eldiario.es

9

Cultura

Ha muerto Lou Reed

Es verdad: el mítico líder de The Velvet Underground y The Metal Machine Trio ha fallecido hoy a los 71 años, cuatro meses después de un trasplante de hígado

Lou Reed

Lou Reed

"Me temo que es verdad", ha confirmado su agente Andy Woolliscroft al Guardian: Lewis Allen "Lou" Reed, cofundador de la banda The Velvet Underground y líder de The Metal Machine Trio falleció hoy a los 71 años edad.

Las causas de la muerte de Reed no han sido reveladas. El músico se había sometido a un trasplante de hígado en mayo porque, según declaró su mujer Laurie Anderson al Times, "se estaba muriendo".

Anderson también dijo que no creía que se fuera a recuperar del todo de la operación. "Soy un milagro de la medicina, la física y la química, dijo él. Este verano fué ingresado de urgencia por deshidratación severa.

A pesar de los precedentes hospitalarios, la noticia se ha recibido con enorme sorpresa y desaliento. "Siento tanto oir que Lou Reed ha fallecido es un chock enorme! - ha dicho su amiga Kim Gordon de Sonic Youth en Twitter. Luke Haines: "Joder, mierda, Lou Reed. No".

"Mi amigo Lou Reed ha llegado al final de su canción, qué triste- ha tuiteado Salman Rushdie. -Pero mira, Lou, siempre darás un paseo por el lado salvaje de la vida. Siempre será un día perfecto". El actor y cómico Ricky Gervais, por su parte, escribió: "DEP Lou Reed, uno de los grandes artistas de nuestro tiempo". Ryan Adams ha escrito, simplemente, "Lou Reed".

La innecesaria biografía

Aunque se hizo famoso al frente de la Velvet, cuando Reed conoció a John Cale en 1964 ya había sacado discos con Pickwick Records. Primero se llamaron Primitives, después Warlocks. Sólo después de conocer al resto de la banda, el guitarrista Sterling Morrison y el batería Maureen Tucker se convirtieron en The Velvet Underground. Su colaboración con Cale, que era violinista, junto con el apadrinamientro de Warhol y la colaboración forzada pero mágica de la bellísima modelo alemana Nico reinventó el lenguaje del rock and roll.

El venerado disco del plátano (The Velvet Underground & Nico, 1967) fue un fracaso comercial y se ha convertido en uno de los más influyentes de la historia de la música contemporánea. "Sin Lou no existiría Bowie - escribe Lloyd Cole, líder de los Commotions- ¿Yo? Probablemente sería profesor de mates". Y probablemente tiene razón. Reed publicó dos discos más con la Velvet, después de que Warhol, Nico y, después de White Light/White Heat (1968) hasta Cale la hubieran abandonado: The Velvet Underground (1968) y Loaded (1970).

Su segundo disco en solitario, una joya del glam-rock producido por David Bowie y Mick Ronson (Transformer, 1972), se dedica a destrozar a los miembros del club más selecto de Nueva York: la Factory de Warhol. Como todo el mundo sabe, cada párrafo del principio de Walk on the Wild Side está dedicado a una persona en concreto. En Vicious, dedicado al propio Warhol, Lou le dice ladinamente, "Oye, me diste con una flor (...) pero me quieres dar con un palo". Otros dos clásicos instantáneos, versionados hasta la náusea: Satellite of Love y Walk on the Wild Side.

Los años negros

Con Berlin (1973), Reed se bajó del carro y se sumergió en la negrura de la famosa estación del Zoo: suicidios, abuso doméstico, prostitución adolescente, madres que pierden a sus hijos por culpa de la drogadicción. Aquellos que le acusan de glamurizar el consumo de drogas no han escuchado este durísimo disco conceptual, demasiado deprimente hasta para etiquetarlo como heroine-chic. En palabras de Loo: "Transformer es un albun divertido. Berlín no lo es".

Después de Sally Can’t Dance (1974) vino Metal Machine Music (1975), un disco doble experimental que hasta su discográfica etiquetó de Avant-garde y que le gustó a la crítica pero espantó a los radioyentes. Reed acabó el año apalancado en el mugriento (hoy menos) Gramercy Park Hotel, tratando de sobrellevar la adicción, la pena y el juicio con su exmanager Dennis Katz. "Un cadáver con pulso", decían de los conciertos. Coney Island Baby (1975) fue la última oportunidad que le dió RCA para redimirse y el disco que le salvó.  

Rolling Stone dijo que hasta tenía buen aspecto (arrogante, despejado, seguro de sí mismo) y declaró Coney Island Baby su mejor disco desde la Velvet.

El macarra domado

Después de capitanear los macarras 70, el los 80 se casó con Sylvia Morales y presentó The Blue Mask (1982). A partir de aquí, su carrera dió un giro más comercial y estable. New Sensations (1984) y New York (1989) son discos más políticos que callejeros, con canciones mordaces que agradaron a la crítica y afianzaron a los fans. En los 90 volvió a trabajar con sus antiguos colegas: John Cale en un tributo a Warhol llamado Songs For Drella (1991) y un revival tour con The Velvet Underground.




Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha