eldiario.es

9
Menú

Cultura

LOS DISCOS DE LA SEMANA

El exhibicionismo de un Kanye West aburrido, traumatizado y poco inspirado

Además de lo último de Kanye West, comentamos los nuevos discos de Chancha Via Circuito, Hilary Woods, Joaquín Pascual, John Hassell, Sami Baha y Jorja Smith

- PUBLICIDAD -

Kanye West

Ye
Def Jam / Universal
R'n'B
5/10

La diferencia entre dos deportistas tan ególatras y talentosos como Cristiano Ronaldo y Zlatan Ibrahimovic es que, mientras el primero ha colaborado a que sus equipos alzaran infinidad de trofeos, el sueco siempre se recordará por sus acciones individuales. En esencia, lo que distancia a un fuera de serie de un gran jugador. En cierto modo, la carrera de Kanye West engloba esos dos perfiles.

En el inicio, West se hartó de marcar goles y ganar finales firmando discos como The College Droput, 808s & heartbreak o My Beautiful Dark Twisted Fantasy, con los que reinventó la música negra comercial norteamericana. De un tiempo a esta parte, sin embargo, su figura se parece demasiado a la del delantero al que nadie discute sus condiciones, pero del que con el paso del tiempo se recordarán sus salidas de tono más que su capacidad goleadora.

No son pocos los discos que, partiendo de experiencias traumáticas y severas disfunciones psicológicas, se convierten en fascinantes retratos del lado oscuro. No es el caso de Ye, desde luego, un trabajo al que puestos a buscarle las cosquillas y vista su duración, podría hasta discutírsele la categoría de álbum.

Así de rácana se ha mostrado la creatividad de West tras dos años de lucha contra todo y contra todos, empezando por él mismo. A fin de cuentas sus salidas de tono con otras estrellas del pop, el sorprendente y explícito apoyo a Donald Trump o hasta la relación con su esposa Kim Kardashian, se han convertido en una suerte de performance artística a tiempo real y de dudoso gusto.

Con sus herederos, los Frank Ocean, A$AP Rocky, Kendrick Lamar y compañía, merendándoselo creativamente, Kanye publica ahora un disco que es también un ejercicio de exhibicionismo. Habla de sus instintos suicidas en I Thought About Killing You, violenta la intimidad familiar, y, un poco a medio camino de ambas cosas, expresa sus remordimientos de conciencia.

No obstante, la Historia de la música pop nos enseña que el público puede llegar a perdonar que un artista sea un impresentable, pero nunca que sea un impresentable aburrido. Y si en lo lírico Ye se lee casi como una revista del corazón, musicalmente estas siete canciones de soul sofisticado y r'n'b al tran tran confirman lo que ya sospechábamos: Kanye ha perdido el paso.

 

Chancha Via Circuito

Bienaventuranza
Wonderwheel
ELECTRÓNICA / CUMBIA
7/10

Pedro Canale, alias del productor tras Chancha Vía Circuito, es uno de los nombres decisivos en la divulgación del folklore latinoamericano que está gozando de enormes niveles de aceptación a nivel mundial. En su cuarto álbum, cuando ya se ha cumplido una década de su primera referencia, Canale reincide en su fórmula: lo tradicional alcanza un nuevo estadio en un contexto electrónico, cercano a la música de baile.

En cualquier caso,  Bienaventuranza es un álbum que cuenta con un misticismo inédito en los trabajos precedentes de Chancha. Apoyándose en colaboraciones como las de Mateo Kingman, Gianluz, Lido Pimienta & Manu Ranks o Kaleema, a lo largo de estas doce canciones el protagonismo electrónico de antaño deja paso a atmósferas misteriosas, que evocan escenarios selváticos y civilizaciones perdidas.

 

Hilary Woods

Colt
Sacred Bones / Popstock!
POP
7/10

Su bagaje le delata. Y no me refiero tanto a su paso por la veterana banda dublinesa JJ72, de la que formó parte tocando el bajo, como a sus años mozos como estudiante de cine. En su primer disco en solitario, Hilary Woods abandona los hábitos rockeros de los citados JJ72 para entregarse a un ejercicio de pop ambiental con mucho de cinemático.

Con el piano, las cajas de ritmos y algunos sintetizadores como herramientas, la música de Woods, aún encajando de lleno en el concepto canción, parece pensada para ambientar imágenes en movimiento.

Su naturaleza gaseosa, melancólica y por encima de todo misteriosa, se mira en el espejo de la música que Angelo Badalamenti y David Lynch escribieron para Julee Cruise. Obviamente, ni Woods es una cantante del calibre de aquella, ni estos temas están tocados por el golpe de genio de las piezas inolvidables que formaron parte de la banda sonora de Twin Peaks. Lo que no quita para que Colt sea una agradable sorpresa para el amante del dream pop.

 

Joaquín Pascual

EX
El ritmo de los acontecimientos
POP
8/10

Lo nuevo de Joaquín Pascual ( Surfin' Bichos, Mecromina, Travolta) ha sido cocinado entre la intimidad del hogar y algún lugar ignoto del espacio exterior. En casa, enganchado al piano, Pascual compuso una serie de melodías "satienescas" y de estructura libre que le ofrecían más libertad que nunca a la hora de encajar las letras. El resultado de ello son ocho canciones que se debaten entre la pornografía emocional y el escapismo.

No son pocas las referencias al cielo y las estrellas: "Imaginas siempre el mismo espacio oscuro y profundo. Con pequeñas luces que destellan. Viejas estrellas. Lentamente cruzan nebulosas y siguen su viaje. Armonías de sonidos nunca escuchados antes. Allí guardas tú su recuerdo. Nada te conecta con la tierra y así, por un momento, estás fuera de ella" dice en Espacio imaginario, el tema que abre el disco, toma su pulso y hasta, en palabras del propio Pascual, podría haber llegado a darle nombre.

Son referencias constantes a una huida (física y emocional) que musicalmente están representadas por vaporosos arreglos de sintetizador. El trabajo más tremendista y personal firmado por el albaceteño en cuarenta años de carrera musical.

 

Jon Hassell

Listening to Pictures
Ndeya
EXPERIMENTAL
8/10

Nueve años después de su última referencia, Last Night the Moon Came Dropping Its Clothes in the Street, el norteamericano Jon Hassell está de vuelta con un álbum autoeditado, la primera referencia de un sello, Ndeya, que promete nuevos lanzamientos y la recuperación de material inédito del trompetista.

"Escuchando pinturas", el título de este disco, bien podría hacer referencia a la forma que tiene de entender la música su amigo y colaborador Brian Eno, que siempre ha tendido puentes entre las artes plásticas y la música. Junto a Eno Hassell puso nombre a una nueva etiqueta: Forth World, cuarto mundo, "un sonido que a la vez es primitivo y futurista que combina elementos de la música étnica de diferentes partes del mundo con técnicas electrónicas avanzadas".

Casi cuarenta años después de que esa definición se convirtiera en Possible Musics, la música de Hassell sigue situándose dentro de esas mismas coordenadas. A lo largo de las ocho piezas instrumentales que componen este disco las líneas melódicas que Hassell dibuja con sus trompeta parecen suspendidas en el éter, en medio de un crepitar compuesto a partir de sintetizadores y ritmos electrónicos.

 

Sami Baha

Free for All
Planet Mu
ELECTRÓNICA
8/10

El origen de Sami Baha explica en buena medida las peculiaridades de su música. Aunque lleva tres años instalado en el South London donde ha llegado a hacer carrera como productor de música electrónica, en realidad este joven músico turco pasó su adolescencia ejerciendo de MC en los barrios de Estambul. Una cosa llevó a la otra y Baha pronto comenzó a componer sus propias bases sobre las que disparar rapeados propio y ajenos.

Ese bagage y el enorme peso de la tradición musical de su país, se pueden rastrear en Free For All, disco que supone su debut largo y un paso adelante en comparación con el EP precedente Mavericks (2016), que podía inscribirse más claramente dentro de la etiqueta del "trap". De aquella etapa quedan aquí no sólo rastros sonoros sino también una lista de amistades entre los que se encuentra una de las principales luminarias del género, el sueco Yung Lean, o el norteamericano DJ Nate -al que más bien habría que situar dentro de la escena footwork-.

Aunque si hay una colaboración que marca una de las canciones de Free for All esa es la de los MCs de El Cairo Dawsha y Abanob, que con vierten Ahl El M8na en material pirotécnico.

 

Jorja Smith

Lost & Found
Famm / Sony
R'N'B / SOUL
7/10

Echar un vistazo al reguero de colaboraciones que en los últimos dos años Jorja Smith ha ido dejando diseminadas por discos ajenos era más que suficiente para vaticinar que la carrera de esta joven cantante (21 años recién cumplidos) tenía un gran futuro por delante. Drake la descubrió y otras estrellas como Kendrick Lamar, Kali Uchis, Stormzy o Rag'n'Bone Man se beneficiaron de su virtuosa voz en temas propios. Que Jorja Smith echara a andar su propia carrera era sólo cuestión de tiempo.

Se cumplen los plazos y la británica se estrena con un disco que la sitúa a medio camino del r'n'b y un neo-soul que ha mamado desde la cuna: su padre era el vocalista principal de 2nd Naicha, banda menor que sin embargo Jorja reconoce como su principal influencia a la hora de arrancar su carrera artística.

Y efectivamente, si algo destaca a lo largo de estas doce canciones es el rango vocal de Smith. Si sabe conducir su carrera en la dirección correcta debería permitirle ser aquello que desee en un amplio espectro que va de Lauryn Hill a Sade, pasando por Amy Winehouse. Lo que necesita son canciones, precisamente aquello que en Lost & Found cuesta más trabajo encontrar.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha