Noticia de agencia

Noticia servida automáticamente por la Agencia EFE

Esta información es un teletipo de la Agencia EFE y se publica en nuestra web de manera automática como parte del servicio que nos ofrece esta agencia de noticias. No ha sido editado ni titulado por un periodista de eldiario.es.

Mutter: los jóvenes ven la clásica como los mayores el pop, como una basura

Mutter: los jóvenes ven la clásica como los mayores el pop, como una basura

EFE

Madrid —

Si Mahoma no va a la montaña, la montaña tendrá que ir a Mahoma. Eso fue lo que pensó la célebre violinista alemana Anne-Sophie Mutter, que acaba de editar un nuevo disco, cuando decidió subirse al escenario de un club nocturno para llevar su música a un público "diferente".

"Es divertido que la mayoría de gente de mi edad crea que la música pop es una basura, y que los jóvenes vean así a la música clásica", explica divertida la alemana (Rheinfelden Baden, 1963) en una entrevista con Efe a su paso por Madrid, donde ayer tocó en el Auditorio Nacional con la Reina Sofía entre el público.

La niña de los ojos de Herbert Von Karajan, que la "descubrió" cuando tenía solo 13 años y la invitó a tocar con la Filarmónica de Berlín, ha inaugurado la temporada de Juventudes Musicales de Madrid.

Lo ha hecho con The Mutter Virtuosi, un conjunto de jóvenes músicos patrocinado por la fundación que lleva su nombre y entre los que se encuentra un español, Pablo Fernández.

Con ellos acaba de publicar "The Club Album. Live from Yellow Lounge" (Deutsche Grammophon), un álbum grabado en el club nocturno berlinés en el que estuvo tocando el pasado mes de mayo y que se conoce como "Neue Heimat" (nuevo hogar).

"Para que otros te entiendan, lo mejor es que tú te adaptes", afirma la violinista, quien reconoce que aunque odia admitirlo, a veces tiene una "mente muy cerrada", y al principio desconfiaba un poco sobre esta propuesta porque temía que fuese una cuestión de márketing.

"Nunca haría nada para comprometer la música", explica seria, y por eso al final decidió probar la experiencia de cambiar escenario y público para tocar una pieza de Mozart y una de Brahms.

Con más de 40 discos a sus espaldas, y 10 millones de ejemplares vendidos en todo el mundo, minutos antes de comenzar aquella experiencia le preguntó a su hermano "qué haría si a la gente no le gustaba", como si fuese la primera vez que se subía a un escenario, revela.

"Estaba totalmente fuera de mí misma, y para colmo Frank Peter Zimmermann, ¡mi superhéroe!, estaba allí. Yo solo pensaba: Dios mío, ¡no me va a volver a hablar nunca!", cuenta entre risas.

Pero el silencio de la sala la cautivó: "Era mucho más intenso que el de un gran auditorio. Fue la tarde más memorable e inolvidable de mi vida", reconoce.

Y por eso decidió repetir, aunque esta vez con un repertorio "más variado, el mejor posible", es decir, detalla, "Las cuatro estaciones" de Vivaldi, el "Ave María" de Bach-Gounod y el tema de la banda sonora de la película "La lista de Schindler", entre otros.

Música desde el siglo XVII hasta la actualidad, que ha decidido recoger en su nuevo álbum, y que la violinista alemana presentará en Madrid entre el 10 y el 16 de diciembre, siempre que encuentre un club en el que hacerlo, se ríe de nuevo.

"La gente tiende a seguir los prejuicios. Ese es uno de grandes fallos del hombre, que no somos capaces de poner los suficientes interrogantes en nuestro comportamiento", reconoce, y por ello hace hincapié en la importancia de la educación y la cultura en la sociedad.

Sócrates, recuerda, decía que "para convertirte en un ser humano debes saber sobre literatura, danza y música", por lo que considera la cultura como la más importante de las inversiones, junto con la educación.

"No nos convirtamos en máquinas de hacer dinero, es bueno tener dinero suficiente para sobrevivir, pero debemos invertir en convertirnos en humanos", recalca.

En estos momentos difíciles que atraviesa Europa, es importante "empatizar" pero también construir un puente que enseñe a el camino desde pequeños, en la escuela.

"La música es una manera no competitiva de estar juntos y sentirnos juntos, porque el chico que tienes al lado puede ser de otro país pero seguro que no es tan diferente a ti", cuenta Mutter, aunque los políticos "crean que invirtiendo en cultura no van a conseguir votos".

Etiquetas
Publicado el
16 de septiembre de 2015 - 17:23 h

Descubre nuestras apps

stats