eldiario.es

Menú

Cultura

¿El peor año para el arte? (y estamos en marzo)

El escándalo del Macba ha sido el último de una larga lista negra en la que nuestras instituciones han demostrado un espíritu más bien feudal

"La desautorización de los profesionales del arte y la cultura es tan brutal que cuando sucede algo se pone en juego una danza de fantasmas en la que los francotiradores hacen de las suyas", dice Nora Ancarola

- PUBLICIDAD -
La instalación de Hermann Nitsch en Mexico

La instalación de Hermann Nitsch en Mexico

En 1994, el artista Antoni Muntadas lanzó The File Room, una plataforma online que registra todos los casos de censura en el mundo del arte. Están organizados por motivos sexuales, de lenguaje, religiosos, políticos, económicos o sociales pero, con los tres meses que llevamos de año, y la cantidad y la gravedad de los casos de censura, veto, destrucción y coacción al arte, sus archivos se desbordan. ¿El arte es cada vez más peligroso para el poder, o el poder es cada vez más peligroso para el arte?

Abre al público en el MACBA la polémica exposición "La bestia y el soberano"

Abre al público en el MACBA la polémica exposición "La bestia y el soberano"

Sin trabajo en la LaBoral: destitución de Óscar Abril Ascaso

Una año después de ser contratado como director del Centro de Arte y Creación Industrial de Gijón, Óscar Abril Ascaso es destituido por “ponerse de manifiesto la falta de confianza mutua”, según el comunicado oficial. No se dan más explicaciones, ni si algo tuvo que ver en la destitución inclinaciones políticas favorables al partido político Podemos por parte de Abril Ascaso. El exdirector declara hoy, un mes después de su despido: “Este y el resto de casos de censura dan cuenta del déficit democrático en las instituciones culturales, del notable nerviosismo por parte de los responsables políticos que hay detrás de ellas. Lo que está sucediendo no es inalienable de las circunstancias políticas actuales”.

Ante la pregunta de si tuvo algo que ver su posicionamiento político, Óscar Abril Ascaso me responde: “Cuando aparece cualquier perfil o programa que no se alinea políticamente con el marco ideológico en el cual se mueven los responsables políticos y los patronatos, existe esta posibilidad”.

Este caso recuerda al de finales del 2014, la no renovación de Javier Fuentes Feo como director del Cendeac, después de organizar el congreso “España sin (un) Franco”, en el que se invitó a muchas personalidades relacionadas con la cultura, la política, y el arte, para reflexionar, desde todas las ideologías, sobre la situación económica y política de España desde 1975. Entre ellas al dirigente de Podemos, Íñigo Errejón.

Una semana después se reunían en Murcia más de 500 políticos del Partido Popular en la primera jornada de la Intermunicipal del PP. La semana siguiente Javier Fuentes recibió la carta del adiós, parca en justificaciones. Una plataforma online explica el caso y solicita firmas para que sea restituido. España, con (varios) Francos.

Oscar Abril en 2014, frente a la LaBoral

Oscar Abril en 2014, frente a la LaBoral

El pacto: la censura en el Macba

El Museo de arte contemporáneo de Barcelona cancela la exposición La Bèstia i el Sobirà (La Bestia y el Soberano),  la reabre tras la presión social, se va el director, que se carga a los comisarios en un arrebato de mediocridad antes de cerrar la puerta. Los hechos ya los conocen. Sigue siendo interesante conocer las razones por las que Bartomeu Marí censuró la ya famosa obra: “La pieza contradice el mensaje que queremos transmitir desde el museo”. “Toda exposición es el resultado de un pacto y aquí no lo hemos tenido”.

Suponemos que lo que quería transmitir el museo es que nadie puede ironizar, satirizar a los monarcas (que se lo pregunten a la revista El Jueves), y que las muestras que vemos no han sido concebidas así, sino que lo que nos llega a los espectadores es lo que queda tras las órdenes de censura, ahora denominadas “pactos”.

El caso recuerda al ocurrido en el Museo Reina Sofía en diciembre del año pasado, sólo que en aquella ocasión el director del museo no pidió la retirada de la obra y recibió el apoyo del Comité Internacional de Museos y Colecciones de Arte Moderno, la Confederación Internacional de Arte Contemporáneo, el Consorcio de Galerías de Arte de España, el Comité Internacional de Museos y Colecciones de Arte Moderno (CIMAM), el Stedelijk Museum de Amsterdam, la Tate de Londres o el MUAC de México.

Nora Ancarola, presidenta de la asociación de artistas visuales de Cataluña, comenta al respecto: “ La desautorización de los profesionales del arte y la cultura es tan brutal, que cuando sucede algo, como lo que ha pasado con la exposición La Bèstia i el Sobirà, se pone en juego una danza de fantasmas en la que los francotiradores hacen de las suyas. Los enemigos del arte contemporáneo y de la cultura en general, los arribistas y electoralistas, los que bombardean sistemáticamente el poder crítico del arte han estado a sus anchas. (…) El Macba es un espacio agónico, que debe replantear urgentemente su estructura, separando de una vez fundación de museo, o quizás algo más radical aún, revisando su sentido y su papel en la ciudad”.

 Laura Corcuera "Excreta en el Museo de Ciencias Naturales de Madrid"

Laura Corcuera "Excreta en el Museo de Ciencias Naturales de Madrid"

Nene, caca: censura en el Museo Nacional de Ciencias Naturales

Cuando un niño se acerca a algo sucio, feo o peligroso sus padres le dicen “nene, caca”, una orden desde arriba que compara cualquier amenaza con una mierda de perro. Los artistas Laura Corcuera y Mónica Cofiño atomizaron esta lógica en febrero de este año cuando, preludio de su performance Excreta en el Museo de Ciencias Naturales de Madrid, colgaron en Twitter unas fotos en las que aparecen fingiendo aliviar el vientre dentro del Monumento a la Constitución, situado en los accesos al museo.

La dirección de la institución decidió cancelar la performance. Tal y como informa El Confidencial, Pilar López, directora de Programas Públicos del MNCN, consideró que no había censurado la acción y situó el conflicto en la falta de sintonía con el mensaje lanzado. Naturalmente que es censura, afirmo mientras me pregunto desde cuándo los artistas tienen que hacer obras que estén en sintonía con la dirección de los museos.

Foto extraída del vídeo

Foto extraída del vídeo de ISIS

La pizarra mágica: Art-Lima

Luis Castañeda, el alcalde de la municipalidad de Lima, ordena borrar 60 murales callejeros de la capital. Fueron realizados por encargo de la anterior alcaldesa, pero a este no le gustan. Y, como si las paredes de Lima fueran una pizarra mágica, se borran. Por acto de magia, este año, la feria de arte Art-Lima (feria que, por cierto, censuró en su edición del 2013 una obra del artista Alán Carrasco, obra que no ha sido devuelta), que llevaba dos años intentando que la municipalidad auspiciara el evento, recibe el sobre del alcalde. Sobre la pizarra mágica, tras el borrado de los murales, el alcalde dibuja su cara con la sonrisa del benefactor de las artes.

Galerías, curadores y artistas comunicaron la retirada de su presencia en la feria, cuya dirección no tuvo más remedio que devolver el auspicio de la municipalidad y volver a borrar el dibujo de la atareada pizarra mágica. Muestra de cómo los lavados de imagen dejan manchas, y de cómo el boicot de artistas y galeristas, a veces, funciona.

El artista Fernando Bryce, uno de los que se unió al boicot del auspicio de la Municipalidad, afirma: “Tenemos un alcalde que está llevando a cabo una política fascista contra la cultura y los intereses ciudadanos. Lamentablemente Art-Lima firmó un acuerdo estratégico con la municipalidad, lo que que causó tal protesta que tuvieron que dar marcha atrás. En cuanto a la feria, espero que encuentren la mejor forma de resarcirse ante la comunidad artística, cosa que va a ser bastante difícil”.

Alan Carrasco, censurado

Alan Carrasco, censurado

Iconoclasia: destrucción del patrimonio en Irak y Siria

Enero: destrucción de las murallas de la antigua ciudad asiria de Nínive.

Febrero: destrucción del Museo de las Civilizaciones de Mosul y los lammasu de la Puerta de Nergal en Nínive.

Marzo: destrucción de la ciudadela asiria Nimrud, de la antigua ciudad partha de Hatra, y del recinto arqueológico de Jorsabad.

Es la lista de triunfos del EI (grupo terrorista Estado Islámico) que sin duda seguirá creciendo. Para muchos, la aparición de este brutal EI es consecuencia indirecta de la intervención bélica de Estados Unidos en Irak, guerra que fue anunciada, por cierto, en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas por John Negroponte y Colin Powell frente a una gran cortina azul que ocultaba una reproducción del Guernica de Picasso. La cortina fue oportunamente colocada el día antes de que los políticos declararan la invasión militar y los primeros bombardeos aéreos.

Para quien crea que la destrucción de patrimonio cultural es exclusiva de grupos terroristas islámicos, que consulten la quema de manuscritos de Alejandría ordenada por el obispo Teófilo, la destrucción de parte de la Mezquita de Córdoba por mandato de Carlos V, la incineración de libros heréticos por la Inquisición, etc, etc, etc.

Desaccionismo vienés: Hermann Nitsch

Hermann Nitsch, artista asociado al Accionismo vienés, censurado. El Museo Jumex de México decidió cancelar la exposición debido a la analogía que pudieran hacer los espectadores entre las acciones criminales que se viven en el país y las obras, de contenido violento, del artista. Patrick Charpenel (director de la Fundación Jumex, quien, según The New York Times, ha renunciado a su cargo tras la polémica) afirmó que a la institución le preocupaban “los tiempos políticos y sociales de México”.

Quizás un planteamiento más consecuente con esas declaraciones hubiera sido convertir la fundación en partido político, en lugar de vetar a un artista cuyas obras pueden generar una o más reflexiones acerca nuestro pensamiento y de nuestras acciones.

Suspiros de Tatlin: El caso Tania Bruguera

30 de diciembre del 2014. La artista cubana Tania Bruguera se dispone a realizar la performance colaborativa Tatlin's Whisper #6 en la Plaza de la Revolución de la Habana. Situaba un micrófono abierto a cualquier ciudadano para que expresara su opinión acerca de lo que quisiera. La encarcelaron a ella y al público asistente. A los espectadores los dejaron en libertad al día siguiente, pero Bruguera fue encarcelada dos veces más, le han retirado el pasaporte para que no pueda salir del país y le han impedido el acceso a internet. Y así sigue.

La asociación Voice Project está haciendo campaña para que liberen a la artista, y a través de las redes sociales, en la plataforma #YoTambiénExijo, se lanzan mensajes diarios de apoyo. Como macabra curiosidad, Tania Bruguera coincidió en la cárcel con el grafitero Danilo Maldonado Machado, conocido como “El Sexto”, preso desde finales del año pasado por una performance en la que pintó los nombres Raúl y Fidel sobre la piel de dos cerdos que pretendía sacar de paseo por la Habana.

Este año además, la ciudad alberga la Bienal de arte, que no contará con la presencia de algunos artistas y curadores que han decidido no participar como muestra de solidaridad con Bruguera. Qué pensaría de todo esto Vladimir Tatlin. Sí sabemos lo que piensa Gustavo Buntinx, comisario que decidió rechazar la invitación a la Bienal de la Habana en solidaridad con Bruguera: “Es lo que mi conciencia me dicta. Acompañar con todo gesto posible el acto impresionante de coraje -cívico y artístico- asumido por Tania. Un accionar mínimo pero de consecuencias impresionantes: hasta complicitar al Estado cubano como coautor de la obra, al obligarlo a evidenciarse en su naturaleza fascista, más allá y más acá de cualquier retórica”.

Joseph Kosuth y Lo Innombrable

En 1990 el artista Joseph Kosuth comisarió The play of the Unmentionable (“El juego del innombrable”). Seleccionó y expuso cien obras de la colección permanente del museo de Brooklyn, desde arte egipcio hasta actual, que podrían haber sido censuradas debido a cuestiones históricas, religiosas, sociales, políticas, e incluso artísticas según las normas vigentes aún ese año de la Fundación Nacional para las Artes de Estados Unidos. Fue la respuesta a una censura sufrida por el fotógrafo Robert Mapplethorpe en año anterior; la Corcoran Gallery of Art de Washington vetó unas fotografías suyas por su contenido sexual (fotógrafo que sigue siendo censurado postmortem; en el 2010 Facebook censuró otra imagen suya).

Con ese ejemplo de censura de las censuras, Kosuth demostró que al prohibir nombrar, prohibir reflexionar, prohibir satirizar o prohibir provocar, lo que se logra es dar una mayor presencia a “lo innombrable”.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha