eldiario.es

9

Cultura

Plegarias no atendidas: ¿qué pasó con la Ley de Mecenazgo?

El gran proyecto de mecenazgo privado del secretario de Estado de Cultura ha quedado reducido a una serie de incentivos fiscales para el ciudadano medio

Los ciudadanos que inviertan 150 euros en las artes podrán desgravarse un 75% de dicha cantidad y del 35% al 40% en el impuesto de sociedades

Lassalle ha afirmado que con esta medida se democratiza el mecenazgo, dando paso a una suerte de micromecenazgo o sistema de crowdfunding, insuficiente según el sector para reflotar la implicación social con la cultura

 
Lassalle anuncia un incremento para Cultura en los Presupuestos del Estado

Lassalle fracasa en su proyecto de Ley de Mecenazgo

José María Lassalle adelantaba ayer en el Encuentro de Editores Iberoamericanos algunas de las políticas más polémicas del Ministerio de José Ignacio Wert. Entre ellas destaca el proyecto de Ley de Mecenazgo, que ha hecho aguas en la reforma fiscal con unas condiciones muy alejadas de las idóneas que anunciaba el secretario de Estado de Cultura. “Ya no hace falta ser rico para apoyar la creación de arte y cultura”.

"En España hay una Ley de Mecenazgo que lleva vigente desde los años 90 y está siendo ahora mismo objeto de modificación. La Ley de Mecenazgo son básicamente incentivos fiscales. Si al mecenas no se le ofrecen incentivos fiscales se produce otra cosa que se denomina altruismo o filantropía”. Así daba paso Lassalle a un sistema de "micromecenazgo", con el que el ciudadano podrá desgravarse el 75% de los primeros 150 euros que invierta en cultura. Lo que no explica es en qué consiste exactamente esa inversión: si hay que comprar un Tiziano, es muy pequeña. Si cuenta al comprar una lámina de cualquier ilustrador español en una exposición de arte, es enorme.

Además, se aumentará un 10% el porcentaje de desgravación para aquellas aportaciones que permanezcan durante 3 o más ejercicios consecutivos, por igual o superior cuantía, realizados a favor de un mismo beneficiario. Así se pasaría de un tipo general de deducción del 25% al 35% en el caso del IRPF y hasta el 40% en el caso del Impuesto de Sociedades.

Aunque este proyecto fue una de las primeras promesas en el programa electoral de Mariano Rajoy en materia cultural, las competencias se extienden en buena parte al Ministerio de Hacienda y, en menor medida, al de Justicia. “La iniciativa queda subsumida en la reforma fiscal, ese es su ámbito de regulación, ya que afecta al impuesto de sociedades y al impuesto sobre la renta”.

Este proyecto de Ley tenía como objeto definir un modelo de transición que acabase con las artes sustentadas por administraciones públicas. Para eso se necesitarían más incentivos fiscales que estimulasen a las grandes empresas a donar y reflotar este vapuleado sector. Gran parte del grueso de la comunidad cultural se ha manifestado esta mañana en contra de las políticas reunidas bajo el techo de la Ley Lassalle.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha