eldiario.es

9

Cultura

El secretario de la Academia de la Lengua muestra la vigencia del "Lazarillo de Tormes"

El secretario de la Academia de la Lengua  muestra la vigencia del "Lazarillo de Tormes"

El secretario de la Academia de la Lengua muestra la vigencia del "Lazarillo de Tormes"

Demostrar que el "Lazarillo de Tormes" está vivo, como lo están todos los clásicos, y "sigue siendo un texto que habla hoy" es uno de los objetivos del club de lectura que ha dirigido Darío Villanueva, secretario de la Real Academia Española, dedicado a esta obra esencial de la novela picaresca.

La Academia tiene la obligación de "mantener viva la memoria de los grandes autores de la Literatura española" y para ello, como le decía a Efe Villanueva, está publicando la Biblioteca Clásica de la Real Academia Española (BCRAE) y ha organizado una serie de talleres literarios en torno a títulos fundamentales de esa colección.

Este club de lectura se desarrolla en la Casa del Lector de Madrid, en la que este tipo de iniciativas tiene una excelente acogida, y forma parte de las actividades organizadas por la RAE con motivo de su tercer centenario.

"Se trata de leer juntos y no de hacer erudición". Y se trata de reivindicar a los clásicos, "de revivirlos y demostrar su vigencia", decía Villanueva, gran experto en Literatura española.

A pesar de su brevedad, esta obra "es un texto inagotable", que sigue dando lugar a multitud de hipótesis e interpretaciones.

La mayoría de los expertos coincide en ponderar "la novedad del 'Lazarillo'" y ve en esta novela "el origen del realismo narrativo".

Las tres primeras ediciones que se conservan de esta obra datan de 1554, y hacia esa fecha "no había precedente de ningún texto donde tuviera voz y protagonismo un antihéroe", aseguró Villanueva, antes de considerar también "innovador" el que sea el propio Lázaro el que cuente su vida.

"Es un texto raro. No se parece, en su conjunto, a nada que existiera. Tiene forma de carta pero, a partir de ahí, todo lo que aparece es novedoso", comentó el secretario de la RAE.

Hay muchas teorías sobre la posible autoría del "Lazarillo", que, entre otros, se le atribuye a Diego Hurtado de Mendoza y a Juan de Valdés, pero Darío Villanueva cree que esta novela resultaría "menos convincente" si se supiera el nombre de su autor.

Y citó al académico Francisco Rico, director de la BCRAE, para señalar que el "Lazarillo" no es anónimo sino "apócrifo", es decir, "está escrito con la voluntad de engañar al lector".

Quizá también el autor decidió permanecer en el anonimato porque lo que iba a contar en este libro era "muy iconoclasta" para la época y de "un cinismo abrumador" para una sociedad que idealizaba el honor cuando estaba claro que "el honor no da de comer".

La relación de Lázaro con la realidad de su época, el tratamiento de las relaciones sexuales en el texto, la niñez y la educación o la importancia del honor en la vida del protagonista fueron algunos de los temas propuestos por los asistentes al taller, quienes, con sus comentarios, demostraron la vigencia de esta obra, llena de ironía.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha