eldiario.es

9

Cultura

DISCOS DE LA SEMANA

Bad Bunny, peculiar romanticismo con estética urbana no apto para todos los públicos

Comentamos además otras novedades como las reediciones de Laurie Spiegel y Julius Estman o los recopilatorios The Movement of the Free Spirit y Las canciones que Eva nos enseñó

Bad Bunny

X 100 Pre
Rimas
LATINO URBAN
8/10

Ni un guionista podría haberlo planificado mejor. Si 2018 ha sido el año en que el sonido urbano latino definitivamente se ha hecho global, la temporada no podía cerrarse de mejor forma que con la publicación por sorpresa del primer álbum largo firmado por Bad Bunny, una de las más rutilantes estrellas de la escena.

Frente a la ambición del Vibras de Balvin y el explosivo crossover musical y cultural que propone Cardi B, Benito Antonio Martínez Ocasio (nombre real de Bad Bunny) viene a ser al sonido urbano latino algo muy similar a lo que su amigo y colaborador Drake representa para la escena rapera norteamericana. Esto es, ritmos pausados que se sitúan por debajo de los 100 bpm (pulsos por minuto), producciones que se ajustan a la estética trap, un rapear totalmente reconocible (aunque no especialmente dotado) y un intento por adaptar su particular concepción del romanticismo a la estética urbana.

Como corresponde al género, hay imágenes de lujo y desenfreno que tanto por su escasa capacidad poética como por el mensaje que transmiten resultarán inaceptables para buena parte de la audiencia: "No sé si irme en el Mercedes o en el Maserati / Modelos extranjeras que me dicen 'Papi' / Están tirando al cel, ya me quieren ver (Ah) / Seguramente, ya están locas por coger / Pero soy yo quien les llevo la champaña / Si no es con Moët, la rubia no se baña" canta en Otra noche en Miami.

En cualquier caso, la lectura que se haga de este tipo de mensajes no es unívoca y depende en buena medida de la actitud del que escucha:  "Ya me cansan los threesome y las orgías / Ya me cansa que mi vida siga vacía / Y recuerdo que me lo decías / Que si no cambiaba, te perdía", concluye en esa misma canción en una suerte de ejercicio de redención.

En Estamos bien, esa misma dualidad se fija en los aspectos económicos y de clase. La canción arranca como un clásico ejercicio de ostentación para concluir preguntándose si el dinero realmente da la felicidad o cuáles son las consecuencias de bañarse en riqueza: "No te preocupes estamos bien / Con o sin billetes de cien (cien, cien) / Pero tener no es malo así que estamos bien / Estamos bien / To' los míos están bien, estamos bien / No te preocupes estamos bien".

No deja de resultar llamativo que el debate sobre este género se haya situado ya de forma definitiva en la falta de ejemplaridad (o no) de su discurso, un argumento que de por sí  invalidaría a buena parte de la música popular desde Elvis Presley en adelante y que parece situar la validez o no de una canción en el terreno de la moralidad. Bienvenidos a 2019.

 

Laurie Spiegel

Unseen Worlds / The Expanding Universe
From Tommy / Unseen Worlds
EXPERIMENTAL
8/10

A pesar de lo escueto de su producción discográfica (apenas cuatro discos a lo largo de casi cinco décadas), Laurie Spiegel es uno de los nombres más conocidos de la electrónica experimental de nuestro tiempo. En parte, esa "popularidad" se debe a su aparición en cualquier volumen que recopile a las mujeres más relevantes en ese terreno (no ha sido pocos los recopilatorios de ese tipo publicados en los últimos años) y en parte también por la selección de una de sus piezas en la banda sonora de la saga Los juegos del hambre.

Unseen Worlds se publicó originalmente en 1980 y es un generoso doble álbum (triple en formato vinilo) que supera las dos horas y media de música y que compila el trabajo de Spiegel registrado en los Bell Laboratories en el periodo que va de 1970 a 1978. Es música electrónica minimalista y con una cualidad melódica que en palabras de la propia Spiegel "remite a Bach y John Fahey". La reedición que ahora pone en circulación From Tommy en CD y vinilo cuenta además con abundante material inédito.

Algo más de una década tardó en publicarse el segundo disco de Spiegel, Unseen Worlds, un trabajo que además desapareció de las tiendas poco tiempo después por la quiebra de la discográfica para convertirse en una suerte de referencia fantasma y álbum de culto dentro del género de la electrónica avantgarde. Frente al material anterior de Spiegel, este disco se centra en las texturas y resulta especialmente relevante por haber sido compuesto con el Music Mouse, un software inventado por Spiegel que aún hoy se recuerda como una de sus principales aportaciones a la música de vanguardia.

