La portada de mañana
Acceder
La derecha tiene un 87% de posibilidades de lograr la mayoría absoluta el 4M
Arranca la vacunación contra la COVID de enfermos crónicos
Opinión - El 'atado y bien atado' era esto, por Rosa María Artal
Noticia de agencia

Noticia servida automáticamente por la Agencia EFE

Esta información es un teletipo de la Agencia EFE y se publica en nuestra web de manera automática como parte del servicio que nos ofrece esta agencia de noticias. No ha sido editado ni titulado por un periodista de eldiario.es.

Olga Pericet: Ya está bien de pantallas, ahora toca piel

La bailarina y coreógrafa cordobesa Olga Pericet, en una fotografía facilitada por ella, tiene el privilegio de ser de los pocos artistas que actuarán en un teatro este mes, este domingo en los del Canal dentro del festival Madrid en Danza, y lo hace convencida de que es lo que hay que hacer, según afirma en una entrevista con Efe: "Ya está bien de pantallas, ahora toca piel".

EFE

Madrid —

0

La bailarina y coreógrafa cordobesa Olga Pericet (1975) tiene el privilegio de ser de los pocos artistas que actuarán en un teatro este mes, este domingo en los del Canal dentro del festival Madrid en Danza, y lo hace convencida de que es lo que hay que hacer: "Ya está bien de pantallas, ahora toca piel".

Sabe que es "raro" estar entre el puñado de artistas que podrán presumir de ser de los primeros que actuaron en un teatro tras la pandemia del coronavirus y pisar un escenario ante público "de verdad" y no virtual.

"Quiero que el 'streaming' sume y no reste y que la gente vaya al teatro. Quiero que la gente quiera consumir teatro, sin miedo. Ya está bien de pantalla, ahora toca piel. Aunque aún falta para la normalidad tenemos que pasar ya más fases y vernos de verdad. Esto nos ha dado mucha esperanza", señala la artista en una entrevista con Efe.

Trae a Madrid en Danza, con las entradas agotadas -como el resto de espectáculos que ha programado Aída Gómez para el teatro que dirige Blanca Li- "Un cuerpo infinito", un espectáculo en el que indaga en el impacto y la fuerza de la bailaora Carmen Amaya y que ya estrenó en ese mismo recinto hace un año.

"El espectáculo ha cogido una magnitud que me está gustando mucho. Lo dejo muy abierto. Ha habido algunas adaptaciones por las precauciones por la pandemia, pero este tiempo que ha pasado lo ha enriquecido", subraya.

Quizá el suyo sea de los primeros espectáculos que hace un guiño a lo sucedido: "Hay un momento en el que, justo cuando estamos más juntos en el escenario, llevamos pantallas de protección. Queda muy curioso, no es forzado, más bien un guiño".

En el montaje la acompañan un cuarteto lírico, un guitarrista, un percusionista, una cantaora y un cantaor, un trompetista y dos actrices.

Para cumplir con los protocolos de seguridad, se han "expandido" por toda la escena, para estar más separados, pero eso hace que, de forma paradójica, "todo esté más lleno, más completo".

"Nos parecía muy importante plasmar en la escena el momento que estamos viviendo. El distanciamiento ha hecho aflorar la creatividad y, dentro de las dificultades y complicaciones, ves que todo suma. Todos tenemos unas ganas increíbles de bailar", apostilla.

En escena, ella no es Carmen Amaya (1918-1963), la mítica bailaora catalana que "puso del revés" las estructuras del flamenco, sino su "compañera".

"Ahora ella está más conmigo a la vez que yo bailo más. Es un tándem que mueve a todos y aunque la velocidad acelere o disminuya no hay gravedad porque todo ha cogido más profundidad. La vemos respirar en cada escena. Es un trabajo que me ha hecho crecer muchísimo", describe.

Su propósito es que se viera a Amaya "reflejada" en escena, su estudio pero también "su espíritu, dolor y humanidad": "Me verán bailar a mí pero ella está todo el tiempo conmigo", asegura Pericet, premio Nacional de Danza 2018.

Amaya fue la bailaora más famosa del siglo pasado, la que más impacto tuvo en sus compañeros, y la propuesta de Pericet es un viaje de "autoconocimiento" físico y espiritual, "un paseo muscular al límite, lo que significa mucho dolor tanto físico como del alma".

La bailaora catalana era y es, ha subrayado, "inimitable", una figura que "han sacado del tiempo" para que habite "el vacío", "el archivo de la penumbra, el de los cuerpos infinitos".

Marcos Flores le ha acompañado en la creación de esta "locura, en la que la improvisación también tiene espacio", en consonancia con la libertad creadora de Amaya, "que no fue una maestra de dejar escuela sino la esencia que cambió el baile de hombres y mujeres".

Coproducida por los Teatros del Canal, "Un cuerpo infinito" está dirigida por Carlota Ferrer con la asesoría en la dramaturgia de Roberto Fratini y en la coreográfica de Marco Flores, Rafael Estevez y Alberto Paños.

Concha Barrigós

Etiquetas
Publicado el
20 de junio de 2020 - 17:32 h

Descubre nuestras apps

stats