eldiario.es

Menú

La Generalitat gestionará directamente el aeropuerto de Castellón tras el fracaso de la privatización

La empresa pública Aerocas se encargará directamente de la infraestructura, inaugurada en 2011 por Carlos Fabra y Francisco Camps, después de que el socio privado no haya visto cumplido sus objetivos

- PUBLICIDAD -
Aerocas gestionará directamente el aeropuerto de Castellón a finales de 2019

El president de la Generalitat durante su visita al aeropuerto de Castellón EFE

El aeropuerto de Castellón, un capricho del expresidente de la diputación de Castellón, Carlos Fabra, inaugurado en 2011, será gestionado a partir de finales del próximo año por la empresa pública Aerocas después de la renuncia de la mercantil Edeis. Así lo ha anunciado el president de la Generalitat, Ximo Puig, quien ha apuntado que este cambio se produce tras haber alcanzado un acuerdo amistoso con la empresa que actualmente gestiona la infraestructura.

El jefe del Consell ha justificado esta decisión por la "falta de entendimiento" con la concesionaria en relación a los objetivos, ya que la mercantil francesa "pensaba tener mayores rendimientos económicos". "La Generalitat tampoco quería pagar más", ha reconocido Puig (la empresa quería un millón de euros extra para mantener la gestión).

El contrato -firmado con el PP todavía en la Generalitat- da la opción a Edeis de renegociar las condiciones o salirse cada cuatro años, y eso es lo que han hecho. "El contrato es inviable", reconocen desde Aerocas, y añaden que tampoco es posible ajustar las condiciones del mismo a la realidad del aeródromo. "Las condiciones no las fijamos nosotros", insisten.

Por ello, ambas partes han llegado a un acuerdo para realizar una transición tranquila -sin indemnización de ningún tipo para la empresa-, de modo que Aerocas asumirá el control del aeropuerto de forma paulatina hasta convertirse en el próximo gestor. "Es una apuesta de la Generalitat", apuntan para reconocer que quieren que la infraestructura tenga una utilidad para el territorio, que tenga una rentabilidad, no ya económica sino social: "se está haciendo lo imposible por mantenerla".

Así las cosas, desde finales del próximo año, la Generalitat Valenciana pasará a ser propietaria y a gestionar el aeródromo, aunque el Gobierno valenciano confía en que Aena "participe" en el aeropuerto: "ya se verá cómo". Lo que está claro, es que no se descarta ninguna opción de futuro, ni mantener la gestión pública ni volver a sacarla a licitación.

Lejos del objetivo de 1,2 millones de pasajeros al año

La instalación se inauguró en 2011 pero no recibió a su primer avión, un vuelo chárter, hasta 2015. Desde entonces, la infraestructura ha pasado de recibir 23.201 pasajeros a los 144.221 del pasado año -las previsiones eran de 175.000 viajeros en 2017-, cifras todavía muy alejadas de los 1,2 millones marcados en su día como objetivo en el acuerdo rubricado por el Gobierno valenciano con la mercantil Lavalin (acualmente Edeis Management).

El contrato marca un canon de 24,5 millones de euros anuales -a abonar por la empresa- en los diez primeros años, una cantidad que sólo se empezará a pagar cuando se consiga el volumen de 1,2 millones de pasajeros.

La Generalitat ha hecho un gran esfuerzo económico para mantener la instalación a flote, sacando a Aerocas de la complicada situación financiera en la que se encontraba -el Ejecutivo asumió 151 millones de euros de deuda que había desde 2012- y solventando los problemas de impago que existían tanto con Hacienda como con los proveedores, cifrados en 220 millones de euros.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha