Noticia de agencia

Noticia servida automáticamente por la Agencia EFE

Esta información es un teletipo de la Agencia EFE y se publica en nuestra web de manera automática como parte del servicio que nos ofrece esta agencia de noticias. No ha sido editado ni titulado por un periodista de eldiario.es.

Reus revive la fiesta del Gordo del año pasado

Reus (Tarragona) —

0

Reus (Tarragona), 22 dic (EFE).- Las calles de Reus desbordan este martes alegría y debajo de las mascarillas de sus vecinos se intuyen más sonrisas que las habituales porque la ciudad ha repetido suerte al hacerse de nuevo con un pellizco del gordo de Navidad, 240 millones de euros repartidos a través del número 72.897.

La administración de lotería La Pastoreta, situada en la plaza del mismo nombre, ha sido el epicentro de la celebración, como lo fue el año pasado el centro aragonés El Cachirulo de la misma ciudad, que repartió 320 millones también del Gordo.

Botellas de cava descorchadas, como es tradicional, la mascota de la administración -un cabezudo vestido de pastorcilla- dando brincos de alegría y fotografías a doquier para celebrar que el despacho lotero de Òscar Bausà ha vendido 600 décimos del primer premio del Sorteo Extraordinario de Navidad.

Pocos agraciados se han acercado al lugar, solo Victoria Pérez, que asegura tener un décimo que le compró una amiga que trabaja en Industrias Teixidó de Riudecols, cuyos trabajadores han repartido más de 200 millones porque han vendido unos 500 décimos del Gordo comprado en Reus.

Ha sido el comité de empresa de esta industria de alta precisión para la automoción y la electrónica, con sede social en Reus pero con fábrica en Riudecols (Tarragona), el que ha repartido unas 50 series del 72.897.

Según ha explicado a Efe la lotera Carmen Perales, esposa de Bausá, la empresa compraba cada año la lotería de Navidad en su despacho, aunque nunca el mismo número.

Bausà, que se ha definido como "vendedor de ilusión", ha concretado que un 80 % de los décimos del número agraciado los compró el comité de empresa y el resto lo han vendido por ventanilla.

"Este premio es la culminación del trabajo de todo un equipo, que nos dedicamos a vender ilusión", ha añadido el lotero, que se ha enterado de que había vendido el Gordo cuando estaba en la barbería, porque "mi protocolo es que cada sorteo de Navidad voy a la barbería a cortarme el pelo, es una tradición, o una manía".

Su esposa ha presumido que su administración da muchos premios porque tiene una peña de quinielas, que, a base de cálculos estadísticos y matemáticos, acierta mucho y el 14 de marzo, justo el día en que se decretó el primer estado de alarma en España, consiguió un premio 1,5 millones en un pleno al 15 de la quiniela.

"Pero este es el que más ilusión me hace", ha puntualizado el esposo, mientras saluda a los vehículos que circulan por la plaza y hacen sonar sus claxon ante el jolgorio montado frente a la administración lotera, donde se han descorchado varias botellas de cava.

Oscar Bausà se ha felicitado de que por fin las comarcas de Tarragona se hayan sacado "la mancha negra de que no tocaba nada en Navidad y ahora han sido dos años seguidos", aunque Tarragona ciudad sigue siendo una de las pocas capitales de provincia donde nunca ha tocado el Gordo.

La fiesta se ha trasladado después a la fábrica Teixidó, fundada en 1952 por Artemi Teixidó, que murió el pasado mes de abril a los 92 años y no ha podido ver cómo sus trabajadores han sido agraciados la mayoría con 400.000 euros al décimo, aunque se quedarán en 300.000 limpios una vez descontados los impuestos.

Reus, donde hoy el riesgo de rebrote de la epidemia está muy alto, con un EPG de 390 y una velocidad de contagio del virus (Rt) de 1,89, ha olvidado por unos momentos los aciagos días de pandemia para celebrar otra vez, por segundo año consecutivo, que el Gordo se ha acordado de la ciudad donde nació Antoni Gaudí.

Por Esther Celma

Etiquetas
Publicado el
22 de diciembre de 2020 - 15:56 h

Descubre nuestras apps