eldiario.es

9

Anatomía de un personaje: 'Better Call Saul'

Better Call Saul está metida en su segunda temporada y sus creadores demuestran un ejercicio de estilo en cada episodio

Jonathan Banks y Bob Odenkirk en 'Better Call Saul'

Jonathan Banks y Bob Odenkirk en 'Better Call Saul'

Independientes pero complementarias. Better Call Saul ya está metida de lleno en su segunda temporada y hace tiempo que demostró que su protagonista tenía suficiente material para todo lo que Vince Gilligan y Peter Gould se propusieron contar cuando se lanzaron a explorar el pasado del abogado para todo de Walter White.

Los dos creadores, Gilligan como el padre del universo de Breaking Bad y Peter Gould como creador del personaje en la segunda temporada, siguen haciendo un ejercicio de estilo en cada capítulo de Better Call Saul. El encuadre de los planos, el uso del color o el ritmo narrativo mantienen unidas a las dos series, pero más allá de que sean dos historias predestinadas a confluir, Better Call Saul destaca por otro aspecto que también forma parte del sello creativo de los dos autores: el estudio de caracteres.



Jimmy McGill y también Mike Ehrmantraut, el otro pilar de Better Call Saul, son dos personajes que se dirigen hacia un destino resuelto en Breaking Bad que se convierten en un descubrimiento para los espectadores noveles de la historia y unos personajes con muchas más aristas para los que ya conocían qué pasó cuando Heisenberg se cruzó en sus vidas.

La historia de Jimmy McGill es el relato de una tragedia, la de su transformación en Saul Goodman. En esto Vince Gilligan y Peter Gould incorporan otro de sus sellos autorales. La historia se cuece a fuego lento, poca acción y una escalada, a veces imperceptible, hasta que los hechos que se han ido alineando estallan. Queriendo ser un abogado honesto, Jimmy solo encuentra obstáculos, apuros para llegar a fin de mes, una oficina minúscula por la que no pasan clientes y el control total de un hermano en horas bajas, que sigue siendo su ídolo, que actúa de perro del hortelano.

Jimmy McGill siempre ha sido un buscavidas con un punto de ingenuidad, también lo era su Jimmy 'bala perdida' de juventud, que se sacó el título de abogado en una universidad de tercera y que cuando empieza a levantar cabeza por sus propios méritos se encuentra con el rechazo de quien debería sentirse orgulloso de él.

"Eres la clase de abogado que solo contrata la gente que es culpable".

"¿Sabes por qué puedes confiar en mí? Porque no tengo nada que perder".

"Sé lo que me impidió quedarme con el dinero. No volverá a pasar".

Todavía tenemos una cuantas temporadas por delante, si Better Call Saul va pasando las reválidas de la renovación. Jimmy McGill dejará paso a Saul Goodman y se convertirá en ese abogado criminal que Jesse le dijo a Walter que necesitaban.

"Digamos que conozco a un tipo... que conoce a otro tipo... que conoce a otro tipo"

Walter White: ¿Qué me estás ofreciendo?
Saul Goodman: ¿Qué le ofreció Tom Hagen a Vito Corleone?
Walter White: Yo no soy ningún Vito Corleone.
Saul Goodman: ¡No jodas! Ahora mismo eres Fredo.

"Si estás lo suficientemente comprometido, cualquier mentira puede funcionar. Una vez le dije a una mujer que yo era Kevin Costner. Y se lo creyó porque yo también lo creí".

Better Call Saul ya ha dejado claro que no es una serie para los que buscan historias de acción, su motor interno es la conversión de un hombre corriente al lado oscuro para seguir sobreviviendo. Al contrario de lo que le pasaba a Walter, Jimmy no es una mala persona: las zonas grises de la ley son lo suficientemente rentables  para sacar tajada de ella y convertirse en una de las personas influyentes de Alburquerque. La tragedia de Saul en Breaking Bad fue la de cruzarse en el camino del criminal que menos le convenía a su negocio y al que decidió regalarle su mayor talento.

"Te voy a dar la mejor defensa criminal… que el dinero puede comprar".

"¿Me vas a decir que no tienes un plan para esta contingencia? La nave Enterprise tenía un botón de autodestrucción por si acaso, es todo lo que digo"



Saul no fue capaz de reinventarse para escapar de la sombra de Heisenberg y tuvo que resignarse a que otros le inventasen su nueva vida. El Saul que alumbró Jimmy quedó degradado al Gene que sigue viviendo olvidado en un futuro en blanco y negro, en el que en vez de vender humo, acaba despachando pasteles en Omaha y torturándose viendo sus triunfos del pasado en la deprimente soledad de una casa en la que no le espera nadie. Aunque ya sepamos el final, Better Call Saul ha hecho todavía más emocionante el viaje.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha