eldiario.es

Menú

Cultura

La Colección Frick de Nueva York traslada parte de sus tesoros al Maurithuis

- PUBLICIDAD -
La Colección Frick de Nueva York traslada parte de sus tesoros al Maurithuis

La Colección Frick de Nueva York traslada parte de sus tesoros al Maurithuis

La Colección Frick de Nueva York exhibe desde hoy por primera vez en el museo Mauritshuis de La Haya, algunas de sus obras más destacadas que incluyen pinturas de grandes maestros como Goya, Ingres, Constable o Gainsborough, y que rara vez se han visto juntas en Europa.

"Aunque en muchas ocasiones hemos realizado préstamos a instituciones europeas, es la primera vez que organizamos una exposición sobre la colección Frick fuera de Nueva York", dijo hoy a Efe el director de la institución neoyorquina, Ian Wardropper.

"La Colección Frick. Tesoros artísticos de Nueva York", abierta hasta el 5 de mayo en La Haya, está formada por 36 piezas muy diversas que "van del siglo XIII al XIX con amplia selección de pinturas pero que también incluye obras de gran calidad escultóricas o del dibujo", explicó la comisaria Lea van der Vinde.

Para el museo de Nueva York, que contiene una de las colecciones más importantes del mundo, es un momento histórico, señaló su director, que explicó que parte de las obras del Maurithuis se exhiben de manera permanente en una mansión de 1913 en la Quinta avenida de Nueva York".

Entre ellas cuenta con obras maestras de pintores como El Greco, Goya, Velázquez, Monet o Manet, así como esculturas, tapices y dibujos, explicó Wardropper.

Hasta el 5 de mayo en que se clausurará la exposición en Mauritshuis, la Frick Collection ha programado una exposición sobre dos tapices de Charles Coypel dedicados a "El Quijote", una de las últimas adquisiciones y de las piezas menos vistas de la colección, y que coincide con el 400 aniversario de la publicación del segundo volumen de la obra de Miguel de Cervantes.

"Posiblemente a muchos les sorprenda que en la exposición no se hayan incorporado grandes trabajos de maestros holandeses, como Vermeer o Rembrandt, presentes en la colección americana, pero fue deseo de Henry Clay Frick, iniciador de la colección, que las piezas incluidas en la mansión de la Quinta Avenida no salieran de ese espacio", explicó la directora del Mauritshuis, Emilie Gordenker.

Sin embargo "esta situación nos ofrece la posibilidad de mostrar al público otras piezas de gran calidad que rara vez se han visto en Holanda y alrededores", añadió la experta.

Entre ellas están obras icónicas como el retrato aristocrático de la condesa de Haussonville de Jean-Auguste Ingres, "La flagelación de Cristo" del florentino Cimabue, el dibujo "El pescador de caña" de Francisco de Goya, el busto de Beatriz de Aragón de Francesco Laurana o dos de los poéticos "Estudio de nubes" de John Constable.

Es además la primera exposición de arte que programa el Mauritshuis desde su reapertura ahora hace seis meses.

La primera exposición del museo holandés se dedicó a los trabajos de rehabilitación del edificio, una majestuosa mansión en el centro de La Haya que data del siglo XVII, y al proyecto arquitectónico de los nuevos espacios del museo, destinados a mejorar la experiencia del visitante.

"La colección permanente del Mauritshuis cuenta con piezas maestras de artistas holandeses y flamencos que incluye grandes obras de la Edad de Oro, pero necesitábamos ampliar el espacio destinado al visitante y adaptar un edificio histórico a las necesidades del público contemporáneo", explicó a Efe Gordenker.

El museo holandés cuenta entre sus fondos con piezas tan conocidas como "La Chica de la perla" de Vermeer, "La lección de anatomía" de Rembrandt o "El Jilguero" de Carel Fabritius que pueden contemplarse en la exposición permanente.

Desde su reapertura el Mauritshuis ha recibido más de 330.000 visitantes.

María López Fontanals

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha