eldiario.es

Menú

Cultura

La CNTC sube a las tablas la tragedia del mal gobierno vista por Calderón

- PUBLICIDAD -
La CNTC sube a las tablas la tragedia del mal gobierno vista por Calderón

La CNTC sube a las tablas la tragedia del mal gobierno vista por Calderón

Un Enrique VIII dividido entre sus debilidades humanas y reinar por el bien de su pueblo sirvió a Calderón de la Barca para aleccionar a Felipe IV, y ahora a la Compañía Nacional de Teatro Clásico (CNTC) para plantear en las tablas una reflexión sobre el poder aplicable al presente.

"Enrique VIII y la cisma de Inglaterra, la versión de José Gabriel López Antuñano, deja en un segundo plano las disquisiciones teológicas que también ocuparon la obra original de Calderón para centrarse en "¿cuál es la responsabilidad pública de un gobernante con sus ciudadanos?", algo que su director, Ignacio García, espera que "resulte pertinente" en la actualidad.

La compañía que dirige Helena Pimienta quiere "poner las preguntas" acerca de la buena gobernanza sobre el escenario del Teatro Pavón de Madrid, donde se representará esta obra del 27 de febrero al 26 de abril, para después viajar al Festival de Teatro Clásico de Almagro.

"Durante el debate sobre el estado de la nación esperaba ver si alguien reconocía que lo ha hecho mal. Calderón sí hizo que Enrique VIII pidiera perdón y (...) que el pueblo dijera al gobernante: tienes el mando y debes velar por el bienestar ciudadano, no para pensar en lo tuyo y en los tuyos", ha apuntado hoy García en rueda de prensa para traer la reflexión política calderoniana al presente.

Por su complejidad apenas se ha representado, aunque se trata de "un texto magnífico" que necesita de una compañía y un elenco como los elegidos, ha subrayado el director, que encabezan Sergio Peris-Mencheta (Enrique VIII), Mamen Camacho (Ana Bolena), Joaquín Notario (cardenal Volseo), Emilio Gavira (Pasquín) y Pepa Pedroche (doña Catalina).

Peris-Mencheta, "republicano absoluto", se ha metido en el papel del monarca entendiendo que vive "en una jaula en la que no puede coger la moto e irse de picos pardos" y que busca en su entorno opiniones que justifiquen su erróneo comportamiento. "Calderón lo salva, tipo 'lo siento, me he equivocado, no volverá a ocurrir' y hace que asuma su debilidad como monarca pero también su tarea".

A Ana Bolena se la "intenta sacar del eje del mal que forma con Volseo por romper una familia y un Estado", hasta el punto de que Mamen Camacho le dé un barniz feminista a una mujer que "pelea por sobrevivir con inteligencia en un mundo dominado por hombres".

Sobre "la cara y la cruz del personaje, algo que Calderón presenta de forma perfecta y fascinante" ha trabajado también su papel de cardenal Volseo Joaquín Notario, quien ha destacado que "por su profundidad inusual desde el punto de vista filosófico, teológico y político y por la estructura teatral que Calderón plantea, es una obra muy actual".

Pepa Pedroche ha valorado que todos han trabajado para que "no haya fantasmas históricos en el escenario", sino "seres humanos con pasiones, deseos, contradicciones y conflictos, para que la cuestión política y la honestidad estén muy presentes para el público contemporáneo".

La obra, que también hace un recorrido musical por piezas escogidas de los siglos XVI y XVII, algunas compuestas por Enrique VIII, puede que "a priori no parezca muy comercial", ha reconocido Helena Pimienta, pero ya "se han vendido por adelantado más de 9.000 entradas", lo que ratifica a la CNTC en su afán por llevar al teatro textos poco representados.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha