eldiario.es

9

Cultura

Pablo Abraira, "indignado" con el papel de la música en la Educación

Pablo Abraira, "indignado" con el papel de la música en la Educación

Pablo Abraira, "indignado" con el papel de la música en la Educación

El cantante Pablo Abraira, que estos días representa en Mérida a un veterano Hércules en el musical de mismo nombre, se ha mostrado "indignado en líneas generales" con el tratamiento que se da a la música en la Educación, que no puede limitarse "a cinco días" de flauta dulce en el colegio.

En una entrevista con Efe, el cantante y actor reflexiona sobre la importancia de la música en su vida -"es el alimento del espíritu", apunta- y cuenta las razones que le han llevado a interpretar a Hércules en el Teatro Romano de Mérida.

Abraira, que allá por los años 80 cosechara éxitos en ambos lados del Atlántico con sus papeles musicales de Che Guevara en Evita y de protagonista en Jesucristo Superstar, pisa por primera vez el "impresionante" escenario de Mérida y asegura que ha venido a impregnarse y empaparse de todas esas cosas que se han hecho en el teatro emeritense, que dice está "cargadísimo de energía".

Hasta mañana Abraira (Madrid, 1949) encarna a un semidiós que en su búsqueda de Yol, la mujer que ama, y llegar a un circo, en el que se representa la historia hercúlea.

"Yo estoy medio de espectador, medio de crítico", explica Abraira sobre su personaje, ya que interviene y valora la obra, en la que intervienen otros protagonistas, entre ellos el personaje de Hércules joven, que encarna Javier Pascual, a quien define como "además de cachas, encantador y lo hace muy bien".

Preguntado por los héroes de la vida real, afirma que hay muchos "héroes cotidianos que tratan de salir adelante", algo que le produce un "profundo respeto" y aunque no concreta, asegura que "sobre todo" admira a los que respetan a los demás y empatizan.

Sobre la música, considera que no se la da importancia necesaria, como en el sistema educativo, en el que a su juicio se debería enseñar a los niños "a escuchar música, a vivirla, como con la música clásica".

"No está bien que se limite a que los niños hagan un año en el colegio con 5 días de flauta dulce, porque me parece un poco más serio", asevera Abraira, quien admite su creencia en la musicoterapia y en el papel sanador de la música, y en que pueda modificar comportamientos y hasta "hacernos mejores personas y comprender muchas más cosas de las que comprendemos".

A pesar de que se considera "la persona menos nostálgica del mundo", nos retrotrae a sus 8 años, cuando su madrina le llevaba a conciertos de música clásica, a pesar de que a él le apetecía más "estar jugando", y asegura que esto le sirvió para hacerle brotar su amor a la naturaleza y a la música.

Admite que con el tiempo se ha vuelto más exigente en sus gustos musicales, aunque afirma que oye todo tipo de música que le transmita algo: "Tchaikowsky o el Réquiem de Mozart tienen la capacidad de cambiar mi estado de ánimo en un momento determinado, pero oigo hip-hop y por supuesto jazz o blues".

Respecto a "Hércules", destaca el "excelente trabajo" que se ha hecho, en concreto Ferrán González, con la dirección musical, y destaca en la obra "se viven y conjugan emociones diferentes", que hace que no haya ningún momento en que "decaiga" este musical "coral" dirigido a todos los públicos.

El intérprete de temas tan populares como "Gavilán o paloma" confiesa que "detesta" verse y oirse, sea en una entrevista en la televisión o en lo que ha grabado, y señala que hasta hace "dos o tres años" no ha visto su papel en Jesucristo Superstar, que le emocionó "muchísimo" al trasladarle esa música a las emociones que vivió en esos años 80.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha