Comida sin cereales para perros, ¿merece la pena el dinero que vale?

Foto: Buzzfarmers

Eva San Martín


9

Cordero de rancho y garbanzos. Salmón salvaje y batata. Carne de jabalí con lentejas. Estas son algunas de las espectaculares recetas de las marcas más populares de alimentos sin cereales para perros, también llamadas grain free ono grain.

¿Es bueno dar de comer a nuestros perros frutas y verduras?

¿Es bueno dar de comer a nuestros perros frutas y verduras?

Cargadas de proteínas exóticas, acompañadas con legumbres y tubérculos y escogidas con cuidado por personas preocupadas porque sus amigos de cuatro patas coman lo mejor. Este tipo de alimento, además, suele promocionarse como un producto más natural y saludable, amable con los estómagos delicados (alta digestibilidad) y más próximo a la dieta del ancestro salvaje de nuestros peludos compañeros de cama. También es más caro.

Marta Hervera, nutricionista veterinaria con certificación europea y cofundadora de Expert Pet Nutrition, observa esta tendencia con escepticismo y no cree que esté justificado gastarnos más dinero en un alimento grain free. La comida sin cereales, afirma, “es simplemente una moda”, además de una necesidad del mercado de los alimentos para animales de diferenciar sus productos.

De hecho, al contrario de lo que publicita y de la creencia popular, afirma, “no existen estudios contundentes que demuestren que las dietas sin cereales implican una ventaja para la salud respecto de los alimentos que sí incluyen cereales”.

Los expertos no tienen muy claro el origen preciso de la tendencia de la alimentación sin cereales para perros, un tipo de productos prácticamente inexistente hace 20 años en España, pero que ahora acapara los lineales de las tiendas especializadas en la alimentación de nuestros amigos de cuatro patas.

Hervera sospecha que, en un principio, pudo tener algo que ver con una “demonización del maíz en los años 90”, relacionado con la presencia de ciertas micotoxinas, pero que ahora, afirma, “no tiene razón de ser”.

Y sin embargo, ha calado: la mala prensa de los cereales parece haberse quedado en el pensamiento colectivo, y ha evolucionado hasta convertirse en la amplísima gama actual de productos grain free que encontramos.

Cereales para tu perro, ¿sí o no?

Los cereales, sobre todo, constituyen una fuente importante de almidón; es decir, aportan energía sin la necesidad de añadir tanta grasa. Además, los cereales incorporan fibra a la dieta de tu perro; en principio, saludable.

“Y tanto los perros como los gatos digieren bien el almidón, por lo que es una buena fuente de energía y no implica ningún problema; excepto en el caso puntual de un animal que tenga alergia a un cereal concreto”, explica la nutricionista veterinaria.

Esto no significa que los alimentos sin cereales para perros no tengan almidón, porque sí lo tienen. Pero en este tipo de productos esta macromolécula procede de otras fuentes; sobre todo, de los tubérculos y de ciertas legumbres.

Por eso, cuando revisas la etiqueta de un alimento sin cereales encuentras ingredientes como los guisantes, la patata, las lentejas, la batata, la remolacha o las judías; alimentos que nos resultan saludables y apetitosos también para nosotros. “Pero desde un punto nutricional, no significa ni que sean ni mejores ni peores”, zanja Hervera. Es decir, entre dos alimentos similares, no merece la pena pagar más por uno sin cereales.

La FDA relaciona la dieta sin cereales para perros con el riesgo de enfermedad cardiaca

Ni peores ni mejores. Si no fuera porque, el año pasado, el departamento veterinario de la agencia de los alimentos y los medicamentos de Estados Unidos (la Food and Drug Administration) publicó los resultados de una investigación y emitió una alerta sanitaria.

En ella advierte de la posible relación entre la dieta sin cereales para perros y un tipo frecuente de enfermedad cardiaca en razas grandes, sobre todo, en labradores y golden retriever. En concreto, la FDA habla de la cardiomiopatía dilatada, una enfermedad que hace que el corazón se debilite y crezca de tamaño. Los síntomas influyen la fatiga, problemas para respirar, tos y desmayos; mientras que otros perros puede sufrir un fallo cardiaco.

El factor común de las dietas estudiadas por la FDA, entre las que se encuentran algunas de las marcas de alimentos sin cereales más populares, es un alto contenido en guisantes, lentejas y otras legumbres, como garbanzos, así como presencia de patata, bien sea entera, en harina o añadida como fuente de proteína.

Todos estos ingredientes constituyen fuentes de almidón y de hidratos de carbono con los que los fabricantes de las dietas grain free intentan reemplazar a los cereales. Preguntada al respecto, la Asociación Nacional de Fabricantes de Alimentos para Animales de Compañía (ANFAAC) ha declinado la invitación de elDiario.es para valorar esta alerta sanitaria.

Pero la posibilidad de que una comida cara y escogida con cariño pueda poner el riesgo a nuestro amigo o amiga perruna sienta como un cubo de agua fría. “Puesto que aún no sabemos exactamente a qué se debe, y las investigaciones continúan, en este momento los expertos en nutrición y cardiólogos somos muy prudentes a la hora de recomendar una dieta sin cereales para los perros”, concluye la nutricionista veterinaria.

síguenos en Instagram

Si no te quieres perder ninguno de nuestros artículos, suscríbete a nuestros boletines

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats