eldiario.es

Menú

Cultura

La detective Kensey Millhone se las verá con la malversación y la ira

- PUBLICIDAD -
La detective Kensey Millhone se las verá con la malversación y la ira

La detective Kensey Millhone se las verá con la malversación y la ira

La detective Kensey Millhone, creada por la escritora estadounidense Sue Grafton, luchará contra la malversación, la ira y, por supuesto, el crimen en las próximas entregas de su famosa serie alfabética del crimen, de la que faltan sólo dos entregas, la X y la Z.

Así lo ha explicado hoy Sue Grafton en una entrevista con Efe, con motivo de su participación en la Semana de Novela Negra de Barcelona, donde ha presentado la última entrega del alfabeto en castellano, "W de whisky" (Tusquets Editores).

En esta novela, la detective más famosa de la imaginaria ciudad californiana de Santa Teresa (trasunto de Santa Bárbara, donde vive la autora) logra esclarecer la muerte de dos hombres, uno de los cuales resulta ser un familiar lejano, en una trama en la que los ensayos de nuevos medicamentos y el tema de los indigentes se entremezclan.

De hecho, Grafton ha comentado hoy que tardó "casi un año" en conseguir integrar las dos historias, la de las personas sin techo, que viven en la calle y las repercusiones que tiene ese comportamiento en sí mismas y en la sociedad que las rodea, y la "enorme responsabilidad" de las empresas farmacéuticas a la hora de abordar un nuevo medicamento.

La autora asegura que se ha documentado mucho para ambos temas, en parte con publicaciones en prensa, pero también con trabajo propio, "midiendo y sopesando los datos e intentando encontrar un equilibrio entre todos ellos".

La trama de "W de whisky" se inicia cuando aparecen en Santa Teresa los cadáveres de un investigador privado de dudosa reputación, al que han matado a tiros y que es conocido de Millhone, y un sintecho que habría muerto por causas naturales y al que sólo se le encuentra un papelito en el bolsillo del pantalón con el nombre y el número de la detective, a quien piden desde la comisaría que se acerque para intentar identificarlo.

A lo largo de la novela surgen varias conexiones entre las dos muertes, que llevan a Kinsey Millhone a encontrar una parte de la familia de su padre, un aspecto siempre traumático para la protagonista de la serie alfabética, huérfana desde los cinco años y criada en solitario por su tía Gin y ajena a cualquier otro tipo de relación familiar.

Grafton ha apuntado hoy que ya está trabajando en la próxima novela de su serie, la que llevará la letra "X", aunque aún no tiene título para la misma y no ha querido adelantar detalles sobre los temas que abordará.

"Ella (Kensey) me dice lo que hacer en el libro, pero realmente no sé explicarlo aún, no calculo, me guío por la detective", ha asegurado hoy.

No obstante, sí ha avanzado que en alguna próxima obra de la serie del crimen tratará la malversación, un asunto del que no entiendo "cómo la gente que lo comete cree que puede salir con bien", y también de la ira y, por supuesto, Millhone deberá enfrentarse a uno o más asesinatos.

"Intento no repetirme (con los argumentos) pero el trabajo cada vez me cuesta más, exige mucha energía", ha reconocido la autora, que prevé que la detective tenga 40 años cuando llegue a la letra Z del alfabeto.

Kensey Millhone seguirá investigando y trabajando en las próximas entregas de la serie en la década de los años 80, sin móvil ni internet ni tampoco GPS que la ayuden a desentrañar los asesinatos que toquen.

La famosa detective californiana, que nació de la mano de su autora en 1982 con el libro "A de adulterio", continuará investigando con su máquina de escribir Smith-Corona, sus fichas de apuntes y usará las guías telefónicas y microfilms en las bibliotecas.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha