eldiario.es

Menú

Cultura

Laza celebra su Entroido con marabunta de hormigas, harina y trapos de barro

- PUBLICIDAD -
Laza celebra su Entroido con marabunta de hormigas, harina y trapos de barro

Laza celebra su Entroido con marabunta de hormigas, harina y trapos de barro

La localidad orensana de Laza ha celebrado este lunes su día grande del carnaval más internacional de Galicia, el cual comenzó esta mañana con la tradicional 'Farrapada' y la 'Xitanada dos Burros', y continuó ya de tarde con la salida de Peliqueiros y el lanzamiento de hormigas rabiosas mezcladas con vinagre y harina, en una gran "marabunta" festiva.

Conocido como el 'Luns Borralleiro', hormigas rabiosas y trapos sucios y harina se convierten cada año en los grandes protagonistas del Entroido de Laza, la meca de la tradición carnavalesca del noroeste peninsular, y uno de los más ancestrales y 'salvajes' que se pueden ver en la provincia de Ourense, que atrae cada año a miles de visitantes del extranjero.

"El Lunes Borralleiro es el día grande de Laza y el momento culmen del carnaval, con la bajada de las hormigas, la Morena (un hombre disfrazado de vaca) y la bajada del burro, perfectamente protegido por el séquito, desde Cimadevila hasta la plaza de la Picota, punto neurálgico de la fiesta, y que está abarrotada de vecinos y numerosos visitantes", detalla a Efe un integrante de la comisión de fiestas del carnaval, Óscar Aguiar.

Esta villa orensana, con un padrón de menos dos mil habitantes, llega a triplicar en el día de hoy la población, y no es para menos.

El carnaval de Laza está considerado por diferentes medios extranjeros como una de las citas más internacionales de estos festejos y está situado en el top de celebraciones que todo turista debe visitar, al menos una vez en la vida.

A la tradicional "Farrapada", que tiene lugar por la mañana, y que representa una auténtica batalla campal a base de trapos sucios llenos de barro y bañera incluida llena de barro líquido, cuya misión es manchar al visitante, hay que sumarle la 'Xitanada dos Burros', una procesión en la que burros montados por parejas de jóvenes recorren las calles de Laza y Souteliño, en una parodia de los caminantes que pasaban de Galicia a Castilla y León.

El plato fuerte llega con la salida de grupos de las autoridades del carnaval, los Peliqueiros, y la bajada de la "morena", todo ello acompañado por una lluvia de hormigas vivas enrabietadas minutos antes con vinagre "para que piquen", y la harina, en una suerte de orgía festiva.

No en vano, este día representa "el momento loco del carnaval de Laza", ha abundado Aguiar, quien destaca "la involucración" de todo el pueblo para preservar este rito ancestral.

Ningún personaje queda fuera del carnaval, como es el caso del Maragato, una especie de máscara "sucia" antagónica del Peliqueiro, cuyo sentido es ridiculizar a la autoridad.

Considerada la figura "sagrada" de esta localidad, este personaje se caracteriza por su vistoso traje elaborado de forma artesanal, con la cabeza cubierta por una careta de madera y con una mitra con un motivo de animal y "pelica".

Representa la autoridad del carnaval y el "respeto máximo", abunda este integrante de la comisión.

Una de las máximas cuando salen a la calle es que no se les pueden lanzar trapos -debido al elevado coste de su traje- y tampoco nadie puede meterse en su camino ya que, en caso contrario, recibirá un buen zamarrazo.

El momento esperado se produce al llegar el 'lusco e fusco', con la bajada de la comitiva, acompañada de toxos, un momento cargado de simbolismo, en un cortejo casi amenazante que caldea el ambiente después de horas de espera.

Las precipitaciones dan igual, porque "aunque llueva, aunque nieve, la Morena va a salir", siempre.

En el punto y final llega el reparto de la "cachucha", cuya llegada se hace flanqueada por algunos Peliqueiros, personaje que para los vecinos de Laza representa "un sentimiento".

Una vez más, estas figuras se encargan de poner orden, mediante el aviso de los chocos y sus zamarras. Para rematar, está también la degustación de la bica blanca de Laza, todo ello regado por el licor local, de tono verdoso, el xastré.

Todo un espectáculo "digno de ver", resume Aguiar a modo de colofón.

Lorena Rodríguez de la Torre

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha