Noticia de agencia

Noticia servida automáticamente por la Agencia EFE

Esta información es un teletipo de la Agencia EFE y se publica en nuestra web de manera automática como parte del servicio que nos ofrece esta agencia de noticias. No ha sido editado ni titulado por un periodista de eldiario.es.

Ed Is Dead: "Este es un disco para escuchar a 36 minutos del final del mundo"

Ed Is Dead: "Este es un disco para escuchar a 36 minutos del final del mundo"
Madrid —

0

Madrid, 29 mar (EFE).- En su cruzada por sacar la música electrónica de las pistas de baile, el ganador de un Premio MIN al mejor disco de este género Ed Is Dead presenta estos días "Global Sickness", un álbum que es hijo de la pandemia tanto por el tiempo que ha podido regalarle como por el espíritu que lo irradia.

"Este es un disco para escuchar a 36 minutos de que llegue el final del mundo", cuenta a Efe su autor, el DJ español Edu Ostos, sobre el cuarto trabajo de su carrera, el que toma el relevo al galardonado "Your Last 48 Hours" (2018).

Explica que nació originalmente como un álbum sobre "cómo el tiempo como concepto delimita la realidad en que vivimos" (de ahí cortes como "Time Is God"), hasta que apareció la covid-19 y poner la televisión significaba "pensar que el mundo se estaba yendo a la mierda" entre degradación del medio ambiente, crisis de inmigrantes y demás.

"De todos los males que acosan al mundo, creo que el peor es la desigualdad. Cada vez veo más polarizado el mundo a todos los niveles y me parece superpeligroso, porque ahí radica la mitad de los problemas sociales", analiza Ostos, una lacra que atribuye en gran parte al capitalismo como muestra la portada del disco, que reproduce una obra del venezolano Gabriel Pozo.

Paradójicamente, el resultado de todo ello es uno de los sonidos más luminosos de su trayectoria. "He tenido mucho tiempo para analizar lo que hago. Aunque mi música suele ser muy oscura, yo soy positivo y aquí me he quitado muchos prejuicios en cuanto a no forzar el barroquismo", repone.

Para alguien que tiene "facilidad para meterse en mil fregaos" y hacer mil cosas a la vez, la pandemia significó tiempo también para analizar, para profundizar en el uso de sintetizadores, ver tutoriales...

"El poder tirarme una semana con un sinte porque quería llegar a un sitio es algo que antes no me podía permitir. Fue una gozada y eso ha hecho que este sea el disco que más diseño sonoro tiene", comenta.

Amigo de "abusar de dinámicas y de estados de ánimo, con momentos muy cañeros y otros muy delicados", en "Global Sickness" sigue por esa vía, aunque esta vez predominan los cortes instrumentales (solo hay una colaboración vocal, la de Serrulla en "Fuck This").

"Es el disco es en el que menos voces he utilizado y la pandemia ha tenido igualmente mucho que ver. También por quitarme tabúes, porque hasta ahora, por el lugar de donde vengo musicalmente, me daba la impresión de que si algo instrumental no era muy experimental estaba a medio rematar. Esta vez, en lugar de dudar de mí, me he sentido a gusto así", sentencia.

Los orígenes de Ed Is Dead poco tienen que ver con la electrónica, como indica el pseudónimo artístico que eligió para emprender su carrera en solitario tras abandonar las filas de la banda de hard rock y rap metal Sugarless.

"'Ed Is Dead' (Ed está muerto, en español) no es la canción de Pixies que más me gusta, pero cuando empecé en esto de la electrónica no dormía y estaba pálido, así que me venía al pelo", rememora este músico que pasó de llevar "rastas hasta el culo" a "ver la foto entera" con la electrónica, un mundo en el que "las posibilidades en cuanto a sonido eran infinitas".

Desde la publicación en 2015 de su primer álbum en solitario, "CHANGE", que recibió el premio al mejor productor de música electrónica de los VMA, su proyección internacional ha ido ganando enteros, de ahí que el videoclip del tema "Endelessly" se estrenara en la BBC.

"Es cierto que tengo más escuchas en países como México o Reino Unido y que mi ADN musical viene de allí. De hecho, cuando veo las listas españolas, no veo espejos en los que me sienta identificado. Hay gente muy increíble en España, pero no hay soporte para ellos", se lamenta.

Y aunque su segundo disco, "MU:ZIK", mezclara el flamenco con la electrónica junto a la pianista Ariadna Castellanos, Ostos decidió tirar en sus siguientes trabajos por otras vías, evitando lo que en su opinión podía ser "una muleta fácil".

"Pocas culturas tienen esa riqueza rítmica y eso hace que la visión del flamenco en el extranjero sea superpoderosa; apoyarnos en ello para que nos conozcan está bien, pero somos muy valiosos en otras vanguardias en las que no es necesario tirar del ADN", reivindica el español.

Javier Herrero

Etiquetas
Publicado el
29 de marzo de 2021 - 10:16 h

Descubre nuestras apps

stats