eldiario.es

Menú

Cultura

Aramburu: En Alemania se ve España "como un vecindario de gente mal avenida"

- PUBLICIDAD -
Aramburu: En Alemania se ve España "como un vecindario de gente mal avenida"

Aramburu: En Alemania se ve España "como un vecindario de gente mal avenida"

Fernando Aramburu lleva meses viviendo un frenesí tras la publicación de "Patria", un fenómeno social "cuyos hilos no manejo ya", dice. Y ahora el escritor vasco ha vuelto a dejar su casa de Hannover (Alemania), donde vive desde hace más de 30 años, porque hoy inaugura los cursos de verano de la Complutense.

"Desde que se publicó 'Patria' hace nueve meses, me absorbe todo. El libro se ha instalado en mi cerebro y no deja espacio para otros proyectos: es algo que empieza a desazonarme. Necesito estar en casa con mis libros. Tengo la familia y los amigos en Alemania. He sido docente durante 32 años y me siento muy integrado allí. Para mí es muy favorable", añade el autor en una entrevista con Efe.

Y ante la pregunta de cómo se ve a España desde allí, Aramburu (San Sebastián, 1959) responde tajante: "Como un vecindario de gente mal avenida".

"Es raro que se hable de España en un telediario como generadora de una noticia de utilidad para el resto de Europa, salvo en el deporte, con el que el país da buena imagen, como las chicas del Eurobasket. Pero las noticias de economía, culturales o políticas son más bien escasas", argumenta.

"Recuerdo épocas en las que era raro ver libros de autores españoles en las librerías -continúa- o películas de algún director español. Ahora veo a España un poco ausente del mundo intelectual europeo", sostiene Aramburu, que añade que el tema de Cataluña "sale poco y se aprecia con mucho sentido crítico".

"Desde Alemania se ve a unos políticos que se organizan por su cuenta para hacer un referéndum saltándose la Carta Magna, que para un alemán es sagrado. Es una noticia que cae en lo negativo", recalca.

Aramburu ha vendido más de 300.000 ejemplares de "Patria", según la editorial Tusquest, y en ella narra los últimos 30 años de la vida del País Vasco bajo el terrorismo de ETA a través de dos familias enfrentadas, un libro que le ha reportado algunos de los premios más importantes, como el de la Crítica y el Francisco Umbral.

Y hoy, tras la inauguración de los Cursos de Verano de la Universidad Complutense en El Escorial (Madrid) con una conferencia dedicada al poeta y novelista Félix Francisco Casanova, muerto a los 19 años, se retirará para descansar y luego empezar la gira internacional de "Patria", traducida a 10 lenguas y ya un éxito en América Latina.

Pero, además de recoger toda la buena cosecha de "Patria", Aramburu tiene tiempo para plasmar y divulgar su amor por el poeta Casanova, de quien se acaba de publicar, cuarenta años después de su muerte, un amplio volumen con su obra completa, editado por Demipage. "El Rimbaud español", así llama Aramburu al escritor canario que con 17 años escribió su primera novela.

"Lo descubrí en el 79, de la mano del poeta Francisco Javier Irazoki, y, cuando lo leí, me pegó muy fuerte y no solo porque vi que sus poemas eran muy buenos, sino porque me mostraba un camino por el que yo iba, pero un punto más avanzado", subraya.

Aramburu, al que le gusta tanto leer como escribir -"me causa un gran placer hablar de la literatura de los demás"-, afirma que Casanova, autor de una única novela, "El don de Vorace", tiene muchas concomitancias con Rimbaud.

"Y es así no solo porque hicieran sus obras cuando eran jóvenes, atractivos y rebeldes, sino porque tenían muchas conexiones, como la función y la sombra de la madre", sostiene.

Para el escritor vasco, Casanova tiene "talento, sensibilidad extrema, desparpajo, modula el lenguaje con irreverencia, no copia, posee entusiasmo y un oído obediente a sus ocurrencias".

Así, el autor de "Los peces de la amargura" y "Años lentos" dejará España mañana para intentar descansar y volver a la normalidad y poder escribir esa novela "que ya me duele -dice-, porque no existe y me da pena, la pobre, por lo que la estoy haciendo esperar".

"Ella quiere existir, pero como tiene ese hermano gordo delante...", concluye con humildad y, eso sí, "muy agradecido" a sus muchos lectores, "a un sector más popular al que antes no había llegado", precisa.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha