eldiario.es

9

Seis series de intriga para prevenir las siestas veraniegas

Debido al calor estival es normal quedarse dormido ante la televisión, pero estos títulos mantendrán tus ojos bien abiertos

Álvaro Cervantes, en 'La Zona'

Álvaro Cervantes, en 'La Zona'

Es la historia de siempre. Después de comer, te pones una serie de la que has oído hablar muy bien. Y, en efecto, la ficción que se despliega ante tus ojos no está mal. Es entretenida, entiendes de dónde vienen esas alabanzas. Pero hace calor, estás digiriendo la comida, y cuando te quieres dar cuenta ya has caído en un profundo sueño.

Puede ocurrir en tu casa, en la habitación de hotel, o incluso en la playa. Y parece que no hay ninguna serie que pueda impedirlo, que ninguna conseguirá engancharte lo suficiente como para que puedas olvidarte de todo y puedas concentrarte en la historia que tienes delante.

Los thrillers, no obstante, tienen más posibilidades de esquivar los sudorosos estragos de las tardes de verano. Sus giros, sus personajes enigmáticos, los cliffhangers en los que a sus creadores les gusta incurrir, son un remedio perfecto contra la siesta involuntaria. Y estas seis series, que hoy te recomendamos para mantener tu cabeza ocupada en verano, más aún.

Hierro

¿Por qué? Los hermanos Jorge y Pepe Coira han desarrollado una intriga tan adictiva como única. Protagonizada por Candela Peña y Darío Gradinetti en un duelo interpretativo de los que marcan carreras, Hierro asume los códigos del whodunnitpopularizado por Agatha Christie en un escenario igualmente limitado y asfixiante, pero que aquí tiene la particularidad de extenderse a una isla entera.

El Hierro, territorio más apartado del archipiélago canario, hace fluir las andanzas de sus personajes, observadas con suspicacia por una población autóctona que, a cada gesto, deja claro que no son bienvenidos. Cargando un ambiente que marca el ritmo de la investigación y las relaciones entre los personajes, mientras va dejando claro los motivos por los que Hierro es, actualmente, una de las producciones más estimulantes y originales del panorama patrio.

¿Para quién? Para los amantes de las series ambientadas en entornos marcados.

El embarcadero

¿Por qué? El elemento fundamental que da la medida de un buen thriller no radica en lo sorprendente de la trama o el espectáculo entregado, sino en unos personajes que el espectador quiera seguir hasta el fin del mundo. La serie de Álex Pina y Esther Martínez Lobato —creadores de La casa de papel— no se va tan lejos, sino que llega hasta Albufera de Valencia para demostrar que el factor psicológico es indispensable en cualquier intriga que se precie.

El embarcadero, de este modo, acoge con orgullo la etiqueta de thriller emocional, y se vehicula en torno al viaje de autodescubrimiento de Alejandra (Verónica Sánchez), tras descubrir que su marido muerto (Álvaro Morte) tiene una mujer y una hija de las que no había sabido nada hasta ahora. Investigar esta doble vida, conocer a esa familia secreta, le hará llegar a verdades tan incómodas como apasionantes sobre su propia identidad.

¿Para quién? Para quienes afrontan cada viaje como un modo de conocerse mejor a sí mismos.

La peste

¿Por qué? La monumental Sevilla del siglo XVI que ha recreado el equipo de Alberto Rodríguez y Rafael Cobos —director y guionista de enorme proyección, como refrenda su trabajo en La isla mínima o El hombre de las mil caras— debería ser por sí solo un motivo para asomarse a La peste. Sin embargo, este no es el mayor atractivo de esta serie original de Movistar+.

Esta urbe, ostentosa por las riquezas que vienen de América, pero miserable en su interior —ocupado por una población que se muere de hambre y enfermedad— sirve de escenario para un aterrador misterio que ha de resolver Mateo (Pablo Molinero), y sólo así librarse de sus problemas con la Santa Inquisición. El asesinato de varios nobles de la ciudad lleva al protagonista por burdeles, hospitales, callejones y cárceles, y erige a La peste como una ficción claustrofóbica al tiempo que imprescindible.

¿Para quién? Para apasionados de thriller de altura en contextos históricos convulsos.

Félix

¿Por qué? Entre las cosas que puede ofrecer un thriller, el público espera sorprenderse, sufrir con sus atribulados protagonistas, o hacerse preguntas muy incómodas sobre la naturaleza humana y su tendencia a la autodestrucción. Pero, desde luego, no suele pensar que va a reírse a carcajadas ante equívocos y malentendidos de todo pelaje, y esta es la jugada de Félix, lo nuevo de Cesc Gay.

Félix no sólo posee rasgos de comedia negra, sino que además se atreve a crear un microcosmos propio —ambientado en las montañas de Andorra— donde su imprevisible trama pueda percibirse lógica e inevitable. Entre sus referencias, por tanto, no sólo se cuela el toque fatalista de los hermanos Coen, sino también el realismo mágico y, ante todo, una voluntad de sorprender al espectador constantemente que lo eleva como el mejor remedio contra las cabezadas al sol.

¿Para quién? Para los que creen en el amor a primera vista, inmune a barreras idiomáticas.

La zona

¿Por qué? Los hermanos Alberto y Jorge Sánchez-Cabezudo pretendían estrenar La Zona alrededor de 2011, pero justo coincidió en el tiempo la catástrofe Fukushima y tuvieron que postergar el que estaba llamado a convertirse en uno de los grandes proyectos de sus vidas. Cuando finalmente pudieron reanudarlo, había pasado casi una década, pero ello no les restó un ápice de ambición.

En La zona, la miseria humana campa a sus anchas en una región del norte de España asolada por un accidente nuclear, y su lenta reconstrucción es saboteada por todo tipo de intereses egoístas. Sobre ellos pende también la sombra de una crisis económica, y en medio de todo se encuentra el policía Héctor Uría (Eduard Fernández), trayendo sus propios fantasmas a un lugar tan inquietante como La zona.

¿Para quién? Para amantes de las distopías y paisajes amenazantes.

Gigantes

¿Por qué? Antes reseñábamos la gran importancia de Alberto Rodríguez y Rafael Cobos en la construcción de un thriller nacional tan sobrio como intenso, pero a la hora de examinar el estado del género no podríamos dejar de lado a alguien como Enrique Urbizu. Alguien cuyo fuerte, vale, nunca ha sido la sobriedad, y a cambio ha practicado un cine espídico y feroz cuya cumbre ha acabado teniendo lugar en televisión.

En Movistar+, concretamente, están disponibles las dos temporadas (o mitades) de Gigantes, donde Urbizu aúna sabiduría cinéfila y discurso propio para poner en pie una épica mafiosa de ecos tan clásicos como cínicos. La historia del clan de los Guerrero, de un único desenlace posible, es uno de los platos fuertes de los últimos meses, y la constatación de que el gusto español por el thriller no nos puede traer sino grandes alegrías. Tamizadas, eso sí, con sangre y tragedia.

¿Para quién? Para quienes no aguantan a la familia en vacaciones.

Hierro, El Embarcadero, La Peste, Félix, La Zona y Gigantes están disponibles bajo demanda al completo en Movistar+. Todas series pueden verse tanto en TV, como en móvil y tablet.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.