eldiario.es

Menú

Cultura

El "intocable" Omar Sy se enamora en "Samba"

- PUBLICIDAD -
El "intocable" Omar Sy se enamora en "Samba"

El "intocable" Omar Sy se enamora en "Samba"

Omar Sy, el imponente actor negro que cautivó la taquilla en "Intocable", vuelve a los cines españoles con "Samba", último proyecto de los directores Erik Toledano y Olivier Nakache, que han convertido a su actor "talismán" en un romántico inmigrante sin papeles: "Es mi primera historia de amor en cine".

"El cambio ha sido muy interesante y una gran suerte para mi que la primera historia de amor fuese con Charlotte (Gainsbourg)", explica el actor en una entrevista con Efe realizada en San Sebastián durante la presentación de la película, que clausuró el Festival.

El francés, 36 años y una altura de 1,93 centímetros, se declara "histérico" de los detalles: "estoy muy pendiente de los decorados, de mis compañeros, necesito ver realismo -explica- y, trabajar con una actriz de este calibre, la verdad, ayuda mucho, estoy muy contento y muy orgulloso de compartir cartel con ella".

Gainsbourg es Alice, una ejecutiva "quemada" (sufre síndrome de burnout) en proceso de recuperación; obligada a realizar trabajos sociales en una ONG tras perder los nervios y agredir a un compañero, conoce a Samba, un inmigrante sin papeles que le muestra un mundo desconocido.

La francesa, que también pasó por San Sebastián, confiesa en una entrevista con Efe que le encantó rodar "Samba" porque era totalmente distinto a "Nymphomaniac", que acababa de terminar. "Hacer cine con Lars (Von Trier) es un esfuerzo pero también me proporciona un placer muy grande, y desde luego, no hay punto de comparación".

"Este trabajo ha sido agradable, el rodaje, jugar con el humor...me gusta, me siento cómoda en el papel de payasa, como es el caso; llevar los defectos al extremo, ridiculizar las cosas malas. Hacer reír a costa de uno. Me encanta, pero reconozco -apunta- que cuando me doy cuenta de que lo estoy haciendo, me intimida bastante".

A la actriz le encanta que "Samba" ponga negro sobre blanco la hipocresía que rodea temas como "la inmigración, los centros de acogida, la integración...".

"No conocía el 'burnout' -señala-, pero enseguida me di cuenta de que habíamos metido el dedo en la llaga de un problema que existe en la sociedad; es cierto que hoy la presión laboral es enorme y existe, pero yo no estoy familiarizada con ello".

Porque la imagen que la protagonista de "Melancolía" da en la entrevista es todo lo contrario a su estresado personaje: de modales extremadamente delicados y tranquilos, no se inquieta cuando su niña pequeña, que no quiere separarse de ella, llora, y la convence con suaves palabras.

"Es una calma aparente", se ríe la francesa nacida en Londres, hija de Jane Birkin y Serge Gainsbourg, madre de tres hijos, la mayor, de 17 años.

Si la de "Intocable", recuerda Sy, era una historia de amistad, "Samba" se adentra en el amor y en la denuncia social, pero desde la comedia.

"Me siento más cómodo con papeles cómicos (...), es verdad que a veces era frustrante no poder responder en situaciones que parecían cómicas pero era importante para mi mantener el respeto a quienes viven esta situación de verdad. Quería mostrar tacto, la realidad es dramática y dura", apunta el actor.

Aunque hijo de madre mauritana y padre senegalés, el actor nunca ha vivido los problemas a los que se enfrenta Samba; de hecho, Sy consiguió su primer trabajo como humorista a los 18 años y enseguida, un programa en Canal +; "Intocable" fue un éxito mundial que le abrió incluso las puertas de Hollywood.

Tras "X-Men: Días del futuro pasado", su nombre aparece ligado constantemente a proyectos internacionales (el último, "Jurasic World"). Pero Sy no piensa demasiado en el futuro.

"Es cierto que tengo muchos proyectos y propuestas pero si pienso demasiado en el futuro, no me va bien, porque pierdo pie y me gusta estar con los dos pies en el presente", zanja.

Sabe que el éxito de "Intocables" es "irrepetible", dice, pero espera que Samba, que se estrena el próximo viernes, 27 de febrero, en España, "ocupe un lugar importante, que guste y que la gente lo pase muy bien y se ría, pero también que salga habiéndose planteado dos o tres preguntas".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha