eldiario.es

9

Un parque acuático: la promesa estilo Fórmula 1 de Torró para Gandia

El alcalde vincula a la continuidad del PP el proyecto de ocio que el ayuntamiento gestiona con empresas norteamericanas

Arturo Torró, en una rueda de prensa en el Ayuntamiento de Gandia.

Arturo Torró, a la izquierda, en una rueda de prensa en el Ayuntamiento de Gandia.

El alcalde de Gandia ha vinculado la continuidad del PP a la realización del proyecto estrella de la legislatura en la capital de la Safor: la construcción de un parque acuático que costará 45 millones de euros, creará 2.300 empleos directos e indirectos y ocupará 230.000 metros cuadrados.

La oposición califica de humo la inversión anunciada por Arturo Torró, que recuerda las promesas de la Generalitat cuando anunció la llegada de la Fórmula 1 a Valencia. Ni un duro de coste para las arcas públicas y generación de empleo –inversión y riqueza- gracias a una iniciativa exclusivamente privada. El pufo del circo de las cuatro ruedas  ya está bajo investigación judicial, pero, ¿que pasará con el parque acuático prometido por Torró?

De entrada, pocos creen que los plazos anunciados –inauguración en mayo de 2017- se puedan cumplir. Los terrenos están por adquirir y, al asentarse parcialmente sobre una zona protegida, necesitan de permisos medioambientales y otras autorizaciones administrativas siempre lentas. También se conoce el gestor del recinto –WhiteWater, una empresa de Estados Unidos- pero no está claro quién pondrá el dinero.

Finalmente, las previsiones del plan de negocio que maneja el alcalde (600.000 visitantes y 8 millones de euros de beneficio a corto plazo) parecen optimistas. Una instalación ya consolidada como el parque acuático de Benidorm gana menos de tres millones anuales, a pesar de estar en una de las capitales del turismo europeo. La instalación de Gandia, sin embargo, quiere ser más ambiciosa y ofertar todo un parque temático.

De momento, el Ayuntamiento de Gandia ha presupuestado 135.000 euros para el estudio de viabilidad de la operación. Y a la espera de que llegue el maná de los inversores, el PSPV recela. “Torró nos facilita la información con cuentagotas, pero la sensación que tenemos es de que este es un proyecto fantasma, destinado a vender expectativas de empleo y captar votos”, dice Diana Morant, candidata socialista a la alcadía. 

El alcalde replica: “El proyecto es rentable y se va a hacer, no como los proyectos fantasma en los que el anterior gobierno socialista se gastó más de 11 millones de euros” y se quedaron en nada. Con la oposición en contra, Torró pide a todos los partidos que apoyen la iniciativa para, de paso, recordar que el PP es el único partido que garantiza que este llegue a buen puerto.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha