eldiario.es

9

Cultura

Prodigy sacude el BBK Live

Los británicos ofrecen su espectáculo electrónico ante unas 40.000 personas en la segunda jornada del festival.

Jack Johnson llevó a al público a las playas de Hawai de la mano de su guitarra, su ukelele y sus temas tranquilos.

BBK Live vive una jornada de contrastes musicales para todo tipo de público

BBK Live vive una jornada de contrastes musicales para todo tipo de público

El BBK Live ha vivido una segunda jornada de contrastes musicales, como el espectáculo electrónico y salvaje de los británicos The Prodigy o las sencillas canciones del cantautor Jack Jonhson, que ha servido para llegar a todo tipo de público.

La jornada, de nuevo con 40.000 asistentes, ha permitido a los festivaleros disfrutar de una variada propuesta musical con diferentes estilos que llevarse a los oídos desde que se han abierto las puertas del recinto a las cinco de la tarde hasta que se han apagado los altavoces.

Los cabezas de cartel han sido los británicos The Prodigy que, a falta de novedades, tiraron de sus grandes éxitos, esos que les encumbraron en el panorama 'big beat', para sacudir el recinto con sus ritmos desenfrenados. Liam Howlett y compañía aparecieron en el escenario principal cuando pasaban casi treinta minutos de la media noche y atacaron al personal, que ya estaba con ganas de fiestón, con "Breathe", "Jetfighter" y "Voodoo people" que estimuló la adrenalina.

A partir de ahí, la anarquía y el caos se apoderaron de las campas de Kobetamendi gracias a un repertorio infalible en el que no faltaron temas como "Thunder", "Firestarter", "Invaders must die" o la irreverente "Smack my bitch up". El publicó saltó, se empujó, vivió la actuación de los británicos de manera desaforada hasta la extenuación, que llegó con los bises entre los que no faltó "Take me to the hospital".

Y frente a la locura provocada por The Prodigy, la placidez ha venido de la mano, y la guitarra, del cantautor estadounidense Jack Johnson, que pese al día gris en lo meteorológico que ha vivido el festival bilbaíno, ha llevado al público hasta las playas hawainas con su música.

Johnson, en el segundo escenario del festival, ha ofrecido una actuación sosegada y sin estridencias que invitó a los asistentes a surfear sobre las melodías de sus canciones luminosas, sencillas y naturales, libres de aditivos. Con temas como "Sitting, waiting, wishing", "You and your heart", "Radiate" o "If I had eyes" se ganó la complicidad y los aplausos de un variopinto público, lo que Johnson agradeció en euskera y castellano.

Foster the People

Precedieron en el escenario principal a The Prodigy, Foster the People que giran con su segundo disco "Supermodel" del que interpretaron temas como "The truth", "Are you what you want to be?" o "Coming of age", una de las más coreadas. Aunque si hubo un tema con el que Mark Foster y compañía lograron que el público bailase sin parar, fue con "Pumped up kicks", de su primer disco, al que siguió "Miss you" para dar por finalizado el concierto.

También ha pisado el escenario principal el grupo británico Bastille que ante un numeroso público, ha repasado las canciones de su primer y único trabajo hasta el momento, "Bad blood", con el que han hecho saltar y bailar a sus jóvenes seguidores. Con una oferta musical tan amplia, ocurre que a veces hay que ir de un extremo a otro del recinto para poder ver a dos artistas cuyas actuaciones coinciden y disfrutar de ambos, aunque eso suponga que al final no se ve ninguna actuación completa.

En esta ocasión han sido Conors Oberst, el líder de banda de indie rock Bright Eyes, y Frank Turner and The Sleeping Souls los que han compartido hora de inicio impidiendo disfrutar al completo de dos propuestas antagónicas, pero igual de apetecibles.

En el escenario tres Conors Oberst, se ha hecho acompañar de los Dawes, que le habían precedido en esa carpa, para ofrecer un concierto que invitaba a paladearlo con tranquilidad desde que su comienzo con "Time forgot". Alejado de la tranquilidad y de la propuesta íntima y personal que planteó Conors Oberst, y en la otra punta del Kobetamendi, Frank Turner and The Sleeping Souls ofrecieron un concierto de rock con alma folk y energía punk.

Los británicos, con temas como "Recovery" o "Still believe", en el que Frank Turner reclamó la ayuda del respetable para cantar el estribillo, cerraron actuación y demostraron que esos estilos tan dispares casan bien y hacen que el público se divierta porque "it's rock and roll".

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha