eldiario.es

9
Menú

Cultura

Cecilia Bartoli: Dejar que el corazón domine la voz es muy peligroso

- PUBLICIDAD -
Cecilia Bartoli: Dejar que el corazón domine la voz es muy peligroso

Cecilia Bartoli: Dejar que el corazón domine la voz es muy peligroso

El secreto para tener una carrera de 30 años y ser la mezzosoprano más popular del mundo es "elegir bien el repertorio y dominar la técnica, sin dejar que el corazón domine la voz", revela en una entrevista con EFE la mezzosoprano Cecilia Bartoli, que mañana debuta, "por fin", con una ópera en Madrid.

La romana (1966) ha actuado "muchas veces" en Madrid pero nunca había cantado una ópera y lo hará, "por fin", con el que es uno de sus títulos emblemáticos, "La Cenenterola", del compositor italiano Rossini (1792-1868): "Estoy muy emocionada porque este debut era muy importante para mí", asegura.

Doce millones de CD y DVD vendidos en 30 años con la misma discográfica -Decca-; una carrera lírica en la que la sola mención de su nombre agota las entradas en los teatros más prestigiosos del mundo o 5 Grammy no han hecho de Bartoli una diva, sino una mujer "empoderada" que hace realidad sus sueños.

"Ser mujer en cualquier profesión no es fácil. En la mía hay muy pocas directoras de orquesta. La 'discrepancia' aparece cuando vas ascendiendo de nivel y entonces aparece la desigualdad", explica la cantante, directora y musicóloga, que hizo historia el año pasado al convertirse en la primera mujer en actuar en la Capilla Sixtina y grabar con su Coro de hombres.

"Cuando me invitaron al Vaticano pensé '¿creerán que soy un castrato?'. Pude cantar porque la pieza -"Beata Viscera Mariae Virginis", del compositor francés Perotin-, que me pidieron fue escrita para una mujer. Fue una experiencia maravillosa", explica.

La cantante es la directora artística desde 2012 del Festival de Pentecostés de Salzburgo (Austria) y en este tiempo ha conseguido triplicar el número de entradas vendidas, un trabajo en el que se ha empleado con "energía y determinación", porque también es la primera mujer que lo dirige y estaba "muy en el foco".

"Canto desde hace 30 años. Eso es una relación muy larga. El secreto está en la elección del repertorio, en tener una técnica buena y la cabeza y los pies bien asentados. La cabeza, el corazón y la voz, que es el instrumento, tienen que estar en equilibrio y si sólo manda el corazón es muy peligroso. La voz es un instrumento muy poderoso y frágil, muy expuesto a la emoción y hay que tener cuidado", advierte.

A pesar de ser la artista de música clásica que más vende en el mundo, de que muy a menudo la comparen con la soprano griega Maria Callas (1923-1977) o aseguren de ella que es la heredera del tenor lírico italiano Luciano Pavarotti (1935-2007), cree que está en otra "ventana" de la vida y del arte y no es una diva como las de la época de la soprano catalana Montserrat Caballé (1933-2008).

"Sentía adoración por ella, por su voz, su temperamento, su sentido del humor... Era maravillosa, una gran diva, que conjugaba carisma y voz como un conjunto. Es una pena muy grande", lamenta.

El disco que grabó hace 20 años dedicado al compositor barroco Vivaldi (1678-1741)-"The Vivaldi Album"- vendió 700.000 copias, algo impensable en el mundo de la clásica y ha decidido celebrar sus tres décadas de relación con Decca con un nuevo trabajo dedicado al compositor veneciano, "Antonio Vivaldi World", que saldrá dentro de un mes.

"En mi carrera, Vivaldi es un hito. En el año 98 quise hacerle un homenaje y es verdad que se convirtió en un acontecimiento. Entonces era un mensaje de fuerza y éste nuevo disco es otra dimensión. Hace 20 años estaba muy concentrada en la técnica, en mi voz, como si fuera el violín de un virtuoso, ahora es un momento más calmado, profundo, sereno y melódico".

También está muy emocionada con un proyecto que ha auspiciado desde su fundación: el primer disco del tenor mexicano Javier Camarena, "Contrabandista", dedicado al tenor Manuel García (Sevilla, 1775-1832) ".

"¡Qué voz tiene Javier. Es preciosísima! Le adoro. Le conozco hace muchos años y que no tuviera una grabación discográfica el mejor tenor de su generación me parecía increíble. El mundo necesita escucharle", subraya la italiana.

El disco está interpretado por la orquesta Les musiciens du Prince-Monaco, que ella fundó en 2016, y dirigida por Gianluca Capuano, los mismos que mañana interpretarán en el Auditorio Nacional, en versión concierto, "La Cenenterola" - La Cenicienta-, la misma que harán el día 25 en el Palau de Barcelona.

"Llevo casi 27 años cantando 'La Cenenterola' y hacerlo ahora con Les Musiciens y con los instrumentos originales es para mí como hacerlo por primera vez. Es muy diferente porque, por ejemplo, las cuerdas de los violines están hechos de tripas de animales", aclara.

Gioachino Rossini, dice, no es sólo un compositor genial, es "un profesor de canto": "para interpretarle se necesita una voz elástica, fresca y 'La Cenenterola' es de las mejores, porque hay un crescendo desde el comienzo y un final increíble porque después de tres horas trabajando llega lo más difícil. Es muy inteligente".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha