eldiario.es

9

Cultura

La hache muda de Hillary Clinton: género y política en la batalla presidencial demócrata

La profesora Karrin Vasby Anderson, especialista en comunicación política sobre la candidatura de Hillary Clinton, nos explica las claves de su candidatura

Hillary Clinton for President

Hillary Clinton for President

Hace un par de semanas, Hillary Clinton anunciaba oficialmente su intención de presentarse a las primarias demócratas a través de un video difundido por redes sociales, Getting started, que marcaba el inicio de su campaña y el tono de la misma. A raíz del mismo entrevistamos a la profesora Karrin Vasby Anderson, experta en comunicación política y género, profesora de la Colorado State University y coautora de un libro sobre el papel de las mujeres en la carrera presidencial: Woman president: Confronting Postfeminist Political Culture (Texas A&M).

En su opinión y basándose en el video de anuncio de Hillary Clinton, ¿cuál sería la narrativa oficial de su candidatura?

La narrativa que espera construir y la que los media están recogiendo es la de una Hillary Clinton que lucha por la América corriente, como una candidata que defiende los intereses de los norteamericanos de a pie. Lo que me resulta muy interesante del vídeo con el que anunció su candidatura es que éste era estilísticamente muy similar al vídeo de la campaña de Ronald Reagan de 1984 titulado “Morning in America” (Amanece en América) donde se podían ver imágenes cotidianas de norteamericanos en pequeñas ciudades y zonas rurales con sus vidas y acontecimientos corrientes. Un vídeo con un tono muy optimista que el de Hillary Clinton parece copiar, a pesar de que ella no está compitiendo por una reelección sino por mantener a una demócrata en la Casa Blanca, por eso quizás son tan parecidos estilísticamente, por compartir el mensaje: el país está en la dirección correcta y ella está dispuesta a luchar por el norteamericano medio.

Lo que me resulta llamativo es cómo el vídeo de Hillary Clinton sólo muestra a la candidata final, y me preguntaba cómo esta estrategia de lo que importa es la gente no el político podría ayudar a una mujer candidata. ¿Cómo encaja la estrategia de la candidata ausente en una era de la política espectáculo y de los políticos estrellas pop?

Obama compitió como una superestrella, como un candidato que se construyó como una celebridad y me parece que mucha gente, incluso votantes demócratas, se han decepcionado porque no ha estado a la altura de sus expectativas. Por otro lado Hillary es probable que sea una de las mujeres más famosas del mundo, una verdadera celebridad pero no quiere basar su campaña en ese aspecto porque la asociarían con las decepciones de la Administración Obama.

La otra razón por la que creo que no está construyendo la campaña alrededor de su imagen es porque una mujer aún lo tiene muy difícil para ser presidente de los USA, por lo que si basa su elección en otra gente, norteamericanos corrientes, y los medios de comunicación le critican de manera descarnada, tal y como hicieron en 2008, podrá defenderse más fácilmente argumentando que están criticando a la gente corriente por la que pelea.

Por otro lado el nombre de Clinton está cargado de significados, por lo que está utilizando la estrategia de eliminarlo lo máximo posible hasta el punto de que el símbolo de su campaña es una simple “H”. Cuando Clinton peleaba por ser gobernador en los noventa, tuvo que cambiar su nombre de Hillary Rodham Clinton a Hillary Clinton, eliminando su nombre de soltera que le asociaba en la época a valores del feminismo radical. Cuando Hillary Clinton se presentó al Senado lo hizo con su nombre de pila y ahora ¡es simplemente una “h” muda.

Esa manera de etiquetar a la candidata identifica muy bien hasta qué punto quiere retirarse de los focos y si ese es el modo en que una mujer consiga ser presidente de EEUU, retirándose de primera línea hasta convertirse en una hache muda, eso nos dice mucho de la cultura política de nuestro país.

Los días siguientes al lanzamiento del vídeo un prestigioso blog político explicaba que la campaña de Hillary Clinton era específicamente femenina al acentuar su capacidad de confidente, cuidadora, intermediaria… ¿cree que esos valores le serán ayuda a Hillary como candidata femenina?

Como opción estratégica tiene beneficios y tiene desventajas. Los beneficios que tiene para Hillary es que tradicionalmente se le ha visto como persona mandona, autoritaria y sedienta de poder, es decir, como una figura antipática por lo que creo que posicionarse como confidente y facilitadora de los objetivos de otros, es una buena estrategia. Sin embargo lo que le puede causar problemas es que ser más popular como candidata mujer puede que no le facilite el acceso a la Casa Blanca tal como viene siendo tradicional en la política de EEUU, donde las mujeres tiene más éxito en conseguir puestos representativos como el Congreso, donde trabajas para la gente, que ejecutivos donde tienes más poder. La pregunta por lo tanto es: ¿si se presenta como una servidora de la ciudadanía cuanta gente la verá y votará como “comandante y jefe” (commander and chief)?

Otro de los temas han surgido es que para esta candidatura Clinton está dispuesta a jugar el papel de “pionera” de la política al presentarse como la primera mujer con posibilidades de alcanzar la presidencia. Usted ha escrito en diversos sitios como esa estrategia acaba minando la posibilidades de las candidatas, ¿nos lo podría explicar?

Las mujeres se han estado presentando a la candidatura del gobierno de EEUU desde antes de que tuvieran si quiera el derecho al voto. La primera mujer en presentarse fue Victoria Woodhull a finales del siglo XIX y las mujeres se han estado presentando desde ese momento hasta llegar a la republicana Elisabeth Dole quien compitió contra George W. Bush en los 2000. El caso de Dole es interesante porque tras una larga carrera política era muy popular entre los votantes republicanos pero nadie invirtió en su campaña porque se pensó que no tenía probabilidades de ganar.

Lo que quiero decir es que sí que ha habido candidatas antes pero el problema es que cada vez que una mujer ha tenido la oportunidad siempre era la primera: la primera candidata, la primera candidata de un partido mayoritario, la primera candidata de un partido mayoritario con opciones… la narrativa es que las mujeres somos siempre las primeras lo que hace que el votante las perciba de manera diferente. Pero es probable que Hillary utilice esa narrativa para marcar su elección como un momento histórico del mismo modo que lo fue las elecciones de 2008 pero quizás no utilizándola como novedad de género sino como demonstración de la madurez del país lo que no minaría sus posibilidades.

Uno de los elementos que ha llamado la atención de sus primeros días de campaña es esta poética de la carretera en la que Hillary Clinton ha decidido viajar en una furgoneta llamada “Scooby”, realizando pequeñas reuniones y fomentando una especie de nostalgia hipster en todo ello. ¿Cuáles serían las razones para ello?

Para una persona que ha tenido guardaespaldas, que se ha movido en las más altas esferas como senadora, secretaria de Estado y primera dama, la idea de que esté dando vueltas por el país con una caravana la hace desde luego más próxima a la clase media a la que quiere dirigirse, especialmente en Iowa que es el primer Estado en el que hacer campaña.

Pero hay una razón pop muy específica para que la caravana se llame “Scooby” y es que intenta ganarse específicamente los votos de los jóvenes y las mujeres. Utilizando el nombre de “Scooby” abarca un rango muy amplio de edades, desde las mujeres de 40 y 50 años que crecimos viendo Scooby Doo hasta los Millennials, nacidos en los 80, para los que los protagonistas de la serie “Buffy Cazavampiros” revivieron ese nombre ya que se hacían llamar “los Scoobies” o “la pandilla Scooby”.

También me gustaría preguntarle por la parodia política y como ésta puede afectar a la campaña de Hillary Clinton. Estoy pensando en cómo para la campaña de 2008 Tina Fey y Amy Poehler pusieron en circulación a través de Saturday Night Live la idea de que Hillary Clinton era una “bitch” (perra) pero una que consigue que las cosas se hagan, reivindicando el término con frases como “bitch is the new black” (ser una perra es el nuevo negro). ¿Jugará esa carta Hillary?

Personalmente creo que más que jugar el papel de “bitch”, Hillary jugará el de “badass”, el de malota. Y “badasses” y “bitches” no son la misma cosa. Porque “bitch” es una mujer que es poco atractiva, incontrolable, como ese perro del vecino que siempre está enfadado y que a nadie le gusta. Literalmente la palabra “bitch” está relacionada con una perra maleducada e incontrolable.

Pero “badass” estaría más relacionado con esa Hillary Clinton ya secretaria de Estado, con gafas de sol y mandando esos mensajes de texto que se hicieron muy famosos en el tumblr Texts for Hillary. En la que se mostraba una Hillary al tanto de la cultura popular, con sentido del humor y que estaba al cargo de la situación viajando con su avión oficial manejando sus propios asuntos. Una Hillary que no se muestra ansiosa buscando el poder porque ya lo tiene. Por eso creo que Hillary más que intentar ser femenina y maternal tal como intentó en su anuncio electoral de 2008 rodado en una sala de estar con Hillary diciendo “tengamos una conversación”, la Hillary “badass” de 2015 simplemente dice “eh, me estoy presentando a presidente”. Hace el anuncio con confianza, sin tener que esconder sus intenciones por eso creo que la actitud “badass” es el camino intermedio entre ser una perra y ser una madre o una abuela.

Por último ¿afecta de manera especial la sátira política a las mujeres candidatas?

La sátira política afecta muchísimo tanto a hombres como a mujeres candidatos porque es una de las principales herramientas de formación de opinión. De hecho hay estudios que demuestran como en el año 2000 Al Gore cambió sus estrategias de debate presidencial conforme era satirizado por Saturday Night Life y de manera muy clara hemos visto esto con Sarah Palin. La sátira de Tina Fey de Sarah Palin fue tan devastadora en parte porque fijó de manera muy clara la narrativa de que Palin no estaba preparada para vicepresidenta. Sin Tina Fey asentando esa idea en la mente de los americanos creo que quizás Palin hubiera sido un candidato creíble para aquellas elecciones. Pero después de Fey su carrera política como política seria se fue al traste, salvo para ser un busto parlante de las noticias de la Fox.

Por eso creo que el modo en que Saturday Night Life enfoque estas elecciones será definitivo para cómo veamos a Hillary. Es, por ejemplo, muy significativo que en 2008 Amy Poehler y Seth Meyers empezaron a escribir chistes en los que ironizaban el doble rasero con el que la prensa trataba a Hillary en comparación con Obama y creo que esas es una de las razones por las que Hillary Clinton conserva posibilidades de repetir como candidata después de haber perdido contra Obama, porque Poehler expuso como los medios le estaba tratando injustamente.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha