eldiario.es

9
Menú

Cultura

Esta primavera es para Pablo Und Destruktion, el antirock y la defensa de la familia

Empezamos esta semana de mayo con Actress, Gorillaz, Juana Molina, Mac DeMarco, Slowdive, Pablo Und Destruktion, Swans / Michael Gira y Thurston Moore.

- PUBLICIDAD -

Actress

AZD
Ninja Tune / [PIAS]
ELECTRÓNICA
8/10

La figura de Darren Cunningham está llena de contradicciones: es uno de los productores que más y mejor han sabido manejar las ideas que “explican” su música y, sin embargo, en alguna entrevista ha llegado a asegurar que los discos de Actress nacen mientras juguetea con el ordenador y fuma marihuana. Tras publicar el siniestro Ghettoville en 2014, el álbum que ponía punto y final a la trilogía que le convirtió en referente internacional del techno, dio a entender que era momento de clausurar el proyecto. Tres años más tarde, sin embargo, aquí está de vuelta con un nuevo disco que redefine el sonido Actress sin traicionarlo. Otro trabajo destinado a situarse en la vanguardia del género.

En esta ocasión, la argamasa conceptual gira alrededor de un elemento: el cromo. A propósito de la imagen de portada, fotografiada por Mehdi Lacoste, dice la responsable del sello Theresa Adebiyi que “es una poderosa declaración de intenciones sobre la ‘anatomía’ de los discos y una adecuada metáfora visual de la identidad pasajera”. Estas ideas se plasman precisamente en una colección de temas que afrontan desde diferentes aspectos las obsesiones musicales de Cunningham: del sampleo del mítico Rammellzee, a su propia propuesta de lo que debería ser la banda sonora de Blade Runner o un homenaje al Réquiem de Fauré.

 

Gorillaz

Humanz
Sony
POP-RAP
7/10

Lo comentábamos recientemente a propósito de otro lanzamiento: hay pocos motivos para celebrar el ascenso al poder de Donald Trump, pero sin duda uno de ellos es la cantidad de trabajos artísticos que están encontrando inspiración en esta suerte de distopía en tiempo real. La composición y grabación de Humanz, retorno de Gorillaz tras siete años de silencio, precede en realidad a la elección de Trump como Presidente de los EE UU. Y aunque Damon Albarn no conciba el quinto álbum de Gorillaz como una obra sobre el totalitarismo, sí que juega en diferentes momentos a imaginar como sería un mundo gobernado por gente como él. Aunque, como suele decirse en estos casos, la realidad siempre supera a la ficción…

En cualquier caso esa no es la única temática de un disco que funciona casi como una playlist y recupera el espíritu colaborativo de los primeros lanzamientos de Gorillaz, un planteamiento que se había difuminado con Plastic Beach (2010). En Humanz la presencia de estrellas invitadas como Vince Staples, De la Soul, Kelela, Mavis Staples o Danny Brown define en buena medida la dirección que toma cada una de la canciones. A partir de una producción de tintes futuristas, el disco se arrima a la cultura musical afroamerica contemporánea desde diferentes acercamientos que van del rap al soul. Al final tiene su punto de ironía que la colaboración de la que más se ha hablado en esta ocasión, la que enfrenta a Albarn y con su enemigo íntimo en la década de los noventa, Noel Gallagher, sea precisamente la menos representativa del disco.

 

Juana Molina

Halo
Crammed / Karonte
POP
7/10

Ahora que definitivamente la música latinoamericana se ha abierto al mundo con toda su riqueza, variantes y mutaciones, es más necesario que nunca reivindicar la carrera de la argentina Juana Molina, una pionera a la hora de conjugar lo local con lo universal con más de veinticinco años de carrera musical a sus espaldas.

En su octavo disco continúa desarrollando un universo personalísimo, en sus letras y wn lo sonoro. Una suerte de refugio a medio camino de lo costumbrista y lo onírico levantado a partir de ritmos sintéticos y/o tribales, esqueléticas melodías de guitarra, unas cuantas capas de texturas generadas por su colección particular de sintetizadores y su propia voz, caprichosa, infantil, coronándolo todo. Entre descripciones de su particular jardín del Edén y algún que otro relato de relaciones que saltan por los aires, Halo es una invitación, otra más, a asomarnos a su peculiar concepción del mundo.

 

Mac DeMarco

This Old Dog
Captured Tracks / Popstock!
POP
8/10

Tras dos álbumes, infinidad de lanzamientos paralelos y un reconocimiento unánime que le ha situado como cabeza visible del pop lo-fi de nuestro tiempo, si algo ha podido achacarse a DeMarco en en el lapso que va desde la publicación de 2 (2012) hasta nuestros días es el transitar una y otra vez por la misma autopista. Esa que arrancaría con los cantautores ácidos, pasaría por el pop posterior al punk de Televisión Personalities y parte del C-86, y que entroncaría con el indie alternativo de los noventa. Un mal -relativo- que en su tercer álbum remedia curiosamente autoimponiéndose limitaciones.

Construido casi por completo con una guitarra acústica y una caja de ritmos CR-78, su nuevo trabajo se convierte en el mejor valedor de la canción por encima de cuestiones más o menos accesorias como los arreglos, la producción o, incluso, el marketing. Porque de eso, de canciones, This Old Dogs va sobrado, confirmando el talento de de este joven canadiense que viene a ser a las nuevas generaciones lo que su compatriota Dan Bejar (Destroyer) a la precedente.

 

Pablo Und Destruktion

Predación
Sonido Muchacho
ROCK
8/10

Dice Pablo que Predación pone punto y final a una etapa, casi una cuatrilogía, dedicada al estudio del amor en sus diferentes variantes. Amor romántico, social, espiritual,… de todo hay en un disco de una intensidad lírica tal que sitúa al asturiano casi siempre en el filo de lo sublime y el exceso.

Por vez primera Pablo escribió las letras de forma previa e independiente a la composición de las canciones, lo que se traduce en un disco formalmente más uniforme que los tres que le preceden. Registrado prácticamente en directo en los estudios de Paco Loco, Predación explota las posibilidades de una banda experimentada, que cuenta en sus filas con componentes de Cynics, Doctor Explosión o Schwarz y apuesta por un rock ligeramente psicodélico, furioso las más de las veces, en busca ese momento de éxtasis que sin duda van a alcanzar en directo.

Porque el éxtasis, espiritual, carnal y hasta sociopolítico, es uno de los motores de un álbum que en un ejercicio de “antirock” reivindica los valores de la famila y los ancestros – El mejor traje de seda, la canción popular asturiana A la mar fui a por naranjas que hace años ya versionó en su grupo de juventud Silencio Oso- y describe un panorama en el que Europa se asoma al abismo ante el empuje del mundo musulman - El enemigo está dentro, Conquistarías Europa-. Es un trabajo plagado de ideas, muchas de ellas radicalmente alejadas de lo que entendemos como “políticamente correcto”, que anima a una digestión lenta y a las múltiples escuchas. Una verdadera rara avis dentro de ese cajón de sastre que es el rock en castellano y, aunque sólo fuera por ello, uno de los discos más estimulantes publicados en los últimos meses dentro y fuera de nuestras fronteras.

 

Slowdive

Slowdive
Dead Oceans / Popstock!
SHOEGAZE
7/10

Recientemente la web británica The Quietus sometía a Neil Halstead al típico cuestionario sobre sus discos favoritos. Más allá de la pasión por la música que el líder de Slowdive transmite en sus respuestas, lo que llama la atención de su particular canon es el equilibrio perfecto entre tradición (Beatles, el recopilatorio Nuggets, The Byrds,…) y su obsesión por la creación de atmósferas (Cocteau Twins, Aphex Twin, My Bloody Valentine, The Jesus & Mary Chain,…). Es un contraste que, por si no había quedado claro el día que nació Mojave 3 tras disolverse Slowdive, se resalta en este disco homónimo, cuarto de la banda y primero tras la reunión de 2014.

Convertidos con el paso del tiempo en iconos de un género tan influyente para las posteriores generaciones como desdeñado desde el punto de vista crítico, el shoegaze, Solwdive están de vuelta con un disco que les sitúa veinte años después en el punto exacto en el que decidieron tirar la toalla. Bajo la piel y escondidas tras una densa neblina, laten canciones que podrían interpretarse con una guitarra acústica o incluso -en el caso de Falling Ashes, el cierre- con un simple motivo al piano. Nada que ver con la vocación trasgresora de otros compañeros de generación. En esencia eso les hizo diferentes en su momento y todavía justifica el culto generado a su alrededor.

 

Swans / Michael Gira

The Great Annihilator / Drainland
Mute / [PIAS]
ROCK / INDUSTRIAL
8/10

A medidados de la década de los noventa Michael Gira ponía fin a la etapa gótico-folk de Swans, marcada por las ilustraciones de unos siniestros conejitos en la portada de los discos, y afrontaba dos discos que a la postre se convertirían en los últimos del grupo hasta su sonada reunión de 2010. El primero de ellos, todavía con una banda detrás que incluía a Jarboe y Norman Westberg, es este The Great Annihilator (1995). Aunque todavía quedaban lejos las largas progresiones instrumentales que han marcado su reunión quince años después y que empezaron a intuirse en Soundtracks for the Blind, en The Great Annihilator sí que se encuentran buena parte de las virtudes de los Swans de hoy en día: un sonido feroz y acongojante, en búsqueda constante del éxtasis.

Esta reedición cuenta además con un segundo disco con otro lanzamiento de aquel mismo año, una suerte de anticipo del material que pocos años después empezaría a publicar bajo el nombre de The Angels of Light: Drainland es un álbum acreditado a Michael Gira, editado originalmente por Alternative Tentacles, y que daba continuidad a esa etapa dark-folk de los Swans. Registrado con la ayuda de uno de los padrinos del género industrial, Bill Rieflin (Ministry, The revolting Cocks, Nine Inch Nails,…) y con Jarboe todavía a su lado, Drainland se debate entre estructuras esqueléticas construidas a partir de la guitarra acústica y una serie de efectos sonoros que refuerzan su ya de por sí natural goticismo. Piezas tan certeras como Where Does Your Body Begin? adelantan las líneas maestras de buena parte de la producción musical en solitario de Gira durante los diez siguientes años.

 

Thurston Moore

Rock n Roll Consciousness
Caroline / Music As Usual
ROCK
7/10

La sonada separación entre Kim Gordon y Thurston Moore no sólo puso punto y final a una de las aventuras musicales más fascinantes del rock alternativo, Sonic Youth, sino que sirvió para que este último arrancara una nueva etapa, ya instalado en Londres, en la que sin descuidar sus habituales aventuras free y avant-garde ha potenciado su faceta de compositor art-rock. Rock’n’Roll Consciousness recoge pues el testigo de The Best Day (2014), aunque desde un punto de vista estético va un paso más allá y perfectamente podría figurar entre la discografía de Sonic Youth. No en vano aquí está el cincuenta por ciento de la formación clásica: su inseparable Steve Shelley también le acompaña aquí golpeando la batería con su inconfundible estilo. El resto de la banda la forman Deb Googe -alejada aquí del agresivo registro que maneja en My Bloody Valentine- y James Sedwards como guitarra de apoyo, ambos ya presentes en el anterior disco de Thurston. El rodaje de la formación se concreta en cinco temas con largos desarrollos instrumentales, art rock progresivo en la línea del estilo que Moore desarrolló en Sonic Youth desde aproximadamente Washing Machine hasta su disolución en 2011.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha