eldiario.es

9

'Juego de tronos' a la valenciana

Bel Carrasco.

Una enorme albufera por la que navegan piratas que secuestran niños para depravados sexuales y estrafalarias compañías de cómicos. Unas fiestas en honor al dios Foc que culminan con hogueras, fuegos artificiales y  apoteosis erótica. Una reina cruel que intriga para mantenerse en el poder por encima de todo, guerras y hambrunas  que devastan la población.

Lectora acérrima de literatura fantástica y adicta a Juego de Tronos, Bel Carrasco brinda en su segunda novela, Las semillas del madomus (Versátil) un homenaje al género en el que se siente como pez en el agua.  “No tengo ni el peso en kilogramos de Martin, ni sus toneladas de talento”, reconoce. “Pero sí una imaginación  calenturienta y me apetecía mucho  crear un mundo propio con su geografía, toponimia y mitología propia. Como es lógico llevé este mundo imaginario al terreno que conozco, el Mediterráneo, donde es más fácil sudar que pasar frío e impera la sensualidad y la corrupción”.

“Algunos consideran que la literatura fantástica es pura evasión, una forma de huir de la realidad”, añade Carrasco. “Pero yo creo que, además de dar una gran libertad al escritor,  es un vehículo perfecto para denunciar los males de nuestro tiempo que, en cierta manera, son los de todos los tiempos. Consecuencia del lado oscuro y destructivo de la naturaleza humana que necesita matar para sobrevivir”.

Seguir leyendo »

‘Da capo’ de Vol-Ras o volver a empezar… en todo

Joan Faneca y Joan Sagalés.

Da capo significa, literalmente, desde la cabeza. Es un signo utilizado en las partituras para que el intérprete repita la música que antecede a dicha marcación. Es un volver a empezar. La compañía catalana de humor gestual Vol-Ras, formada por Joan Segalés y Joan Faneca, lo utiliza como metáfora de su último espectáculo, precisamente titulado Da capo. Lo hace para advertirnos de las dificultades existentes en el teatro cada vez que se monta una función. Poniéndose en la piel de dos técnicos de escena, Segalés y Faneca van narrando a base de gags, silencios, gestos y una expresividad desbordante, lo que cuesta levantar un mismo espectáculo cada día y que ese mismo espectáculo resulte, después de todo, diferente.

Ese volver a empezar en cada función no sólo es la metáfora que contiene Da capo, sino representación de la propia vida. “Hoy en día la metáfora es doble, pues ahora es necesario que todos empecemos de nuevo para hacer frente a la realidad social y económica”, explican los actores de Vol-Ras. Un ciclo que tiene su punto de crueldad por ese retorno al mismo lugar, después de años de crecimiento económico tirados por la borda a base de despilfarro. “Las compañías de teatro también [han de volver a comenzar], con menos medios, más dificultades, pero tercamente empezando ‘Da capo’, demostrando en cada nuevo espectáculo, cada nueva función, el valor labrado a lo largo de cinco, de 20 o más de 30 años”.

Así de triste, salvo que de tamaño despropósito se haga cargo Vol-Ras. Entonces, allí donde emerge la calamidad, brota la risa. Todo cuanto sucede de espaldas al escenario, imprevistos, inquietudes, conflictos y objetos que se rebelan para dificultar el montaje diario, Segalés y Faneca lo ponen delante del público para que éste vea el continuo vaivén y vuelta a empezar de cada función, a partir de un mismo espectáculo.

Seguir leyendo »

¡Silencio en la sala!

A poc a poc, en el Carme Teatre.

Las salas de teatro independiente y alternativo de la ciudad de Valencia hacen equilibrios en la cuerda floja. Las que han conseguido sobrevivir heroicamente a la subida del IVA, la desaparición de ayudas públicas y a la crisis económica  se enfrentan a la falta de sensibilidad del Ayuntamiento que les exige unas condiciones de aislamiento acústico iguales a las discotecas. ¿Cómo se puede equiparar un escenario donde los actores y actrices hablan sin micrófonos a un espacio en el que funcionan altavoces de miles de watios que difunden decenas de decibelios?

Esta absurda situación ha provocado ya una víctima, Carme Teatre, que tras 19 años de actividad ha echado definitivamente el telón por no haber conseguido el correspondiente permiso de Actividades.

“La razón es que el Ayuntamiento de Valencia sigue manteniendo la incongruencia de una ordenanza que equipara a estos pequeños espacios de creación y exhibición, nada menos que con las discotecas y exige para ellos los mismos requisitos”, dice Aurelio Delgado, director de Carme Teatre. “Es evidente que ni por horario, aforo o volumen de ruido se nos puede igualar en ninguna forma. Ni tan siquiera los pubs, abiertos hasta las dos o las tres de la mañana y en los que la gente escucha música y habla al mismo tiempo, tienen una normativa tan exigente. Nuestro horario no va más allá de las doce, el aforo es muy reducido y el público sigue en silencio lo que ocurre en una escena de pocos, aunque grandes intérpretes”.

Seguir leyendo »

Russafart crece en plena desnutrición económica

Una obra de Alejandro Casanova que se expone en Russafart

“Partimos de cero. Es como volver a empezar”. Arístides Rosell, coordinador general de Russafart, lo dijo refiriéndose al presupuesto con el que cuenta una iniciativa cultural que gana adeptos, participación y nivel artístico año tras año. En su cuarta edición, que el catedrático y ex director del MuVIM Román de la Calle afirmó como preludio de la quinta (“el año que viene alzaremos la mano”), serán 280 artistas y 84 espacios los que participen en una bienal que convierte el barrio de Russafa en el “gran escaparate de la ciudad” (Rosell), entre el 30 de mayo y el 1 de junio.

De la Calle, evocando cierto dictum romano en forma de pregunta (“¿hasta dónde estarías dispuesto a llegar por Roma?”), trasladó la cuestión al evento a punto de arrancar: “¿Qué podemos hacer por el barrio?”. La respuesta: Russafart. “Es un proyecto inductivo, no es institucional”. Viniendo de abajo, en lugar de arriba, “puede ser, no la guinda del pastel que se le atribuye al arte, sino el imán para ayudar a la transformación”. Y Román de la Calle apeló a ese sentimiento colaboracionista de los artistas, espacios privados y talleres para lanzar su máxima: “Nula ciudad, sin ética”.

Rebeka Catalá, coordinadora artística y convaleciente por una enfermedad, dejó dicho en un escrito que leyó Arístides Rosell, que a Russafart no se venía a ver, “sino a vivirlo”. A vivir la apertura de talleres, de estudios y espacios expositivos, en los que una larga nómina de artistas mostrarán sus obras de primera mano, ‘Comunicando Arte’, según el lema de esta cuarta edición, sin redes sociales de por medio, sino “de forma directa con la gente”, subrayó Rosell, para quien el éxito del encuentro cultural estaba en la riqueza de su carácter colaborativo.

Seguir leyendo »

El documental toma protagonismo en Sagunto con Ken Loach o Ventura Pons

El director británico Ken Loach será uno de los protagonistas de .DOC

Sagunto gira su mirada hacia el documental, y lo hace con PuntoDOC'14, que del 22 al 31 de mayo llevará a la ciudad valenciana una cuidada selección con algunos de los documentales más interesantes de los últimos años con el objetivo de "permitir a las personas que lo deseen un espacio de actualidad sobre temas muy diversos".

Espacios como el Casal Jove y el Centro Cultural Mario Monreal acogerán la proyección de 9 de los 10 documentales del certamen, mientras que la Facultat de Filologia de la Universitat de València inaugura la primera 'Mostra de Documentals de Sagunt' este jueves, a las 18 horas, con la proyección de 'Alpha', de Stathis Athanasiou con guión del propio director y Pedro Olalla, que estarán presentes en la proyección junto a la actriz Serafita Grigoriadou.

La procedencia de los documentales es de diversos países de Europa, como Reino Unido, Suecia, Grecia, Dinamarca y España, Estados Unidos y Angola y entre los directores se encuentran Ken Loach, Ventura Pons, Stathis Athanasiou o Malik Bendjelloul.

Seguir leyendo »

El día en que Manolo aceptó a regañadientes ser Nino Bravo

Nino Bravo en una fotografía en una visita a Barcelona

El 10 de septiembre de 1968, Luis Manuel Ferri, hasta entonces Manolo para amigos y familiares, aceptó a regañadientes el nombre artístico que su descubridor y representante se había propuesto encontrar para encumbrarle en la canción melódica. Había nacido Nino Bravo y con él, un mito.

Así lo desvela, en primera persona, el periodista y promotor musical Miguel Siurán en la "biografía definitiva" de aquel joven de Aielo de Malferit que cantaba en Los Superson tras haber trabajado en una joyería, y a quien él se propuso pulir para convertirlo en una estrella internacional.

Siurán quiso escribir esta obra, que se presenta hoy en la SGAE de Valencia, para acabar con determinadas versiones en torno a la vida y obra de Nino Bravo que han ido sucediéndose desde su muerte, hace ya 41 años en aquel accidente de tráfico en Villarrubio (Cuenca) que elevó al ídolo a categoría de mito.

En orden cronológico y para dejar "las cosas claras", desgrana el proceso musical que llevó al intérprete de "Libre", "Un beso y una flor" o "América" a ser toda una figura dentro y fuera de España, entre anécdotas, fotografías y diálogos que recupera de su memoria.

Así, cuenta que le conoció en julio de 1968 a través de un amigo común y con referencias que le emparejaban musicalmente con Tom Jones. Entre sandías y horchatas, ambos empezaron a tratarse aunque con no demasiada química al principio.

Le llevó entonces a participar en el Festival de Cantantes Noveles de La Vall d'Uixò (Castellón) y para el repertorio, Siurán narra cómo el aún Manolo le justificó haber elegido "Canzone per te", de Sergio Endrigo: "Mi estilo es melódico, sobre todo. Durante mis primeros años de cantante llevé mucho tiempo en mi repertorio el 'Only you' de los Platters y canciones de Domenico Modugno".

Acompañado por una orquesta y compitiendo, entre otros, con dos participantes que habían elegido la misma canción que él, Luis Manuel Ferri deslumbró con su torrente de voz pero el público, que votaba con sus aplausos las mejores actuaciones, le dejó sin premio.

Esa noche veraniega, su representante se prometió a sí mismo que se desviviría para lograr convertir "aquel chico humilde de barrio en una estrella de la canción", algo que debía empezar hallando un nombre artístico acorde con el ambicioso futuro que le aventuraba.

"Nino" vino primero. El autor lo justifica tanto en su admiración por el compositor italiano Nino Rota como en el apodo valenciano a quien gozaba de un cuerpo "bien formado, elegante y guapetón"; al aún Manolo le sorprendió cuando se lo "impuso" y aunque no se opuso, tampoco mostró un gran entusiasmo.

Lo de "Bravo" llegó días después. Su representante se esforzaba por encontrar un apellido sonoro y musical que cuadrara con Nino y, según cuenta en el libro, dio con él durante un rifirrafe de taberna entre marineros y una prostituta: uno de ellos salió en defensa de la mujer y Siurán exclamó "¡Bravo, Nino!", tras lo cual, asegura, supo que estaba por fin ante lo que iba buscando.

"En principio Nino le puso reparos, de que le sonaba a torero, pero a mí me sonaba a gloria", recuerda orgulloso el autor, quien teatralizó este bautismo envolviendo al artista en un cartel promocional a modo de capa española y "algo irreverente" le espetó: "Yo te bautizo con el nombre de Nino Bravo".

Comenzaron entonces las sesiones de fotos, las entrevistas promocionales y los primeros contratos discográficos, de conciertos y festivales (15.000 pesetas de "caché" en 1969) y llegó la ruptura entre el ya asentado Nino Bravo y su representante, antes de saltar al mercado latinoamericano.

El autor resume aquella convulsa época en duros títulos de capítulos ("Nino quiso volver con su descubridor pero éste se negó" o "Comienza a vislumbrarse el lado oscuro de su vanidad") y carga contra él, entre otras cosas, por mentir "deliberadamente" al explicar el origen de su nombre artístico.

La obra fluye por el éxito logrado esos tres años y culmina con aquel fatídico viaje hacia Madrid, no sin antes describir la cita privada que Nino Bravo tuvo esa mañana del 16 de abril de 1973 en una céntrica cafetería de Valencia con una "misteriosa fan de pelo negro como azabache". El mito continúa.

Seguir leyendo »

La biografía "definitiva" de Nino Bravo quiere dejar "las cosas claras"

Nino Bravo

El descubridor y representante de Nino Bravo Miguel Siurán presenta este martes en Valencia la biografía que ha escrito sobre él, que eleva a "definitiva" y con la que pretende contar "las cosas como son" y dejar "claras" aquellas sobre la vida y obra del cantante valenciano que, a su juicio, aún no lo están.

"Nino Bravo. Los años que nos tocó vivir" desgrana, a lo largo de más de 400 páginas y junto a fotografías y anécdotas personales, toda su trayectoria artística, desde sus comienzos hasta su fallecimiento en accidente de tráfico hace ya 41 años.

En declaraciones a EFE, Siurán, periodista y promotor de conciertos, ha asegurado que "había que publicar esta biografía porque se han escrito muchos libros sobre él que cuentan cosas que no son ciertas".

Ha tardado más de cuatro años en escribir esta obra, afectado por problemas de salud, pero era algo que "había que hacer", subraya, porque hay mucha gente que "tiene mitificado" a Nino Bravo.

"Yo he escrito esta biografía para dejar las cosas claras", ha aseverado para añadir que las muestras de cariño y admiración por parte de sus seguidores "no cesan, logrando que después de 40 años, el mundo entero le siga rindiendo homenaje".

Según avanza la SGAE, el libro comienza con el primer encuentro entre Siurán, que en aquellas fechas dirigía la revista gráfica Mundo Musical, y Luis Manuel Ferri (nombre real del artista).

La intervención del músico en la primera edición del Festival de Cantantes Noveles de La Vall d'Uixó fue lo que convenció al periodista para hacerse cargo de los asuntos artísticos del cantante, según cuenta en el libro.

El acto de presentación de la biografía tendrá lugar en la Sala SGAE Centre Cultural y en él participarán, además del autor del libro, los periodistas Rafa Marí y Abelardo Muñoz, el cineasta Rafael Gasent y el cantante Yaco Lara.

Además, se proyectarán los vídeos de las canciones interpretadas por Nino Bravo "Un beso y una flor", "Noelia" -en versión cubana- y "Mona Lisa".

Seguir leyendo »

“¿La crisis de credibilidad no es peor que la económica?”

Petros Markaris, en Valencia. / Santiago Carrión

Petros Márkaris (Estambul, 1937) más que cruzarse de brazos ante la crisis económica, los despliega para subrayar su posición enérgica. El escritor griego, autor de la trilogía sobre la crisis que concluye con Pan, educación, libertad, sólo se serena cuando habla de literatura, de su comisario Kostas Jaritos. Entonces, el descontento con lo que está pasando en su país, fácilmente extrapolable al nuestro, se torna amable sonrisa, yendo y viniendo de la política a la literatura como quien da un portazo y enseguida abre risueño la puerta. Sólo la ficción, que en el caso de Márkaris sirve para revelar los estragos de la crisis, puede amortiguar su desazón por lo que está pasando.

“Existe la posibilidad de que caigamos todavía más”. Lo dice amparado en una evidencia: “En los países del sur se está destruyendo la clase media, que es la columna vertebral”. Sin esa columna, Márkaris piensa que el derrumbe proseguirá, por mucho que los políticos lo nieguen. “Los políticos no aprenden, porque nos decían que esto no iba a durar y la crisis se ha quedado y no se va”. Ni siquiera los cantos optimistas que anuncian cierta recuperación se los cree el autor de Con el agua al cuello y Liquidación final, que completan esa trilogía sobre la crisis. “Los políticos embellecen las cosas”, lo cual le lleva a tildar de “cínicos” a quienes sostienen que esto “va a mejor”.

Con ser la crisis económica de suma gravedad, Márkaris pone el acento en otro aspecto de la misma, que enuncia en forma interrogativa: “¿La crisis de credibilidad no es todavía peor que la económica?”. Y aquí, quien sabe si azuzado por el propio comisario Jaritos, arroja una infinidad de pistas. Por ejemplo, la similitud entre los periodos de transición política acaecidos en Grecia y España. Similitud de entusiasmo, de errores y de nefastas consecuencias. “Cometimos los mismos errores, difíciles de detectar por el incontrolable entusiasmo, que los políticos aprovecharon”.

Seguir leyendo »

Gema del Rey. Palabras y razones

"Ni xitxa ni llimonà", de Gema del Rey.

“La política es muchas cosas a la vez, pero difícilmente podría ser alguna de esas cosas si no fuera en primer lugar el arte de traducir problemas individuales en asuntos públicos, e intereses comunes en derechos y obligaciones individuales. Los líderes son expertos en ese tipo de traducción. Les dan un nombre público (genérico) a problemas individuales, con lo que sientan las bases para un manejo colectivo de problemas que no podrían ser percibidos desde el interior de la experiencia individual, ni enfrentados por su cuenta por los individuos”.[1]

Esa tutela “natural” a la que la población parece destinada ha dado lugar a innumerables abusos de poder bajo la proclama del interés general y del mal menor, según los casos. Lo cierto es que el veneno de la codicia se extendió en nuestra sociedad como forma de vida hegemónica. Se tendió a pensar que “más” es siempre mejor que “menos” y desde esa lógica se adoptaron las principales decisiones públicas y privadas que nos han llevado, paso a paso, a una especie de vía muerta. Salir de ese punto requiere de una catarsis colectiva que permita superar la magnitud de ese fracaso, pues fueron muchas las proclamas que alentaron el exceso como rasgo de identidad colectiva.

Gema del Rey ha realizado un trabajo de investigación que ahonda en el sentido del hecho de coleccionar para, a su vez, recopilar una serie de frases procedentes de la cultura popular de Castellón y su provincia. El resultado es una colección de frases hechas que sirve como base para su proyecto “Ni xitxa ni llimonà”.

Seguir leyendo »

“Una comunidad sin cultura es una comunidad muerta”

Victoria Salvador y Rafael Calatayud.

La compañía valenciana La Pavana cumple 30 años de intensa y fructífera actividad teatral. Y, al contrario de lo que le sucede al matrimonio de Una hora y media de retraso, obra que estrena en el Teatre Talia, no hay crisis que haya podido con ella. Aún así, duele comprobar que tamaño esfuerzo e indudable calidad de sus producciones, haya tenido por respuesta de las instituciones públicas el más notorio silencio. “Después de 30 años, es como volver a empezar”, señaló Rafael Calatayud, fundador de la compañía, durante la presentación de la obra del francés Gerald Sibleyras.

Esa vuelta a la casilla de salida se refiere al trato por parte de la Generalitat Valenciana, porque La Pavana, pese a ello, ha disfrutado del reconocimiento del público y de la crítica. “Son incapaces [los poderes públicos] de reconocer cuál es nuestro trabajo y el compromiso con la Comunidad Valenciana. Produce desencanto, que duele a nivel institucional”. Y Calatayud se extendió un poco más: “Nunca ha habido apoyo, eso es lo reprochable. Y una comunidad sin apoyo a su cultura es una comunidad muerta”.

Rafael Calatayud y Victoria Salvador.

Rafael Calatayud y Victoria Salvador.


Seguir leyendo »