eldiario.es

Menú

ConsumoClaro ConsumoClaro

Qué debe contemplar un seguro de viajes para responder a todas las eventualidades

Se acerca agosto y muchos de nosotros nos disponemos a viajar al extranjero

Aunque rara vez suceden cosas, cuando pasa algún imprevisto los costes de solucionarlo suelen ser astronómicamente caros fuera del entorno UE

- PUBLICIDAD -
Foto: Terry Whalebone

Foto: Terry Whalebone

A las puertas de agosto, muchos estamos ya cerrando los últimos flecos de nuestro viaje al extranjero. Acaso sea el continente americano, quizás Asia, Rusia, Oceanía, etc. Cuando salimos del entorno UE, los costes de cubrir los riesgos se disparan, aunque lo cierto es que no solemos pensar en ello. Lo normal y deseable es que no suceda ningún imprevisto o accidente que nos amargue el viaje, y así suele ser siempre. O casi.

Porque el día en que sucede algo -que no tiene porque ser un hecho luctuoso pero sí nos obligue a cancelar el viaje premeditadamente, por ejemplo- la cifras que se manejan para salir del trance se antojan astronómicas, especialmente en asuntos sanitarios en países extracomunitarios, donde no existen convenios. Así, un día de hospital en Estados Unidos cuesta 6.000 euros, en Australia 5.500 o en Egipto 1.000, por citar algunos ejemplos.

Por otro lado, una repatriación médica desde Estados Unidos roza los 90.000 euros, 120.000 desde Australia y 30.000 desde Egipto. Son casos extremos, por descontado, que suelen darse solo en catástrofes naturales o enfermedades graves y repentinas, pero no son situaciones imposibles. Además, a partir de ahí hay un amplio abanico de costos para accidentes o problemas que en nuestro país se solucionarían de forma gratuita. Por ejemplo, tratar una factura ósea en Turquía puede llegar a costar hasta 14.000 euros en determinadas circunstancias.

Así que sí: aunque solemos dejarlo para el final y nos preguntamos si merece la pena contratarlo, el seguro o póliza de viajes es una excelente idea para prevenir y aminorar las consecuencias de accidentes, robos, catástrofes naturales y otros imprevistos. Por otro lado, las compañías suelen ofrecer más de una alternativa en diferentes precios y por distintas coberturas, de modo que podemos escoger un seguro más o menos a la medida de nuestras necesidades.

Foto: InSapphoWeTrust

Foto: InSapphoWeTrust

Qué contempla un buen seguro

La primera cosa será que podamos contratarlo por internet y no tener que ir a una agencia de viajes ni llamar a un teléfono de la compañía para informarnos y firmar los papeles de la póliza. Actualmente todas las compañías ofrecen la posibilidad de contratar el seguro en línea, de modo que nos sea enviado a una dirección de correo electrónico el papeleo en formato PDF, que imprimiremos y llevaremos al viaje, aunque también podemos guardarlo en el móvil, teniéndolo en todo momento accesible.

Seguidamente deberemos mirar que el seguro cubra como mínimo la cancelación completa del viaje o su mayor parte. Los seguros cubren cantidades por tramos y generalmente nos piden un monto de capital a asegurar; cuanto más pagamos por la póliza mayor cobertura tienen. Debemos mirar que en las condiciones generales del seguro se contemplen el mayor número de motivos posible, desde enfermedades a motivos laborales, fallecimiento de familiares, etc. Si la cancelación es injustificada, el seguro no nos la cubrirá.

Por otro lado, debe contemplar la repatriación por los motivos de enfermedad, accidentes domésticos graves en el lugar de origen (robos, incendios, escapes de gas o agua, etc.), fallecimiento propio o de un familiar en origen y otros. La mayoría de seguros, sea cual sea su precio, cubren la repatriación. 

Foto: Jean-Louis Zimmermann

¿Problemas con tu vuelo? Estos son tus derechos y así los debes reclamar

Un aspecto muy importante que debe cubrir el seguro, porque es el que mayores costes genera, es la posibilidad de un accidente o enfermedad repentina que obligue a una hospitalización y una eventual repatriación sanitaria. Debemos mirar bien cuáles son las coberturas que se dan en cada oferta, porque estos costes, como hemos dicho, pueden llegar a los cientos de miles de euros. Adicionalmente debe contemplar el  envío y manutención de un familiar que nos acompañe durante la hospitalización y el traslado.

Otra cobertura importante es la de responsabilidad civil por daños o accidentes que podamos provocar nosotros, por ejemplo conduciendo, y que pueden resultar sumamente caros. Adicionalmente otras coberturas son anticipos en caso de resultar encarcelados -pago de fianza-, de quedarnos sin liquidez ni crédito -anticipo de fondos- o de tener que pagar un abogado.

También estudiaremos que la póliza incluya el pago parcial o total de estancia en un hotel en caso de que por algún percance tengamos que permanecer más de lo previsto en alguna zona o en el país; por ejemplo por guerra o catástrofe natural, problema de transporte, etc. Tampoco hay que menospreciar la posibilidad de que el seguro permita en envío urgente de medicamentos desde el país de origen o la adquisición en destino si son caros y nos hacen falta. Finalmente es interesante que el seguro contemple una compensación en caso de pérdida de equipaje

DINOS QUÉ TEMAS TE INTERESAN

En ConsumoClaro estamos centrados en informarte de aquello que te interesa y, por tanto, queremos abrir un canal para que puedas comunicarte con nosotros y orientarnos sobre tus preferencias. Si quieres que investiguemos o hablemos de algún tema en especial, puedes escribirnos a redaccion@consumoclaro.es

Si no te quieres perder ninguno de nuestros artículos,  suscríbete a nuestros boletines

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha