eldiario.es

9
Menú

Cultura

Los reyes de España inauguran la temporada del Teatro Real entre abucheos, aplausos y lazos amarillos

La obra Fausto ha sido recibida con "bravos" a los miembros del coro y por los "fuera" dirigidos tanto al equipo escénico dirigido por Álex Ollé como a los lazos amarillos

45 Comentarios

- PUBLICIDAD -
Los Reyes alzan el telón de la nueva temporada del Teatro Real

Los Reyes alzan el telón de la nueva temporada del Teatro Real EFE

Los reyes de España, don Felipe y doña Letizia, presidieron el pasado martes la inauguración de la nueva temporada del Teatro Real con Fausto, de Charles Gounod y dirigida por Álex Ollé, en un estreno que ante un coliseo madrileño abarrotado que ha recibido la producción con "bravos" y "fuera" por igual.

La ovación ha estado dirigida sobre todo a los miembros del coro, a los cantantes,  al tenor Piotr Beczala, en el papel de Fausto, y a Marina Rebeka, que da vida a Margarita. Sin embargo, la otra cara de la moneda es la de los abucheos destinados al equipo escénico dirigido por Alex Ollé, de La Fura dels Baus. Unas protestas que aumentaron cuando el escenógrafo y diseñador de vídeo de la producción, Alfons Flores, y el figurinista Lluc Castell, colaboradores de la Fura, subieron a saludar portando lazos amarillos para protestar a favor de la libertad de los presos políticos en Catalunya.

A la inauguración del Real, que celebra su bicentenario, también acudieron la presidenta del Congreso de los Diputados, Ana Pastor; la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, y el ministro de Cultura y Deporte, José Guirao, quienes han acompañado a los reyes en el palco junto al presidente del Teatro Real, Gregorio Marañón, entre otros miembros de la política como Albert Rivera, presidente de Ciudadanos, o Alberto Ruiz Gallardón, expresidente de la Comunidad de Madrid.

Una tragicomedia, en el escenario y en las butacas

Así, Ollé ha convertido el escenario del Real en una lucha entre el bien y el mal, en medio de una tragicomedia, divertida y grotesca con un Fausto que es un científico del siglo XXI, "una especie de Steve Jobs" en busca de vida y emociones artificiales con un ordenador, que quiere vivir lo que se ha perdido, y no quiere perder la juventud y la pasión y vende su alma al diablo. 

Se trata para Ollé de una reflexión sobre la existencia humana que parte de la idea de que todos llevamos dentro un Fausto y un Mefistófeles, esto es, una parte dirigida por la razón y otra por las emociones y la pasión, a partes iguales.

Con un lenguaje 'furero', lleno de rojos y negros, de hilos de neones rojos simulando las llamas del infierno, Ollé ha convertido a un Mesfistófeles en rockero y a Margarita, la mujer a la que destrozará el deseo de Fausto, en una joven de pelo azul en un escenario con 'hooligans' vestidos con camisetas de fútbol, 'barbies' recauchutadas y mujeres con pechos imposibles como las de Fellini, y es que, como dice Ollé, "Fausto podemos ser todos".

Desde este jueves y hasta el 7 de octubre se llevarán a cabo 17 funciones en el escenario del coliseo madrileño, con un elenco de cantantes que se alternarán entre las sopranos Marina Rebeka y Irina Lungu en el papel de Margarita; los barítonos Luca Pisaroni, Erwin Schrott y Adam Palca como Mefistófeles, Stéphane Degout y John Chest, como Valentín; y las sopranos Serena Malfi y Annalisa Stroppa en el papel travestido de Siébel.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha