eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

'The Good Wife' o cómo saber retirarse a tiempo

La serie tendrá el raro privilegio de terminar con un final planeado con tranquilidad pero su despedida no dejará de ser una pérdida

Julianna Margulies, en 'The Good Wife'

Julianna Margulies, en 'The Good Wife'

Primero fue la vuelta a los títulos de capítulos formados por solo una palabra, después el anuncio de que Robert y Michelle King preparaban una nueva serie para CBS y que no serían los showrunners si The Good Wife en una hipotética octava temporada y Julianna Margulies anunciando que buscaba nuevo trabajo a partir de abril. Los rumores sobre el final de The Good Wife se convirtieron en realidad en la pasada SuperBowl cuando su cadena estadounidense lanzo un avance de lo que llamó los últimos capítulos de la serie.

The Good Wife (disponible en Fox España) ha sido superviviente en una selva catódica donde cuentan más los índices de audiencia, sobre todo para las cadenas generalistas, que el aplauso de la crítica. Desde hace varias temporadas, incluso en su mejor época, la serie de Alicia Florrick llegaba justa a las cifras que asegurarían su continuidad. Parecía impensable la cancelación, con los elogios que recibía y las nominaciones (algunos premios) que sumaba, pero sus fans no respiraban tranquilos hasta que CBS anunciaba su renovación por una temporada más.

Este año ha sido diferente: The Good Wife sigue a un gran nivel, cualquier capítulo más flojo es mucho mejor que la media, pero la historia de Alicia Florrick por primera vez parecía que vislumbraba a lo lejos el final de trayecto. Tendrá el raro privilegio de terminar con un final planeado con tranquilidad pero su despedida no dejará de ser una pérdida.

Tendrá la oportunidad de despedirse como la gran serie que es y dar su última lección seriéfila sobre su forma de superar a una trama que 'a priori' no parecía ni atractiva ni original, de como conectar con la actualidad informativa a veces incluso adelantándose, de como conseguir convertirse muchas veces en la mejor comedia de la semana y de cómo impresionar con galería de secundarios. También sobre el retrato de su protagonista femenina, uno de los símbolos de la pequeña revolución que han supuesto las muejres, delante y detrás de las cámaras, para la narrativa seriéfila en los últimos años. Asignatura pendiente en otros ámbitos de ficción, y que como dijo Julianna Margulies al recoger su último Emmy, las series ahora de los personajes femeninos y ellas son las que ahora están contribuyendo a su excelencia.

Ahora que The Good Wife encara su recta final entre las pausas semanales que dictas los parones invernarles de la programación televisiva estadounidense y la pregunta es cómo acabará y si conseguirá estar a la altura… o por lo menos con ese cenit de excelencia que llegó en su quinta temporada. También si tendrá continuidad en el futuro, como no han descartado del todo sus creadores, vía spin off y para los que no faltan candidatos: ¿Eli Gold?, ¿David Lee? ¿Diane Lockhart? ¿Elsbeth Tascioni?

Lo que ya es seguro es que The Good Wife, o por lo menos sus responsables, han sabido y se han atrevido a fijar una fecha para su final cuando parecía que ese momento había llegado. Dejado a un lado el síndrome llamémosle de Dexter, por poner un ejemplo de una serie malograda por temporadas innecesarias, solo quedan 8 capítulos para que Alicia se recomponga de nuevo y encare su nuevo futuro: lejos de la política, pero no de las consecuencias del juego sucio, liberada de la conexión con su marido Peter, ahora sí un político caído en desgracia y con futuro incierto, y de un estilo de ejercer la abogacía al que ha vuelto pero el que ya no se identifica.

The Good Wife se prepara para decir adiós con una nueva reinvención de Alicia y sus seguidores para decir a una serie que se ha ganado a pulso un lugar en la historia de la televisión.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha