La portada de mañana
Acceder
El año del rey emérito en Abu Dabi no aplaca el escándalo y su vuelta depende de Felipe
¿Qué ha ocurrido con la vacuna española que acaba de ser suspendida?
Opinión - El pecado de Sánchez es cumplir la ley, por Neus Tomàs
Noticia de agencia

Noticia servida automáticamente por la Agencia EFE

Esta información es un teletipo de la Agencia EFE y se publica en nuestra web de manera automática como parte del servicio que nos ofrece esta agencia de noticias. No ha sido editado ni titulado por un periodista de eldiario.es.

Vida'21 abre la pospandemia musical española con un festival sin distancias

Vida'21 abre la pospandemia musical española con un festival sin distancias
Barcelona —

0

Barcelona, 29 jun (EFE).- Bailar sin las distancias entre personas impuestas por la covid desde hace más de un año y moverse libremente de un concierto a otro hasta las cinco de la madrugada es el privilegio que tendrán los asistentes del Vida 2021, el primer festival pospandemia, que empieza el próximo jueves.

La salida del túnel es lenta y, de momento, todavía habrá que utilizar mascarilla y someterse a un test de antígenos previo, unos condicionantes que complican la logística e incrementan los costes, como ha explicado a Efe Dani Poveda, el director del festival, que se celebrará en Vilanova i la Geltrú (Barcelona).

"Este año quizás los números acaben saliendo un poco negativos, pero lo podemos asumir porque siempre hemos sido muy cuidadosos económicamente hablando y porque creemos que es una apuesta de futuro", ha dicho Poveda.

Muchas miradas estarán puestas sobre este festival entre el 1 y el 3 de julio porque después vendrán el Canet Rock, el Cruïlla y otros festivales de fuera de Cataluña, que también quieren que su público se levante de la silla y pueda recuperar parte de las sensaciones prepandemia.

En el Vida, diez mil personas se tendrán que hacer el test de antígenos cada día en un lapso de tiempo de siete horas, entre las 15.00 y las 22.00 horas, justo antes de que empiecen los conciertos.

Eso significa 1.500 test cada hora, para lo que el Vida ha contratado 166 sanitarios y auxiliares, que estarán instalados en el recinto de 10.00 metros cuadrados habilitado junto a la zona de conciertos.

Una estructura organizativa tutelada por la Fundación contra el Sida y las Enfermedades Infecciosas del Hospital Germans Trias i Pujol de Badalona, que cuesta "unos 300.000 euros -según Poveda-, aunque puede acabar siendo más". "Lo sabremos con exactitud cuando acabe".

La Generalitat catalana, que avala el "festival piloto", aporta una cuarta parte de esta cantidad pero, aun así, el presupuesto del Vida se ha tenido que incrementar hasta llegar a los dos millones de euros, cuando otros años no sobrepasaba 1,8 millones.

"Creemos que vale la pena porque nos convierte en un festival pionero, referencia para otros, y además nos permite cuidar a nuestro público, gran parte espectadores fieles que se han guardado el abono que compraron hace casi dos años", ha afirmado.

"También es importante que estamos ayudando a reactivar la economía, especialmente la de la zona, porque daremos trabajo a casi mil personas, entre artistas, proveedores y otras profesiones ligadas a la industria del directo", ha añadido.

La edición 2021 del festival será diferente a las anteriores en muchos aspectos, uno de ellos el artístico, porque las dificultades para viajar en pandemia han obligado a la organización a renunciar a los artistas internacionales anunciados para 2020, que actuarán en 2022.

En 2021 los cabezas de cartel serán Vetusta Morla, Nathy Peluso y Love of Lesbian, tres bandas españolas que "nada tienen que envidiar a las internacionales", ha resaltado Poveda.

Los cambios en la programación y la incomodidad de la mascarilla y el test de antígenos no han desanimado al público, que ha agotado todos los abonos y está camino de agotar las entradas de día.

"La gente tiene muchas ganas de volver a vivir el festival. Será una edición histórica y, a nivel emocional, será espectacular", ha augurado su director.

En el aspecto sanitario, Poveda está convencido de que será un festival seguro porque las medidas tomadas se basan en los resultados de la prueba que se hizo en el concierto de Love of Lesbian en el Palau Sant Jordi de Barcelona ante 5.000 personas.

Esta vez serán 10.000 cada día, durante tres jornadas, y con movilidad entre escenarios, por lo que los resultados serán útiles para Canet Rock, que subirá la apuesta a 22.000 personas en una sola jornada el próximo 3 de julio, y el Cruïlla, que reunirá a 25.000 personas cada día del 8 al 10 de julio.

Rosa Díaz

Etiquetas
Publicado el
29 de junio de 2021 - 13:59 h

Descubre nuestras apps