eldiario.es

9

Cultura

8 himnos alternativos para celebrar el orgullo gay

Porque reivindicar la diversidad y exigir la igualdad de derechos no está reñido con la buena música, hacemos una selección que no incluye a Shakira: del synth pop de los 80 a la cumbia eléctrica pasando por Jonathan Richman.

Te lo dice Laura Jane Grace, lider de Against Me! y persona maravillosa en general

Te lo dice Laura Jane Grace, lider de Against Me! y persona maravillosa en general

Smalltown Boy (Bronsky Beat, 1984)

Antes del famoso proyecto It gets better estaba Smalltown boy, el himno que catapultó el primer disco de Bronsky Beat en 1984.Y el único de la banda en el que canta Jimmy Sommerville antes de fundar The Communards. Además pegajosa e irresistible, Smalltown boy no puede ser más reivindicativa: Inglaterra había sacado los actos homosexuales del código penal en 1967, pero la edad de consentimiento que da título al disco seguía siendo 21, mientras que en el resto de Europa se había establecido en 16. El drama de ese chico que huye de su ciudad porque "el amor que necesitas / nunca lo encontraras en casa" era el de todos los adolescentes gays británicos, con los extras de violencia añadida de una sociedad homófoba. Fue nº3 en las listas británicas.

You're so Beautiful (ft. Jamal)

Técnicamente, esta canción es parte de la banda sonora de Empire, un intenso drama sobre el imperio discográfico de una familia de leyendas del soul, del R&B y el hip hop. Y, técnicamente, es un canto de amor heterosexual que el patriarca escribió para la matriarca antes de dejar que pasara 17 años en la trena por un crimen que cometió él.

O lo era, hasta que su hijo Jamal -el Frank Ocean de la serie, y el mejor hermano de los tres- le cambia una línea a la letra para salir del armario. Ahí la cara que pone su padre cuando Jamal canta "Its the kind of song that makes a man love a man" (es la clase de canción que hace que un hombre ame a otro hombre). Y sí, esa es Naomi Campbell sentada en las rodillas de un menor. Ya dijimos que era una serie entretenida. ¡Es una adaptación del Rey Lear!

F.Y.R. (Le Tigre, 2001)

F.Y.R. es el acrónimo de Fifty Years Of Ridicule (50 años de ridículo). Kathleen Hanna y CIA cogen el nombre de un capítulo de La Dialéctica del sexo de Shulamith Firestone, todavía hoy uno de los textos feministas más radicales jamás escritos y que se refiere al medio siglo que separa el triunfo de las sufragistas y "la expansión de la franquicia feminista" en los años 20 de la publicación del libro en 1970. El proceso de asimilación, banalización y desmantelación que tan bien se cuenta en Mad men.

Le Tigre lo actuazaba en 2001diciendo “Podemos cambiar el capítulo IX / por el fin de los delitos de odio (...) No eres tu, es el mundo / que está completamente loco / Porque cambiamos el puto voto con fraudes electorales en los distritos pobres (y celebramos el matrimonio gay reforzando las viejas leyes contra la sodomía". Combinar con I Like Fucking de Bikini Kill y agitar con decisión.

I was dancing on a lesbian bar (Jonathan Richman, 1992)

En The girl stands up to me now, Richman cantaba de una novia que al principio le daba la razón en todo y que, de repente -presumo que a los cuatro meses- ya no. Con la gracia típica de este cantautor único, quizá el único espíritu verdaderamente libre de la historia de la música, comenta: la primera vez que me dijo no, tío fue brutal / pero ahora la prefiero así, dura, dura, dura. En I was dancing on a lesbian bar, Richman está bailando aburrido y solo en un bar convencional cuando unos chicos se los llevan a un bar de lesbianas en la zona industrial.

Richman los compara y las comparaciones son bien odiosas: En el primer bar era todo pararse y mirar / en este bar es todo laissez faire (...) En el primer bar todo el mundo bebía a sorbitos / en este bar todo el mundo meneaba las caderas (...) En fin, aquel bar no estaba mal / pero en el otro era más mi lugar. En fin, una canción perfecta para empezar la fiesta en casa.

Sisters in the Struggle (Lesbians on Ecstasy)

Lesbians on Ecstasy son cuatro gamberras de Quebeq y se dedican al robo y al pillaje. Lo que le hicieron a Chicks on Speed -cogerles el nombre y darle la vuelta- es lo que hacen con todos los grandes himnos del mujer-contra-mujer, de las trágicas y torturadas Tracy Chapman y Melissa Etheridge a las orgullosas Tribe8, Team Dresch o Indigo Girls y ponerlos a saltar para la pista, la juerga y el gamberreo. En este caso, vestidas de combo setentero folk y con el típico vídeo de irse al bosque a masticar LSD pero cantando We've been waiting all our lives for our sisters to be our lovers (Llevamos toda la vida esperando a que nuestras hermanas se conviertan en nuestras amantes).

Physical (James Kent, 2007)

Si todo esto de actualizar, adaptar y homenajear parece demasiado serio, es hora de recordar lo que el jefe del queercore James Kent -antes conocido como Nick Name- hizo con el clásico de una Olivia Newton John. Physical ya era un himno gay, con aquel vídeo de musculados pupilos dirigido por Brian Grant y la diva casi fosforescente disfrazada de Footloose. Kent le coge todos los dobles sentidos de la canción y los pone mirando a Xanadú sin tocar una sola coma. I've been patient, I've been good / trying to keep my hands off the table (He sido paciente, me he portado bien / tratando de mantener las manos quietas), etc. El disco, como previo aviso, se titula Decade of Dirt (1997-2007).

True trans soul rebel (Against Me!)

La más trágica de todas, con una devastadora última estrofa (Deberías haber sido madre / deberías haber sido esposa) pero nos gusta porque su estribillo que es al mismo tiempo desesperado y triunfal: Does god bless your transsexual heart /True Trans Soul Rebel? Y porque Laura Jane Grace (hasta hace bien poco Thomas James Gabel) acaba de empezar un programa documental en AOL en el que viaja por los EEUU entrevistando a transexuales y hablando de su propia historia: hijo de un militar en un suburbio de Florida con "disforia de género" y pasión por el punk rock.

No es casual que su banda se llamara Against Me!. Tampoco es casual que Miley Cyrus se conforme con hacerle los coros en esta versión acústica para su Happy Hippie Foundation, una organización de apoyo para los miembros más jovenes de la comunidad LGBT.

Gascón (Kumbia Queers, 2012)

Porque en estos días no hay fiesta sin cumbia y porque las seis componentes de este grupo de punk tropical eléctrico natural de Buenos Aires incluye sospechosas habituales como las She Devilsy Juana Chang (Argentina) o Ali Gua Gua de Las Ultrasónicas (México). Para empezar, continuar o terminar cualquier fiesta con el orgullo bien arriba.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha