eldiario.es

9

El Octubre subasta el trencadís de Calatrava en beneficio de un colegio púbico

Trencadís de Santiago Calatrava. Imagen cortesía de Octubre CCC.

Ruinas del futuro es una exposición y subasta benéfica que analiza la situación cultural valenciana tomando como símbolo el edificio de Santiago Calatrava, el Palau de les Arts, y la desastrosa circunstancia de la restauración de su cubierta apenas 8 años después de su construcción.

El trencadís que sirvió como magnífico ornamento del edificio se ha convertido en un verdadero quebradero de cabeza para políticos y arquitectos que participaron en su levantamiento. Poniendo de nuevo "a Valencia en el mapa", como única estrategia cultural.

En la exposición se muestran trozos de la cultura que se ha creado en los últimos años en Valencia con dinero público y que ha quedado, literalmente, por los suelos, como ruinas del futuro llegadas antes de tiempo.

Seguir leyendo »

Crítica: Her, deseando amar

Joaquin Phoenix interpretando a un abatido Theodore Twombly en Her, probable película trending topic para hipsters.

Comenzaba el primer capítulo de la serie Paranoia Agent (2004) de Satoshi Kon con múltiples individuos conectados a sus teléfonos móviles. En Wall.E (Andrew Stanton, 2008), muchos preferían una comunicación cómoda y distante a través de un dispositivo electrónico antes que un trato más directo.

En la última película de Spike Jonze, una nueva revolución informática ha acontecido: la inteligencia artificial ha evolucionado de modo tan abrumador,  que un nuevo sistema operativo consigue paliar la asfixiante soledad de individuos con carencias afectivas. Las repetidas panorámicas de la ciudad ofreciendo cientos de rascacielos –interesante escenografía en donde los edificios rozan la ciencia ficción para sugerir un futuro muy próximo− reiteran la metáfora de esa soledad del hombre contemporáneo, de miles de vidas en línea pero con escasa conexión real.

Sin embargo, Her no se ofrece como una película desalentadora, tanto la relación del protagonista con sus amigos, como la fotografía –si bien el exceso de los tonos pastel con aire retro resulta artificial en ocasiones, aunque pudiera ser intencionado, véase la escena de la playa−, sugiere un hilo de esperanza. Irremediablemente, las comparaciones con la película de la ex mujer de Jonze, Lost in Translation (Sofía Coppola, 2003) se deducen obvias. Ambas componen un retrato íntimo y minimalista de las relaciones en el contexto de la gran ciudad.

Seguir leyendo »

La gran belleza

Cartel oficial de La gran belleza (La grande belleza, Paolo Sorrentino, 2013).

Existe algo de La gran belleza que la aproxima a El año pasado en Marienbad (L´anné dernière à Marienbad, Alain Resnais, 1961), en especial, el pasaje acaecido en el Palacio Spada. Mas, sin duda, el gran homenajeado es Federico Fellini, pues el escritor que ha concebido Paolo Sorrentino se asemeja en exceso al Guido de Ocho y medio (Otto e mezzo, 1963): los constantes recuerdos de uno y otro, las dificultades de ambos para crear, o sus relaciones con el mundo que les rodea, son algunas de las reverberaciones existentes, pero no las únicas; no debiera obviarse la aparición reiterada del clero, los personajes extravagantes, las fiestas multitudinarias, y ciertas situaciones oníricas o esperpénticas. Si la escena del botox remite a Giulietta de los espíritus (Giulietta degli spiriti, 1965), determinados momentos evocan La Dolce Vita (1960), recordando al espectador que la crítica y retrato felliniano aún siguen vigentes.

Cínico, sibarita, esteta, noctámbulo y culmen de la elegancia, así se define Jep Gambardella (Toni Servillo), un flâneur y diletante al que ya nada parece sorprenderle: ni performers que golpean su cabeza hasta sangrar, ni parejas que gustan de exhibirse durante su cópula. Escritor de una sola novela –como Juan Rulfo−, Gambardella se excusa en una ausencia: la de la gran belleza, la única musa que supera a todas; la universal, inmutable y eterna; aquella belleza última y platónica que, de haber encontrado, hubiera sido el impulso creador necesario para una nueva obra.

Un momento que recuerda a El año pasado en Marienbad (L’anné dernière à Marienbad, Alain Resnais, 1961), no en vano ambas películas se encuentran repletas de metáforas en torno al pasado y la muerte.

Un momento que recuerda a El año pasado en Marienbad (L’anné dernière à Marienbad, Alain Resnais, 1961), no en vano ambas películas se encuentran repletas de metáforas en torno al pasado y la muerte.

Seguir leyendo »

¿Existe una mirada femenina?

Laurie Simmons

“Se ha escrito mucho sobre la ‘mirada masculina’ que cosifica a las mujeres, pero nos preguntamos si existe la ‘mirada femenina”, se interroga Barbara Rose, crítica de arte norteamericana. Suya ha sido la elección de las 31 fotógrafas de la colección del IVAM cuyas 95 imágenes se hallan expuestas en la Sala la Muralla del museo valenciano. La pregunta que se formula Rose es la misma que durante las últimas décadas se han venido haciendo teóricas reputadas del movimiento feminista como Laura Mulvey, Teresa de Lauretis o Luce Irigaray.

Y la respuesta no es siempre la misma, porque depende del punto de vista que las propias feministas adopten. Las más radicales dicen que sí, que por supuesto, que cuando una mujer se pone detrás de una cámara deja de tomar a la mujer por objeto, para rescatarla de la jaula en la que el hombre la encierra. Las más moderadas dicen que da lo mismo, porque en el fondo lo que cuenta es la subjetividad más allá de encorsetamientos ideológicos o de género. Si el arte, dirían estas últimas, lo es porque trasciende el tiempo y alcanza las capas más profundas del ser humano, rompiendo identidades monolíticas, entonces no puede haber más que una mirada: la del hombre o la mujer desprejuiciados.

Cindy Sherman

Cindy Sherman


Seguir leyendo »

Crítica: Dallas Buyers Club

Dallas Buyers Club.

Ron Woodroof (Matthew McConaughey) es un electricista de Dallas; homófobo, apasionado del rodeo, las prostitutas y las drogas. Su vida experimenta un brusco giro al diagnosticársele, fortuitamente, como portador del VIH, estimando su esperanza de vida en un mes. Ron recurre al AZT, un medicamento experimental que resulta tóxico y que causa estragos en su ya maltrecha salud. Privado de cualquier esperanza y sin nadie a quien recurrir, decide viajar a México en busca de tratamientos alternativos.

El canadiense Jean-Marc-Vallée (1963) es el director de este biopic en el cual los alardes formales se han reducido a la mínima expresión en pos de las interpretaciones de los actores, en especial las de McConaughey y Jared Leto, ambos pródigamente galardonados por su labor en este film. Respecto al apartado sonoro, cabe destacar la práctica ausencia de partituras a lo largo del metraje. Las piezas musicales presentes aparecerán justificadas por la propia diégesis, siendo el único sonido extradiegético un agudo pitido que sirve de tono de llamada para los episodios críticos de la salud de Ron.

Rayon (Jared Leto) presenciando un “amistoso” encuentro entre Ron y un viejo amigo.

Rayon (Jared Leto) presenciando un “amistoso” encuentro entre Ron y un viejo amigo.


Seguir leyendo »

Valencia, más gitana que ninguna

Archivo Serrano.

Primero fue el director del Instituto de Cultura Gitana, Diego Fernández, quien se refirió a la exposición de Vidas gitanas en Valencia como “la más completa de todas”. Ni Budapest, ni Viena, ni Lisboa, ni Granada, ni Madrid: ¡Valencia! Lo cual demostraba, en su opinión, la raigambre de la cultura gitana en territorio valenciano. Luego fue el presidente de la Generalitat, Alberto Fabra, quien se fue encendiendo en su defensa de la cultura caló, hasta el punto de reivindicar la igualdad de la mujer gitana en el terreno laboral. Y entre unos y otros convirtieron el Centre del Carme, donde se inauguraba Vidas gitanas, en un improvisado foro de ensalzamiento gitano.

Como dice Juan de Dios Ramírez-Heredia, en el catálogo de la exposición, ese cambio en la percepción de la cultura gitana sólo se dará cuando converjan dos comportamientos igual de arraigados en la opinión pública. Por un lado, “la voluntad manifiesta de los propios gitanos de superar siglos de separación”. Y, por otro, “que los medios de comunicación no difundan informaciones que…puedan crear o fomentar una imagen de los gitanos que no se corresponde con la real”. Es decir, que ni se trata de identificar al gitano “con todos los vicios y comportamientos incívicos”, ni de describirlos como “los mejores cantaores, bailaores o toreros como si se tratase de cualidades intrínsecas a nuestra manera de ser”.

Vidas Gitanas.

Colita.


Seguir leyendo »

Bartomeu Marí: “El nuevo modelo MACBA está inspirado en el IVAM de los 90”

Bartomeu Marí. Foto: @MiquelColl

En 2011 formaste parte del equipo redactor de la Estrategia para las Artes Visuales, que contó con el apoyo del sector profesional del arte en España y que pretendía marcar una hoja de ruta que evitara los constantes cambios de rumbo derivados de los vaivenes electorales. Aunque resulte sorprendente, era la primera vez que en más de treinta años de democracia en España se marcaba un plan estratégico en materia de artes visuales. El actual Ministerio de Cultura ha obviado ese documento y el trabajo de consenso que representa. ¿A que crees que se debe?

Tradicionalmente, en este país, los gobiernos que entran destruyen o ignoran lo que el gobierno precedente ha hecho y creo que ese “deshacer”, el hecho de no utilizar nada de ese documento forma parte de esta tradición. Es una gran lástima que esa reflexión se iniciara al final de una legislatura. Pero también creo que el actual gobierno tiene una imagen de la cultura, y sobre todo del sector del arte, muy diferente a la idea que se tenía cuando se hizo el plan.

En Europa, hace ya años, el papel de la cultura cambia y el arte deja de ser un elemento básico en el crecimiento y la maduración del individuo. De formar parte de la educación que recibimos para desarrollar nuestras capacidades como personas, pasa a ser “un capricho de ricos” (quien lo quiera, que lo pague): de ahí la retirada de inversiones públicas al sector cultural en general.

Seguir leyendo »

Los transexuales de Bonet toman el IVAM

Exposición de Pep Bonet en el IVAM. Foto: Consuelo Chambó.

Decía el sociólogo Jesús Ibáñez que el universo ya no es lo que era, que se ha fragmentado en un conjunto de islas. Lo que antes parecía unido, ahora está constituido por múltiples pedazos. Por eso en la izquierda se produjo un estallido de siglas y subdivisiones del núcleo central del comunismo, que también se expandió luego al terreno de la sexualidad. De forma que la hegemónica heterosexualidad fue dando paso a la irrupción de la homosexualidad (gays y lesbianas), bisexualidad, travestismo y transexualidad. Pasado el tiempo, Ibáñez sugería la necesidad de restablecer conexiones entre las islas, para que todo ese archipiélago inconexo diera sus frutos mayores en un nuevo y más fértil continente. “Quizá haya que volver a Penélope”, concluía.

Exposición de Pep Bonet en el IVAM.

Exposición de Pep Bonet en el IVAM.


El fotógrafo Pep Bonet se hace cargo de una de esas islas en su exposición All Imperfect Things. Y lo hace de forma abrupta, descarnada, incluso sucia. Su mirada, lejos de edulcorar la situación de la transexualidad en Brasil, pone en evidencia la desolación, el abandono y las nefastas condiciones vitales de un colectivo que se mueve un paso más allá de la propia marginalidad. “Las personas transgénero han tenido menos éxito que los hombres gay y las lesbianas en la obtención de alguna forma de aceptación pública y del reconocimiento legal de sus derechos”, cuenta Pep Bonet en el folleto de la exposición. Y “dado que en el marco de esos grupos  mixtos tienden a diferenciarse de los travestidos, se ha extendido el uso del término ‘GLBTT’: Gay, Lesbiana, Bisexual, Travestido y Transexual”.

Seguir leyendo »

Festival Nits d’Aielo i Art 2014: de basuras y esperanzas

Llorenç Barber

La 17ª edición del Festival Nits d’Aielo i Art, se presenta renovada respecto a las anteriores ediciones. Aunque existe la presencia de conciertos, no se centrará en ellos, sino en los “talleres”, que se verán complementados por las intervenciones; es decir, en esta ocasión, el festival “no va de espectáculos”, sino que se presenta con la intención de proporcionar un aprendizaje a través de cursos y talleres.

Talleres en los que tendrá lugar el encuentro, la convivencia y la creación de situaciones. Se caracterizarán por la reutilización de la materia: el reciclaje electrónico, la reutilización de artefactos sonoros, etc. Un festival en el que se dará vida útil a la basura, para la propagación del sonido por el espacio libre.

El festival Nits “coge aire entre la basura y la esperanza”. En la basura hay insospechadas riquezas por descubrir, y existe una esperanza de reinvención. Para Llorenç Barber y Montserrat Palacios “en estos momentos en que con poco se puede hacer mucho, compartiendo con otros lo mucho que se sabe y en donde se toma conciencia de que la “realidad”, como el sonido, también está hecha de interferencias de ondas, de batidos y pulsaciones, de refracciones y difracciones. Las ideas realizadas, son acción, son mundo.”

Seguir leyendo »

“Queremos una ciudad viva, que ofrezca otras miradas”

Teresa Legarre, de la galería PazYComedias, Irene Ballester, directora del Festival Miradas de Mujeres, y Lucía Peiró, artista. Foto: Consuelo Chambó.

“Este festival no debería existir”. Lo dijo Marián López, presidenta de Mujeres en las Artes Visuales (MAV), durante la presentación del Festival Miradas de Mujeres en la reciente edición de ARCO. No debería, pero existe. “Y hay festival para rato”. Al menos, “hasta que se alcance la igualdad entre hombres y mujeres”. Lo dice Irene Ballester Buigues, directora del festival en la Comunidad Valenciana, y asienten a su lado Lucía Peiró, artista, y Teresa Legarre, galerista. Para alcanzar esa igualdad se hace necesario derribar algunos muros. El de Berlín cayó hace 25 años; el que discrimina a las mujeres artistas sigue al parecer levantado. Enseguida veremos por qué.

El Festival Miradas de Mujeres, que nació hace tres años en Madrid y ahora se extiende por 15 comunidades autónomas, pretende abrir grietas en ese muro. De momento, ahí están las más de 1.000 artistas participantes, un centenar en la Comunidad Valenciana, mostrando sus obras en 308 espacios, de los cuales casi 30 se encuentran en territorio valenciano. “Nuestra finalidad es llevar el arte hecho por mujeres a los grandes museos y galerías, pero también a las concejalías de Cultura e Igualdad de cualquier pueblo”, destaca Irene Ballester, para quien dirigir el festival ha sido “un reto”, no exento de “un poco de susto” y de “responsabilidad”. Y añade: “Le hemos dedicado muchísimas horas, pero ha sido un trabajo fructífero y gratificante, porque he conocido espacios, artistas y galeristas que no conocía”.

¿Cómo se ha llevado a cabo el Festival Miradas de Mujeres?

Seguir leyendo »