 

Julius Eastman

The Nigger Series
Blume
EXPERIMENTAL
8/10

La música contemporánea, al igual que el rock y en general la música popular, también tiene sus mártires. Julius Eastman ha sido, hoy ya nadie lo duda, uno de los grandes malditos de la segunda mitad del siglo XX. En parte por su condición de negro y gay en un universo, el de la música minimalista, dominado por el hombre blanco. También, por qué no decirlo, como consecuencia de una personalidad difícil que le llevó a fallecer solo y olvidado a los 49 años tras muchos años sufriendo adicciones severas.

En realidad, el grueso de la obra de Eastman comenzó a conocerse tras su fallecimiento, concretamente hace algo más de una década tras la publicación del álbum recopilatorio Unjust Malaise. Desde entonces, su prestigio no ha dejado de crecer y hoy se le considera una figura esencial del postminimalismo.

En aquel disco ya se incluían tres obras que hasta el momento (todavía siguen recuperándose partituras y grabaciones inéditas de su producción durante los años 70) se han considerado el número central de su producción. Son las tres que ahora se recuperan en una preciosa edición de doble vinilo color violeta: Crazy Nigger, Evil Nigger y Gay Guerrilla. Títulos desafiantes para piezas a cuatro pianos (también han llegado a interpretarse por cuartetos de cuerda) que de alguna forma resumen el universo obsesivo y dramático que caracteriza a la obra de Eastman.

 

VV.AA.

Las canciones que Eva nos enseñó
La Mierda Que Te Abraza
ROCK
9/10

Se va a cumplir un año del fallecimiento de Eva García Benito, un personaje esencial para entender la agitación musical durante las tres últimas décadas en el madrileño barrio de Malasaña y sus satélites. En términos musicales Eva prácticamente hizo de todo: subirse al escenario, publicar discos propios y ajenos, ejercer de promotora, escribir, dibujar, inspirar… y por eso no es difícil hoy seguir su rastro en infinidad de discos y documentos de la época.

Aunque posiblemente lo más importante de todo esto es que, independientemente de que el resultado final resultara más o menos brillante, todo lo que hizo Eva lo llevó a cabo con pasión y con una sonrisa. Por eso su repentino fallecimiento como consecuencia de una fulminante enfermedad fue una puñalaza en el corazón para tantas personas.

Con el mismo espíritu entusiasta y do it yourself que alimentó su vida se publica ahora Las canciones que Eva nos enseñó, un doble vinilo que ni se vende ni se canjea, sino que se regala con la única condición de que el presente sirva de alguna manera para honrar su memoria.

Lo de menos aquí casi es el contenido del disco, una selección de canciones que ni siquiera aparecen acreditadas en la carpeta y entre las que encontramos desde canciones interpretadas por Eva y los grupos de los que formó parte hasta debilidades personales que van desde psicodelia iraní hasta los maravillosos White Noise. Casi hasta el precioso diseño obra de Abraham Díaz queda en un segundo plano ante la verdadera razón de ser de este disco: volver a reencontrarnos con la Solex a través de estos 80 minutos. Y eso es magia.

 

VV.AA.

The Movement of the Free Spirit
Smalltown Supersound
ELECTRÓNICA
8/10

Por mucho que evolucionen los tiempos y los consumos en lo que a la música popular respecta, sigue habiendo algo especial en la pasión de un chaval que se lanza a la aventura de publicar por puro amor la música de un artista con el que no tiene nada que ver.

En las notas de este fastuoso The Movement of the Free Spirit, Joakim Haugland (capo de Smalltown Supersound) echa la vista atrás 25 años y rebobina los motivos que le llevaron entonces a montar su propio sello discográfico en un pueblecito perdido en algún lugar de Noruega como homenaje al mítico sello musical independiente SST Records.

Mucho ha llovido desde aquellos comienzos de Smalltown Supersound, aunque parte de esos orígenes noise se pueden rastrear en la mezcla de Prins Thomas. El DJ y productor noruego es responsable de dotar de coherencia a una mixtape monumental, que atraviesa la historia del sello de parte a parte, desde aquellos orígenes ruidosos hasta el momento en que la conexión con Lindstrøm, Todd Terje o el propio Thomas convirtió al sello de Haugland en punta de lanza del efervescente movimiento cosmic disco.

Aunque reducir a eso el legado de Smalltown Supersound sería injusto, y solo hay que posar nuestros ojos por el listado de artistas que aparecen en este recopilatorio con forma de sesión para entender por qué: Stereolab, Sonic Youth, Dungen, Neneh Cherry, Unknown Mortal Orchestra, Ricardo Villalobos, Peter Brötzmann, Todd Rungren y un larguísimo etcétera de artistas que a lo largo de estos cinco lustros han hecho del sello noruego una aventura tan poliforme como exitosa.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha