Noticia de agencia

Noticia servida automáticamente por la Agencia EFE

Esta información es un teletipo de la Agencia EFE y se publica en nuestra web de manera automática como parte del servicio que nos ofrece esta agencia de noticias. No ha sido editado ni titulado por un periodista de eldiario.es.

Intramuros, joya española de Manila, revive entre los escombros de la guerra

EFE/EPA/MARK R. CRISTINO

EFE

Manila —

0

Los encarnizados combates entre japoneses y estadounidenses en la Segunda Guerra Mundial dejaron Manila como la segunda ciudad aliada más destruida en la contienda tras Varsovia. Bombas y artillería se cebaron con Intramuros, el barrio colonial español, arrasando con joyas arquitectónicas y patrimoniales.

Hoy se conmemora el 75º aniversario del fin de la Batalla de Manila (del 3 de febrero al 3 de marzo de 1945), en la que murieron más de 100.000 personas que vivían dentro del casco histórico, más civiles que en los ataques atómicos a Hiroshima y Nagasaki.

Solo quedaban siete meses para el fin de la guerra y Filipinas sufría la barbarie de la ocupación japonesa desde 1942. Los estadounidenses estaban a punto de entrar en Manila y los nipones ordenaron el exterminio de la población civil en ese mes fatídico que culminó con la liberación de la ciudad por las fuerzas aliadas.

"La II Guerra Mundial fue un periodo trágico en la historia de Intramuros. Un 94 % de sus estructuras arquitectónicas quedaron totalmente devastadas", indicó a Efe el administrador de Intramuros, Guiller Asido, una suerte de alcalde no electo del barrio donde hoy viven unas 6.000 personas.

RENACER ENTRE LAS RUINAS

La desidia de las autoridades y el desinterés de los filipinos retrasaron décadas la reconstrucción de Intramuros, que quedó como un barrio de chabolas, entre edificios en ruinas y escombros, con serios problemas de insalubridad, lejos del esplendor de antaño cuando la ciudad amurallada era el centro administrativo del país.

"Hoy contamos con la voluntad política y un gran apoyo tanto del gobierno nacional, como de las autoridades locales", señaló Asido, cuya prioridad es la conservación del legado patrimonial de Intramuros, una tarea que se inició hace menos de diez años atrás.

No obstante, advierte de que el revivir de Intramuros, que tiene como principales síntomas el aumento de visitantes -3,7 millones en 2019, cifra récord- y un tímido resurgir de negocios, debe contar y beneficiar a sus residentes, muchos de los cuales todavía habitan en infraviviendas.

La Catedral de Manila, cuya planta original data de 1581, fue bombardeada con saña en la contienda y su reconstrucción se completó en 1958, el octavo "renacer" de esa iglesia que ya sufrió en el pasado los embates de tifones, terremotos e incendios.

Sorprendentemente, esquiva a catástrofes y episodios bélicos, mantiene su esplendor la Iglesia de San Agustín, la primera construida por los españoles a su llegada a Manila en 1571, uno de los mejores ejemplos del barroco en Asia, que imitaba el estilo de la época en México.

Aunque, como recuerda Asido, no todos los edificios religiosos corrieron la misma suerte y "numerosas iglesias y conventos, además de universidades asentadas en el barrio amurallado, quedaron irrecuperables".

Lo sorprendente es que se conserva prácticamente indemne el perímetro de la muralla y su principal entrada, el Fuerte de Santiago, el primer legado español de la ciudad, edificado en 1571 cuando Miguel López de Legazpi conquistó Manila.

LA MURALLA MEJOR CONSERVADA

"Se conserva casi intacto buena parte del circuito amurallado, lo cual es excepcional. Un ejemplo único de un testimonio de la civilización y de la fuerza de los ingenieros españoles en Asia", apuntó a Efe Alfredo Morales, doctor en Historia del Arte por la Universidad de Sevilla, gran conocedor de Intramuros.

Morales también destacó que Intramuros conserva "la traza original de la ciudad desde el siglo XVI, con una mínima alteración en las manzanas, aunque buena parte de los edificios hayan desaparecido", lo que convierte en barrio en un objeto de estudio de inmenso valor sobre el legado colonial español en el mundo.

Según el profesor, la importancia de Intramuros es indudable y debería ser Patrimonio de la Humanidad, como son otras ciudades coloniales españolas, aunque admitió que todavía queda "mucho trabajo de estudio que hacer, así como de conservación y restauración".

Una pérdida irrecuperable por culpa de la guerra fue el conjunto de casas de Intramuros, donde vivían las grandes familias españolas de la época, con un diseño arquitectónico particular que no se encuentra en otras ciudades coloniales españolas como La Habana Vieja, Cartagena de Indias o San Juan de Puerto Rico.

"Uno de los detalles más singulares son las ventanas de capiz. Eso es un caso único, probablemente influencia de la India, que permitían crear unos ambientes con una luminosidad muy especial", explicó Morales, sobre el valor perdido de las viviendas del antiguo barrio amurallado.

EL ESTIGMA COLONIAL

Para Morales, la rehabilitación del barrio pasa por "educar a los filipinos para que aprendan a apreciar el valor patrimonial de Intramuros", ya que es "su herencia", 333 años de su historia hasta el fin de la colonia en 1898.

"Antes existía el prejuicio hacia lo colonial. Afortunadamente, los filipinos ya han integrado la colonia en su historia. Intramuros es de la época colonial española, pero también es filipino. Es muy importante que hayan asumido la filipinidad del barrio", apunta el director del Instituto Cervantes en Filipinas, Javier Galván.

En su labor de difusión del español por el mundo, el Cervantes también quiere jugar su papel en el revivir de Intramuros -en cuyas calles siglos atrás solo se hablaba español- y hace dos años abrió allí una nueva sede, la Casa Azul, que entre otras cosas aloja una biblioteca de más de 30.000 libros, incluidas obras originales del siglo XIX.

"Es importante que las instituciones apuesten por el centro histórico", señaló Galván, que destacó la presencia de prestigiosas universidades, así como el Manila Bulletin y el Manila Times, los dos diarios más antiguos del país.

Sara Gómez Armas

Etiquetas
Publicado el
3 de marzo de 2020 - 11:40 h

Descubre nuestras apps

stats