eldiario.es

Menú

Cultura

Los directores de "Intocable" le buscan novia a Omar Sy en "Samba"

- PUBLICIDAD -
Los directores de "Intocable" le buscan novia a Omar Sy en "Samba"

Los directores de "Intocable" le buscan novia a Omar Sy en "Samba"

Los directores Eric Toledano y Olivier Nakache, que ya tocaron el cielo con "Intocable" (más de 51 millones de espectadores en todo el mundo), vuelven a las carteleras españolas con "Samba", un papel hecho a la medida de su actor fetiche, Omar Sy, que en esta ocasión "no baila, pero se enamora".

Tras el éxito abrumador de "Intocable", es inevitable que los directores reconozcan a Efe su preocupación por no defraudar a los espectadores, aun cuando cuentan que la idea de "Samba" fue anterior a "Intocable".

"La presión siempre la tienes cuando haces una película", comenta el francés Eric Toledano, y añade en español: "La presión es nuestra amiga". "Por lo menos -añade Nakache-, no tiene que ser un enemigo".

"La solución que hemos encontrado es aprovechar todo lo que hemos aprendido de 'Intocable' y luego olvidarlo, hacer como si no hubiera ocurrido, quitando los aspectos negativos", retoma Toledano, y de nuevo, Nakache le completa la frase: "Lo positivo es que somos libres, hacemos lo que queremos hacer".

Entre esos "caprichos", ambos realizadores -que trabajan juntos como un reloj, según explica la protagonista femenina de la cinta, Charlotte Gainsbourg, "maravillada" de cómo se complementan laboralmente- citan "volver a trabajar con Omar (Sy)".

"Aquí es más tímido, más emotivo, no sabe bailar. Jugamos con su personaje y tratamos de ir a donde no nos esperan", explica Toledano, sobre todo, añade, porque lo querían "suficientemente lejos del otro Omar".

Así, de baile, agrega Nakache, "Samba" solo tiene el nombre, un "pequeño guiño".

"Una pena -reconoce-, porque baila muy bien", y se ríen los dos.

Los directores reconocen que "Intocable" les metió en un torbellino: "Tuvimos que viajar, responder a muchas preguntas (...) No llegamos al burn-out (síndrome del trabajador quemado), pero intuimos qué era", explica Toledano.

"Desarrollamos una sensibilidad y cuando empezamos a leer el libro ("Samba pour le France", de Delphin Coulin) nos metimos en el fenómeno del burn out nos dimos cuenta de que nos gustaba porque aportaba una relación perfecta al tema de la película, que no es la inmigración, sino la relación con el trabajo".

Así, explica Nakache, "él es un inmigrante clandestino que se ve obligado a encadenar empleos para intentar lograr su objetivo; pero no tiene reconocimientos, no tiene derechos y está en lo más bajo de la sociedad, mientras en lo más alto hay una directiva que sí tiene ese reconocimiento pero no lo encaja y se le va la pinza".

"Nos gustaba unirlos", apunta Toledano, que añade: "Vienen de dos universos diferentes y forman un contraste claro, incluso físicamente; lo grande y fuerte frente a la fragilidad".

Omar, desvela Nakache, "está encantado con el cambio, y no se ha quejado ni del bigote", y ambos bromean con el hecho de que es la primera relación amorosa del actor en pantalla, y lo mal que hubiera quedado introducir el amor en "Intocable".

"Abordamos ya bastantes temas tabú como para meter uno más", se ríe Toledano al sugerir que el afectado por "burn out" del que se enamora Samba hubiera sido François Cluzet, el compañero tetrapléjico de Sy en "Intocable".

"El objetivo era mezclar los géneros en todos los frentes: la comedia, el romance, el drama, y crear sorpresa con la risa como anclaje de realidades difíciles", añade.

Salvo por el sentido del humor (aderezado por una estupenda "payasa" que es Gainsbourg, según sus propias palabras) y un regusto social evidente, no hay más similitudes entre las dos películas.

"A mí no me afecta 'Intocable', yo soy nueva -se ríe Gainsbourg-, no he sentido presión, aunque es evidente que Eric y Omar sí la tenían; hemos intentado alejarnos lo más posible, porque no era el objetivo reproducir esa película. Los cuatro personajes de 'Samba' son importantes, y lo son por ese equilibrio, ese retrato tan diferente de cada uno de ellos", apunta la francesa.

Se refiere a Izia Higelin ("Mauveise fille", 2012) y Taha Rahim ("Un profeta", 2009), amigos y confidentes y otra pareja "improbable" con historia de final feliz: la especialidad de estos directores.

Por Alicia G.Arribas

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha