eldiario.es

9
Menú

Cultura

Raffaella Carrá y Lucía Bosé: la música y el cine italianos como revulsivo

- PUBLICIDAD -
Raffaella Carrá y Lucía Bosé: la música y el cine italianos como revulsivo

Raffaella Carrá y Lucía Bosé: la música y el cine italianos como revulsivo

La música pop, la televisión y el cine italianos tuvieron un gran impacto para cambiar la sociedad en la España posfranquista desde los años 60, gracias a artistas como Raffaella Carrá y Lucía Bosé, que revolucionaron el panorama.

"El pop, la cultura popular, también sirve de revulsivo para la sociedad", señaló la cantante Olvido Gara, Alaska, al introducir hoy el debate "Pop y Protesta (1968-2018)" con la participación de las dos divas y otros artistas como el cantante Alejo Stivel y el icono de la Movida madrileña Paco Clavel.

"En España, en aquellos tiempos solo pensar que un chico podía llevar el pelo largo, como Adriano Celentano, eso abría mentes", continuó Alaska.

Todos los participantes coincidieron en destacar el choque que supuso la irrupción en la televisión española de Rafaella Carrá, con su pelo rubio, su estilo diferente, sus bailes y sus movimientos.

"Raffaella ha cambiado a la mujer española. Todas las marujas querían ser Raffaella, la mujer libre", opinó la actriz italiana Lucía Bosé, quien fuera miss Italia en 1947 y musa de directores como Buñuel o Antonioni.

"Tú has revolucionado a España", respondió Carrá, a lo que la matriarca del clan Bosé, con su inconfundible pelo azul, replicó: "estás hablando de ti, yo solo me casé con un torero" (Luis Miguel Dominguín).

Antes de ese "duelo" entre las dos estrellas, el embajador de España en Italia, Alfonso Dastis, impuso a cada una la medalla de la Orden del mérito civil, concedida por el rey Felipe VI por sus respectivas carreras artísticas.

"Estoy muy orgullosa de este reconocimiento. España es un antiguo amor. He cantado en todas sus ciudades y lo que me gusta de la gente es que cuando me encuentra me dice 'tú eres de los nuestros'. España es como mi segunda patria, y aquí lo dejo que no quiero emocionarme demasiado", agradeció la cantante.

La artista, que a lo largo del diálogo cantó algunas estrofas que se hicieron famosas en la España de los años 70 como "para hacer bien el amor hay que venir al sur", contó cómo fue su llegada a España en enero de 1976.

"Hacía un frío horrible y la gente en Madrid llenaba las terrazas de la Gran Vía, hablaban fuerte. Hacía poco que había muerto Franco y luego me di cuenta que la democracia estaba en las calles. La gente festejaba este momento", aseguró, antes de señalar: "la libertad es la cosa más importante de la vida".

Lo que fue corregido por la Bosé: "La libertad de la mujer", dijo, y reconoció que al llegar a España en 1955 tuvo "una impresión muy negativa, por ejemplo las mujeres casi no podían usar pantalón".

Paco Clavel, uno de los iconos de la movida de Madrid, que se presentó como "un cabaretero un poco guarri, popólogo de la música italiana" hizo un repaso de la gran influencia que tuvieron en España esos cantantes desde el festival de San Remo de 1958.

Entonces ganó Domenico Modugno con su tema "Nel blu dipinto di blu", más conocida como "Volare", lo que fue "una especie de alarma en la música en España", según Clavel, que se declaró sin embargo más fan de Celentano y de "esa serie B" formada por cantantes como Milva o Mina.

"Hay muchísimas versiones de cantantes italianos en español", destacó, y al revés, "Marisol también cantó en italiano".

También se habló de cómo esa influencia de la música italiana llegó hasta Latinoamérica gracias al efecto amplificador de la televisión española, entre otros a Argentina, país de origen del cantante Alejo Stivel, del grupo Tequila, famoso durante los 70 y los 80.

"Cuando llegué a España, la calle era gris, azul o marrón, y había esos abrigos loden. Tomé la decisión de aportar color y prohibimos en el grupo usas esos colores, pero no había ropa de hombres de otros tonos y teníamos que comprarla en Londres o en la sección de mujeres".

El documentalista Juan Sánchez habló de una relación constante entre el cine español e italiano, que se multiplicó cuando en los 50 empiezan a hacerse coproducciones.

Ahí, entonces una joven Lucía Bosé recién llegada a España fue la protagonista de "Muerte de un ciclista", y "era una mujer muy moderna que luchaba por su amor", recordó.

Sobre Carrá, comentó el impacto que supuso su aparición en la televisión española: "no había una showoman, solo estaban las folclóricas" y además trajo de acompañantes a bailarines masculinos.

"Tenía un estilo diferente porque venía de un país más abierto, más democrático", terció Raffaella.

Por Virginia Hebrero

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha