eldiario.es

Menú

Cultura

Nuccio Ordine: "Recomendaría a Puigdemont y Rajoy que leyesen a Montesquieu"

- PUBLICIDAD -
Nuccio Ordine: "Recomendaría a Puigdemont y Rajoy que leyesen a Montesquieu"

Nuccio Ordine: "Recomendaría a Puigdemont y Rajoy que leyesen a Montesquieu"

Con el "resurgimiento" de los nacionalismos, Nuccio Ordine reivindica en su nuevo libro a clásicos como Cervantes, Shakespeare o Platón para entender temas actuales, desde la desigualdad de la mujer al independentismo: "Recomendaría a Puigdemont y Rajoy que leyesen a Montesquieu", dice el autor a Efe.

"Si supiera de alguna cosa que me fuese útil y que resultara perjudicial para mi familia, la expulsaría de mi mente. Si supiera de alguna cosa útil para mi familia, pero que no lo fuese para mi patria, trataría de olvidarla. Si supiera de alguna cosa útil para mi patria, pero perjudicial para Europa y para el género humano, la consideraría un crimen".

Este es el fragmento de "Pensamientos" de Montesquieu (1689-1755) que Nuccio Ordine ha incluido en su nuevo libro, "Clásicos para la vida. Una pequeña biblioteca ideal" (Acantilado), y que el autor italiano "recomendaría leer" a Mariano Rajoy y Carles Puigdemont.

"Resume la idea de cómo un clásico puede explicar, de manera sencilla, que la identidad puede ser una peligrosa cárcel donde nos encerramos", explica Ordine (Diamante, 1958), al tiempo que añade que "justamente porque ahora en Europa han resurgido nacionalismos, regionalismos y localismos, los clásicos son muy importantes".

Su recomendación se debe a que en tiempos del "utilitarismo", los europeos tienen que "construir la Europa de la cultura" y no la de la "economía y las finanzas", aquella que ha ayudado a que eclosionen los nacionalismos.

"Estoy en contra del nacionalismo de Puigdemont, pero también estoy en contra del nacionalismo de Rajoy", añade, y matiza que él "respeta muchísimo" la necesidad de la lengua y la cultura propia, pero ello tiene que ayudar a "destruir las barreras, no a levantarlas".

Porque la importancia de revisitar a estos autores radica, precisamente, en destruir fronteras: "Así nuestros jóvenes entenderán que Cervantes no es español, porque cuando un italiano lee 'Don Quijote', 'Don Quijote' es italiano", dice el autor, al igual que pasa "cuando un español lee Shakespeare y lo hace suyo".

"Un clásico enseña a superar los confines lingüísticos y regionales y nacionales para enseñarnos que hay una humanidad de la que todos somos parte", apostilla el autor de "La utilidad de lo inútil" (2013), que vuelve con una propuesta de "biblioteca ideal" en la que compila a cincuenta autores atemporales.

A lo largo de fragmentos de la obra de literatos imprescindibles, Ordine trae al presente cuestiones a las que esos clásicos ya "daban respuesta", como la solidaridad humana en "Canción de Navidad", de Dickens; la intolerancia religiosa en "Decamerón", de Giovanni Boccacio o el amor por los animales en "Amor", de Guy de Maupassant.

Otros tantos textos hablan, explica el profesor de Literatura italiana en la Universidad de Calabria, de la desigualdad de la mujer.

"Orlando furioso" es uno de ellos, cuando Ludovico Ariosto (1474-1533), se pregunta: "¿por qué causa tiene castigo la mujer que ha amado a uno o a varios, cuando el hombre yace con cuantas se le antoja a su apetito y merece alabanza y no castigo?".

Se trata, en definitiva, de líneas que Ordine ha elegido para que "lleguen al corazón del lector", porque hablan "de su vida cotidiana" y porque los clásicos se leen "para aprender a vivir".

"La escuela y la universidad deben transmitir a los jóvenes estos valores, pero en lugar de eso los corrompen aún más, porque les hacen creer que tienen que estudiar para aprender un oficio", se lamenta.

Antoine de Saint-Exupéry, Giuseppe Giochino Belli, Hipócrates, Ludovico Ariosto, Thomas Mann, Maquiavelo, Marguerite Yourcenar, Goethe, Nazim Hikmet, Borges, Giordano Bruno, Daniel Defoe, Baltasar Gracián, Molière, Italo Calvino o Albert Einstein son otros de los cincuenta autores que Ordine reúne en este volumen.

"Clásicos para la vida" surgió como un "experimento", cuando el escritor empezó a leer sus alumnos de la universidad un día a la semana breves fragmentos de grandes obras que, si bien no entraban dentro del temario oficial, reunían a estudiantes de otras disciplinas interesados en esos grandes textos.

Más tarde, a partir de esa experiencia, Ordine publicó en el semanario "Corriere della Sera" la columna "Sette", una recopilación de los fragmentos que había leído a sus estudiantes, y que más tarde desembocaría en este volumen que "pronto" publicará una segunda parte con otros tantos clásicos.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha