eldiario.es

Menú

Cultura

La noche en que la reina Isabel II fue una inglesa más

- PUBLICIDAD -
La noche en que la reina Isabel II fue una inglesa más

La noche en que la reina Isabel II fue una inglesa más

El 8 de mayo de 1945, Londres celebraba el Día de la Victoria. Una entonces joven princesa, la futura reina Isabel II, y su hermana, Margarita, salieron de incógnito del Palacio de Buckingham para celebrar el final de la II Guerra Mundial, una escapada que Julian Jarrold reconstruye en "Noche real".

Con evidentes similitudes a "Vacaciones en Roma", pero a ritmo de charleston, la película, que se estrena en España el próximo viernes, sigue el camino abierto por "El discurso del Rey" de rescatar del olvido anécdotas de la Historia.

"No era una historia muy conocida", dice a Efe Jarrold, experto en películas de época como "Retorno a Brideshead" o "La joven Jane Austen". En este caso lo que le interesaba era contar cómo una princesa que siempre había estado aislada se mezclaba por primera vez, y solo durante unas horas, "con la gente común".

Asesorado por su documentalista, Jarrold recabó toda la información certera posible sobre aquella noche extraordinaria.

"Lo que sabemos es que la princesa salió, se mezcló con la gente, bailó la conga, fue al Ritz, acudió al palacio de Buckingham a medianoche, y cantó el 'Salve al rey' cuando su padre salió al balcón a saludar", explica.

"Aparentemente nadie la reconoció, y a eso de las tres de la mañana regresó al palacio. Lo que pasó entre medias, no se sabe", añade el director, que a partir de ahí deja volar su imaginación para incluir un conato de historia de amor con un soldado antimonárquico.

Sarah Gadon ("Drácula. La leyenda jamás contada") asume el papel de la joven Isabel, la más "sensata y responsable" de las dos hermanas, mientras que Bel Powley ("Diario de una chica adolescente") es la "traviesa" y "precoz" princesa Margarita.

"Todo lo relacionado con sus personalidades es real, tenemos muchos relatos y testimonios al respecto", asegura Jarrold, y cita concretamente el libro "Young Elizabeth: The Making of a Queen", de Kate Williams.

"Isabel era de intentar hacer siempre lo correcto. Al mismo tiempo tenía ese interés por conectar con la gente, porque había visto que su padre (Jorge VI) detestaba las multitudes y hablar en público, como sabemos por 'El discurso del rey', y nunca había sido capaz de traspasar esas inhibiciones. Ella necesitaba avanzar y superarlas".

Da la casualidad de que los abuelos de Gadon se conocieron en la vida real durante aquella noche "mágica" en la que "cualquier cosa podía suceder", y de la que de hecho salieron multitud de parejas que hasta entonces no se conocían.

"Gadon hizo una audición perfecta, tenía esa cualidad inocente y serena. Es canadiense, pero tenía el acento perfecto, y es difícil encontrar personas hoy que entiendan la moral de esa época, en la que no había tanto individualismo, sino que primaba la idea del servicio a los demás", señala Jarrold.

En cuanto a la británica Bel Powley, ofrece un registro completamente diferente del que mostró el año pasado en "Diario de una chica adolescente".

"Es una actriz de teatro muy buena y muy ingeniosa. Ha logrado capturar esa locura del personaje y hacerla creíble. Aunque también hay un aspecto triste, la llaman P2 porque no tiene un papel en la vida", dice.

Rupert Everett como Jorge VI y Emily Watson en el papel de reina madre completan el reparto del filme que bebe rítmicamente de la comedia norteamericana de los años 30 y 40 ("screwball comedy").

"La extrañeza de los rituales de palacio es surrealista y abordarlos desde un punto de vista cómico me parecía rentable" sostiene el cineasta.

Magdalena Tsanis

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha