eldiario.es

Menú

Cultura

"Slow Food" contra el "circo" de la Expo por dejar fuera a los productores

- PUBLICIDAD -
"Slow Food" contra el "circo" de la Expo por dejar fuera a los productores

"Slow Food" contra el "circo" de la Expo por dejar fuera a los productores

El presidente del movimiento internacional "Slow Food" o "cocina sin prisas", Carlo Petrini, criticó hoy en Roma el "circo" de la Expo que se celebrará en Milán (norte), por "solo tener en cuenta los gobiernos y las multinacionales, y no el trabajo de los millones de campesinos que producen los alimentos".

Tras su intervención en el Foro de los Pueblos Indígenas que concluyó hoy en Roma, Petrini dijo que la Expo, que se celebrará del 1 de mayo al 31 de octubre, "no representa la alimentación, porque el planeta no se nutre con los gobiernos ni con las multinacionales, sino con el trabajo de millones de campesinos, pescadores, ganaderos y artesanos".

"Italia se presta al circo de la Expo sin tener un indígena. Es solo industria, multinacionales y gobiernos pero nada de indígenas, que son los últimos", sentenció en su discurso.

Estimó que las comunidades indígenas, que con sus técnicas tradicionales y sostenibles deben indicar "la vía para salir de la crisis alimentaria, un problema que es fruto de la avaricia de una humanidad que no aprecia el valor de la alimentación".

Expuso una visión crítica del sistema alimentario mundial -"que está en crisis y ha llegado al abismo"- y defendió que aplicar la teoría del libre mercado a los alimentos es un crimen, mientras que una humanidad que no valora la alimentación es "criminal" .

"El sistema alimentario vive en un absurdo de una producción increíble de alimentos y, al mismo tiempo, una producción impresionante de desperdicios", denunció Petrini, quien recordó que en el mundo hay 850 millones de personas desnutridas o mal alimentadas.

Una cifra que, apuntó, se contradice con el nivel de desperdicios porque "el 40 % de la producción alimentaria se pierde antes de alimentar a la población".

También remarcó que "no es tolerable que la gente siga muriendo de hambre, mientras hacemos un gasto indecoroso en armas".

El problema, en su opinión, es que el beneficio económico "es el centro de todo y ha generado en el último siglo un desequilibrio inimaginable".

Expresó que la ideología que premia es que "el alimento ya no tiene valor, es un objeto que se compra y se vende con un precio", a lo que añadió que "una cosa es valor y otra es precio".

Sostuvo, además, que la sociedad no piensa que los recursos del planeta tengan fin y subrayó que en 110 años se ha perdido el 70 % de la biodiversidad del planeta, una riqueza que "ha desaparecido porque se privilegia lo más productivo".

El movimiento "Slow Food" o "cocina sin prisas" es una organización sin ánimo de lucro que trabaja para dar valor a los alimentos, por el respeto a quien los produce en armonía con el medio ambiente y con los ecosistemas, y que valora los saberes que han mantenido los territorios y las tradiciones locales.

El foro en el que participó ha estado organizado por el Fondo Internacional para el Desarrollo Agrícola (IFAD, por sus siglas en inglés), de Naciones Unidas.

Durante dos días, en Roma se han reunido a unos cincuenta representantes de organizaciones de pueblos indígenas, que han analizado la importancia de sus conocimientos tradicionales para erradicar el hambre y la pobreza, y transformar las comunidades rurales.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha