Noticia de agencia

Noticia servida automáticamente por la Agencia EFE

Esta información es un teletipo de la Agencia EFE y se publica en nuestra web de manera automática como parte del servicio que nos ofrece esta agencia de noticias. No ha sido editado ni titulado por un periodista de eldiario.es.

El Museo Nacional de Colombia explora la lucha de Botero contra los moldes

El Museo Nacional de Colombia explora la lucha de Botero contra los moldes

EFE

Bogotá —

Fernando Botero, como los grandes artistas, llegó a la cúspide artística a base de ensayo y error, probando distintos estilos que midieron su creatividad y le enfrentaron a los moldes, un recorrido que se plasma en la exposición que inaugura hoy el Museo Nacional de Colombia.

Tal y como explica a Efe el director de ese museo, Daniel Castro, los visitantes que acudan a ver la exposición "El joven maestro. Botero, obra temprana", tendrán "la posibilidad de concentrar la mirada en un momento especifico de esa producción del artista", en la etapa en que conformó su estilo.

Este recorrido se encuentra dividido en tres etapas con obras realizadas en Colombia, Estados Unidos y Europa y que según su comisario, Christian Padilla, es un recorrido que "explora un artista ecléctico, joven, con ganas de romper con los moldes".

También se evidencia su exploración de movimientos artísticos como el expresionismo abstracto, hasta llegar al "boterismo" de hoy, distinguido en todo el mundo por alterar el volumen de los cuerpos y los objetos.

El primer periodo, "El Giotto es mucho mejor que Playboy" (1948-1954), recibe ese nombre de una experiencia de Botero (Medellín, 1932), que coleccionaba las revistas Playboy y realizaba copias de sus desnudos.

Sin embargo, al mostrar los dibujos a su maestro de pintura Rafael Sáenz, él le dijo que esos desnudos eran "horrendos" y le mostró cuadros del pintor renacentista Giotto, explica Padilla.

En esta primera etapa de la exposición, se muestran los primeros trabajos en acuarela, característicos de la escuela antioqueña y resalta la influencia que los pintores de esa región, Pedro Nel Gómez e Ignacio Gómez Jaramillo.

Aquí, los visitantes pueden ver "Boceto para 'Frente al Mar'" (1951), un esbozo del trabajo en óleo con el que ganó el segundo premio del Salón Nacional en 1952 a los 20 años.

La obra original "Frente al Mar" (1952) recrea una escena que Botero observó en Tolú, en el caribe colombiano, cuando una persona estaba siendo arrastrada hacia su lugar de tortura.

Esta imagen, que plasma el "conflicto bipardista" de liberales y conservadores entre 1948 y 1958, conocido como "La Violencia", puede considerarse como el primer trabajo con tintes políticos del artista.

El segundo periodo, "Solamente Hércules o Sansón podrían alzar la mandolina" (1955-1957), contiene sus primeras obras hechas en Europa y evidencia la admiración de Botero por el artista mexicano Rufino Tamayo, cuya obra contempló cuando viajó a ese país en 1956.

Durante ese lapso de tiempo empezó a jugar con los volúmenes de los objetos, en especial en la serie de las mandolinas de 1956 y 1957.

Al ver esas alteraciones, la crítica dijo que esas formas solo podrían ser alzadas por Hércules o Sansón.

A raíz de este juego con el volumen, su obra empieza a tener un enfoque por las naturalezas muertas, aunque su tarea pendiente era trasladar esa técnica hacia los cuerpos.

La exposición la cierra "Botero NO triunfó en Nueva York" (1958-1963), que recuerda un respuesta sarcástica del pintor a la negativa recepción de su obra por parte de la crítica neoyorquina.

Entre los cuadros expuestos sobresale "Camera degli Sposi (Homenaje a Mantegna) II" (1961), donde conmemora el mural homónimo que realizó el italiano Andrea Mantegna para el palacio ducal de Mantua.

Durante esos años Botero fue partícipe del estilo impuesto por el expresionismo abstracto y se observan en los cuadros "líneas nerviosas" como también "violencia" en las pinceladas, explica Padilla.

Habiendo comprendido una larga búsqueda por su identidad, se dio cuenta, alrededor de 1962, de que esa corriente artística era "ajena" a sus intenciones, agrega el comisario.

Finalmente, en 1963 logra dar la "estocada final" a su recorrido introspectivo, y encuentra en rasgos del pop los detalles que culminan con el "boterismo" que conocemos hasta la fecha.

Esta muestra cuenta con 54 obras hechas por el artista colombiano y estará abierta al público desde mañana hasta el 28 de octubre.

Etiquetas
Publicado el
3 de agosto de 2018 - 21:39 h

Descubre nuestras apps

stats