eldiario.es

9

El juez anula la venta a dos carniceros de un millón de euros en Valores Santander

La sentencia considera que el banco no informó debidamente a un matrimonio con estudios básicos que perdió 800.000 euros con los 'Valores' y otros productos financieros complejos

Banco Santander y Telefónica, líderes mundiales en inversión educativa

Un cliente en una oficina del Banco Santander. EFE

El Juzgado de Primera Instancia número 11 de Valencia ha anulado los contratos de compra de varios productos financieros de riesgo de Banco Santander que suman 1.200.000 euros de inversión, que fueron suscritos por un matrimonio de clientes de esta entidad. Entre estos productos se encuentran dos Estructurados Santander Inmobiliario Global, un Estructurado Autocancelable, unos Valores Santander, y varios “Fondos Tridente”.

Según la sentencia, se trata de valores de inversión complejos y de alto riesgo de cuyas verdaderas implicaciones no fueron debidamente advertidos los clientes en el momento de su compra entre los años 2007 y 2009. Son además productos de diseño propio del banco recomendados y asesorados por los empleados de la entidad que, sin las debidas advertencias, ocasionaron a los clientes graves pérdidas de más de 844.200 euros, respecto al nominal invertido inicialmente.

Siempre según el despacho de abogados que ha ganado el caso, el de Jaime Navarro, los demandantes son personas con estudios básicos y carniceros de profesión. Clientes de la entidad desde 1989, recibieron a principios de 2007 una importante suma por la venta de unos inmuebles procedentes de una herencia familiar por lo que decidieron confiar en los asesores de Banco Santander la gestión e inversión de su patrimonio económico en productos seguros acordes con su perfil conservador.
 
El juez en su sentencia indica que el Banco Santander no cumplió con la diligencia e información completa, clara y precisa que le era exigible al proponer al cliente la adquisición de estos Bonos Estructurados, Valores Santander y fondo Tridente.
El matrimonio demandante contrató por error por falta de información de banco, según dicta la jurisprudencia en la materia y como recoge la sentencia: «Dicho de otro modo, en el caso de un inversor no profesional, no basta con que la información aparezca en las cláusulas del contrato y, por lo tanto, con la mera lectura del documento; es preciso que se ilustre el funcionamiento del producto complejo con ejemplos que pongan en evidencia los concretos riesgos que asume el cliente”.

Navarro recuerda que la información al cliente, máxime en productos financieros de riesgo, necesariamente ha de incluir orientaciones y advertencias sobre los inconvenientes asociados a los instrumentos financieros; es imprescindible para que el cliente minorista pueda prestar válidamente su consentimiento, bien entendido que lo que vicia el consentimiento por error es la falta del conocimiento del producto y de sus riesgos asociados, pues el deber de informar adecuadamente pesa exclusivamente sobre la entidad financiera.

Que son los Valores Santander y el Fondo Estructurado Tridente

El letrado, según su comunicado, explicó en el juicio en que consisten los Valores Santander: “El Banco Santander pidió prestado a sus clientes (un bono u obligación es un préstamo de los clientes a los bancos u otros emisores, en esencia) 7.000 millones de euros para financiar la compra del banco holandés ABN AMRO. Se comprometió a devolver el préstamo mediante un interés del 7,50% TAE el primer año y un Euribor más 2,75% después, hasta su vencimiento en octubre de 2012. Al ser obligaciones necesariamente convertibles en acciones (una obligación para el cliente), al vencimiento no nos devuelven el capital invertido, sino acciones. Las acciones que nos entregarán no serán a precio de mercado a fecha del vencimiento, sino en base a un precio fijado al contratar el producto y una prima del 16%. Un pequeño detalle, es que si la acción cae, el cliente cobra con acciones sobrevaloradas; es decir, pierde dinero. Y las acciones perdieron valor y mucho; el canje final se marcó en 12,96 euros la acción, cuando en ese momento cotizaban a menos de 6 euros la acción (…), lo que se tradujo en una pérdida del 55% del capital”.

“Los Valores Santander fueron un ‘producto estrella’ del propio Santander que resultó ser un fiasco por su gran riesgo y que fue colocado indiscriminadamente a casi 130.000 clientes del banco”. Se trata de un producto financiero muy complejo y de elevado riesgo en el que la inversión finalmente se convertía en acciones del banco. El producto fue comercializado masivamente y sin la adecuada información por Banco Santander especialmente entre clientes minoristas y sin conocimientos financieros a los ha ocasionado importantes pérdidas entre el 30% y el 55% de la inversión", asegura Navarro, especializado en este tipo de asuntos.

El abogado también tiene una opinión negativa del fondo estructurado Tridente. “Consiste en un bono estructurado del propio Banco Santander muy complejo con vencimiento a un año, que está referenciado a la evolución de las acciones de Telefónica, Iberdrola y BBVA y en el que se puede perder gran parte o toda la inversión. Es por tanto un producto financiero híbrido de alto riesgo por sus múltiples variables. Todo lo cual evidentemente tiene una notable repercusión en la correcta diligencia informativa exigible a la entidad bancaria”.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha