eldiario.es

Menú

Cultura

Nacho Vigalondo recoge en Texas sus aplausos pendientes

El festival SXSW, celebrado en Austin, ha acogido el estreno de tres cintas españolas en el que sobresale Open Windows

Además del debut internacional de Carlos Marqués-Marcet, la muestra cinematográfica será la primera en visionar lo nuevo de Emilio Aragón

- PUBLICIDAD -
La actriz Sasha Grey en la nueva cinta de Nacho Vigalondo Open Windows

La actriz Sasha Grey en la nueva cinta de Nacho Vigalondo Open Windows

El festival South by Southwest (SxSW), celebrado en Texas del 7 al 15 de marzo, ha apostado por un trío de ases españoles. Los tres cineastas, sin aparentes rasgos comunes, comparten un mismo punto de inflexión: el estreno de sus cintas en el continente americano. Austin ha sido la localidad elegida para presentar sus obras. Uno de estos jóvenes huérfanos y adoptados al otro lado del océano es Nacho Vigalondo, que abre la temporada con su thriller tecnológico Open Windows.

El creador de Los Cronocrímenes es uno de los directores más aclamados fuera de nuestras fronteras. De hecho, los medios regionales que cubren el certamen ya le han apodado como "la mascota oficial del Fantastic Fest". Su reciente y ambiciosa cinta es la primera en su filmografía rodada íntegramente en inglés. Además, Vigalondo se ha cuidado para que sus títulos de créditos contengan nombres jugosos para la crítica y el público, incluyendo al taquillero Elijah Wood y a la exactriz porno Sasha Grey. Pero también se ha rodeado de un aplaudido equipo de producción robado de la colosal Lo imposible, de su rival Juan Antonio Bayona.

El director ha ido al SXSW con una trama sobre los atentados a la intimidad en las redes sociales. Mediante la construcción de un plano con múltiples pantallas sitúa al espectador en la misma posición de voyeur que su protagonista. "Es fantasía absoluta -tranquiliza el director-, el sistema operativo en nuestro ordenador ficticio no tiene nada que ver con algo existente e incluso muchas de las herramientas que el personaje utiliza son absoluta ciencia ficción".

Open Windows es persecución -como la han descrito sus productores- muy en la línea de Grand Piano. Hollywood apuesta por nuestros talentos y ellos apuestan por Elijah Wood. "¡Lo que es completamente cósmico es que los dos papeles que hace en las dos películas se parezcan tanto!", bromea Vigalondo al hablar de la cinta de sus colegas Eugenio Mira y Rodrigo Cortés. 

¿Y por qué SXSW?

La bandera que sobresale en el festival South by Southwest es la del reconocimiento al cine independiente. Pero sus inicios en 1987 estuvieron ligados únicamente a la música, hasta que decidieron abrirse puertas -y ganancias- en otros terrenos. Las creaciones indies y autárquicas están ligadas de forma inevitable a los tópicos texanos.

Esto allana el terreno a las obras extranjeras que parten sin mucha confianza, incluida la de sus propios cineastas. "Fue mi momento decisivo como cineasta", recuerda Vigalondo. "Es tan salvaje como que, hasta ese momento, yo no tenía fe en la película y tampoco en mí mismo. Fue proyectarla en el festival en Austin, ver las reacciones del público y renacer". 

Pero el adjetivo "independiente" no se ajusta demasiado a la realización de esta película, que lleva un retraso de casi un año por lo complicado de la posproducción. El mundo de pantallas, pestañas y clicks en el que se desarrolla la acción convirtió el montaje en "una odisea". "La película dura 100 minutos, pero usamos 72 horas de vídeo, por lo que ha sido un lío absoluto, no sólo trabajar con la película sino mejorarla luego", admite su director. Al grabar enteramente la cinta en tiempo real, se arriesgaron la capacidad de mantener un ritmo atractivo en la película. Pero vaya si lo han conseguido.

Los tres ases españoles de Austin

A Nacho Vigalondo se le unen los españoles Carlos Marqués-Marcet y Emilio Aragón. El primero con su ópera prima 10.000 km, que ya ha conseguido el gran premio por la interpretación de su pareja principal, Natalia Tena ( Harry Potter y Juego de Tronos) y David Verdaguer. Y el segundo, con su largometraje ignorado -¡hasta en banda sonora!- en España,  Una noche en el viejo México.

Las nuevas tecnologías repiten leit motiv en la cinta debut del director Marqués-Marcet, que estudia las fronteras de un amor al que separan 10.000 km. Exactamente los contados desde Los Ángeles a Barcelona. La producción de esta cinta tiene sabor hollywoodiense, ya que está llevada a cabo por un un colectivo de españoles afincados en la ciudad californiana.

Por su parte, lo nuevo de Aragón reúne a un plantel bastante dispar que va desde Robert Duvall a Luis Tosar, pasando por Angie Cepeda y Jim Parrack. Este viaje iniciático por tierras mexicanas aterrizará en nuestra cartelera el 9 de mayo.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha