca- prolongadas que no terminan de curarse, pueden en algunos casos sufrir necrosis que generen aromas de descomposición desagradables.

9. Úlcera infecciosa

Las úlceras estomacales pueden tener algunas de sus primeras manifestaciones en el mal aliento, por lo que si tenemos tendencia al dolor abdominal y estomacal, esputos de sangre, náuseas o eructos frecuentes, y nos dicen que tenemos mal aliento, deberemos acudir a un estomatólogo sin demora.

10. Diabetes melitus

La halitosis también puede ser finalmente una pista para personas que sufren diabetes de tipo 2 y no lo saben, o bien que la están controlando de manera deficiente. 

DINOS QUÉ TEMAS TE INTERESAN

En ConsumoClaro estamos centrados en informarte de aquello que te interesa y, por tanto, queremos abrir un canal para que puedas comunicarte con nosotros y orientarnos sobre tus preferencias. Si quieres que investiguemos o hablemos de algún tema en especial, puedes escribirnos a redaccion@consumoclaro.es 

Si no te quieres perder ninguno de nuestros artículos,  suscríbete a nuestros boletines

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha