eldiario.es

Menú

Dieciséis municipios castellonenses contra Red Eléctrica Española por la línea de Muy Alta Tensión

La plataforma No a la MAT inicia un calendario de reuniones entre los vecinos afectados para frenar el proyecto y forzar un cambio de trazado

La Red Eléctrica Española, con amplia participación del Estado, diseña el paso de la línea por espacios de la Red Natura 2000 y varios parajes naturales

El colectivo está decidido a plantar batalla legal y pretende que cada ayuntamiento y la diputación aprueben mociones instando a la modificación del recorrido

- PUBLICIDAD -
Las torres sobre las que se instala la línea tienen alturas de hasta 70 metros

Las torres sobre las que se instala la línea tienen alturas de hasta 70 metros

Dieciséis localidades de la provincia de Castellón están decididas a plantar batalla a la Red Eléctrica Española (REE). La disputa entre David y Goliat tiene visos de acaparar el debate político después del verano. El rédito que siempre proporciona defender una causa noble en favor de la ciudadanía destierra las ideologías y apresura el afán por abanderar el alegato popular. Ya ha ocurrido en anteriores ocasiones. Por ejemplo, con el Corredor Mediterráneo, aunque ello le haya supuesto al Partido Popular criticar a su propio Gobierno de Madrid. Ahora el nuevo escenario se llama MAT. O dicho de otra manera, la Muy Alta Tensión. La publicación en el Boletín Oficial del Estado (BOE) de las parcelas afectadas por el trazado entre Morella y Almassora ha desatado la polémica. La inversión de 44 millones de euros, que implicará indemnizar a 1.800 particulares por las expropiaciones, ha quedado en un segundo plano. El hecho de que la línea cruce espacios de la Red Natura 2000, tres parajes naturales y zonas pobladas, sin respetar la distancia mínima de seguridad recomendada, ha puesto en pie de guerra a los vecinos.

La plataforma No a la MAT, que comenzó a alertar de las consecuencias del proyecto hace más de cuatro años, cuando se constituyó en la población de Vilafamés, ha asumido la responsabilidad de aglutinar las reivindicaciones de los municipios. Por ello, ha sufrido una transformación, de manera que se ha convertido en una asociación de ámbito provincial. Su objetivo, como recoge en un manifiesto, radica en persuadir a la REE, que posee participaciones del Estado, para que modifique el recorrido e introduzca algunos cambios en el pliego de condiciones técnicas. El más relevante, y que al mismo resulta más gravoso para la Red Eléctrica por el coste, es “enterrar la línea en aquellos tramos donde exista mayor impacto paisajístico y para las aves, y además discurra cerca de viviendas”, según aparece en la declaración aprobada en asamblea.

Para que la presión sobre la REE alcance connotaciones de interés general, es decir, que la controversia trascienda a nivel nacional, No a la MAT ha programado un calendario de reuniones en los 16 municipios implicados: Almassora, Castellón, Borriol, Sant Joan de Moró, Vilafamés, Vall d'Alba, Les Useres, Culla, Atzeneta, Torre d'en Besora, Benassal, Vilafranca, Ares, Castellfort, Cinctorres y Morella. Además, una vez que ha obtenido las adhesiones de Compromís, Castelló en Moviment, Podemos y Esquerra Unida, pretende implicar “al PSOE, PP y Ciudadanos”, aclara uno de sus portavoces. Incluso, la aspiración resulta más ambiciosa. Garantizados los apoyos de todas las fuerzas políticas, el paso siguiente sería que los ayuntamientos y la Diputación Provincial aprobaran mociones en contra de la Línea de Alta Tensión. A partir de ahí, se buscaría el compromiso público de la Generalitat Valenciana vía Les Corts.

La MAT es un tendido aéreo de 400 kilovoltios (KV) de tensión en corriente alterna trifásica sobre torres de hasta 70 metros de altura. Además de mejorar la interconexión entre España y Francia para llegar al 10% de consumo de electricidad aconsejado por la Unión Europea, permite al país galo exportar sus excedentes, principalmente de origen nuclear, a Portugal y Marruecos mediante dos ramales. A su paso por la provincia de Castellón, presenta un trazado de 86 kilómetros desde Morella hasta la estación de Almassora. Así, atraviesa los parajes naturales de El Mollet (Moró), la Mola (Ares) y Sant Miquel (Vilafamés); espacios de la Red Natura 2000, como son l’Alt Maestrat, Serra d’en Garcerán, Tinença de Benifassà y Serres del Turmell y Vallivana, con figuras de protección que van desde ZEPA (Zona de Especial Protección para las Aves) hasta LIC (Lugares de Interés Comunitario); cinco microrreservas de flora y una reserva de fauna; una cueva catalogada; y áreas de nidificaciones de especies en peligro de extinción, caso del águila perdicera.

Del mismo modo, la línea transcurre muy cerca de varios núcleos de población. Entre ellos destacan los grupos Benadressa de Castellón (a menos de 50 metros) y Pilar de Almassora, y el Pla de Meanes de Atzeneta, donde residen alrededor de 120 personas.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha