eldiario.es

9

¿Puede la riqueza ser obscena?

Desde hace ya unos cuantos años la ONG Oxfam Intermón viene denunciando las desigualdades que existen en el mundo. A su juicio dichas desigualdades tienen su origen fundamentalmente en un sistema económico desequilibrado que favorece los intereses de las grandes fortunas y empresas.

En su último informe, “Una economía para el 99%”, Oxfam Intermón destaca cómo solo 8 personas tienen la misma riqueza que la mitad del planeta más pobre (3.600 millones de personas).

Ante esta situación surge la pregunta de si la riqueza puede llegar a ser obscena o es algo digno, fruto de méritos propios.

Seguir leyendo »

Carmen Alborch

La Universitat de València ha atorgat dilluns 23 d’octubre la seua Medalla a Carmen Alborch, en un acte acadèmic solemne –com correspon-, amb la intervenció del rector Esteban Morcillo, de Javier de Lucas –que en va fer la laudatio- i de la mateixa Carmen Alborch. Ha estat una ocasió especial, enmig d’un ambient enrarit i del neguit ciutadà al voltant -evidentment- de la iniciativa brutal del govern del PP d’aplicar l’article 155 més dur possible a Catalunya. I no podem fer abstracció d’aquest entorn que ens condiciona, entre altre coses perquè a l’acte hi havia representants molt qualificats del PSOE, com ara el senador Lerma i diverses exministres. El PSOE té una greu responsabilitat en aquesta matèria.

Però els valencians tenim la nostra agenda pròpia. Com ha dit Enric Morera, tot aquest greu conflicte, en el qual tenim molt clar amb qui estem, no ha d’afectar la dinàmica política valenciana. No ha d’afectar l’estabilitat del Consell del Botànic. Tampoc la bona relació amb amics que no pensen com nosaltres, però amb els qui compartim moltes, moltes coses.

És bastant evident per a tots que Carmen Alborch és una persona que se n’ix de la norma. Concita molts i molt diversos reconeixements. Més enllà dels fets més obvis que demanen un reconeixement perdurable, com la seua tasca al capdavant de l’IVAM en la magnífica època fundacional, i de la seua actuació pionera en el feminisme, hi ha un aspecte vivencial, relatiu  a Carmen Alborch, que els qui hem compartit amb ella –al llarg del temps i amb més o menys proximitat - la vida valenciana de les darreres dècades no podem oblidar. De cap manera.

Seguir leyendo »

Épica

Vuelve la épica, y con ella la exaltación de las pasiones. La vida seguramente requiere alguna dosis de ella.  Ahora de nuevo los instintos se imponen al coloquio sereno, y resurgen caudillos y banderas, y los gritos ahogan palabras y razones. Banderas y discursos, y grandes concentraciones. El héroe sustituye al escéptico. Cuando la patria se construye desde la épica, siempre acaba, de un modo u otro, creando monstruos, es decir, formas religiosas de identidad. La patria es pura épica.

¿Quién ha encendido la mecha? Los instintos no entienden de razones. La trampa está tendida. El otro es el extranjero, el bárbaro, el pagano, el opresor, el traidor o el miserable. Hay que doblegarlo. La épica se alimenta de la pasión, no del análisis racional ni de las leyes. Construye un mito idílico. Las ideas son cimientos de piedra y las dudas desaparecen del horizonte humano. Y crece el monstruo. La épica es la espina dorsal de mitos fundacionales y relatos identitarios, de pasados gloriosos e imperios invencibles, epopeya exaltada de viejas glorias que siempre llevan al altar a dioses crueles y caudillos mediocres.

Vuelven los tiempos de épica, exaltación y fervor. Y la épica se engrandece con la ira, el odio y a veces con la sangre. Se esfuman la ideas; la épica es acción. Como la ópera, la opereta y la comedia, la épica muestra facetas delirantes y ridículas de la condición humana. El mundo se hace pequeño, cada vez más pequeño, y la mirada miope deforma la realidad para adaptarla al mundo diminuto. El fervor patrio devora cualquier forma de empatía o compasión. El delirio aniquila cualquier forma de autocrítica. Respeto al otro y autocrítica son atributos de la democracia y formas de la inteligencia humana incompatibles con la épica.

Seguir leyendo »

L'atzucac i el bomber incendiari

A València en sabem molt, d’atzucacs (altres en diuen cul de sac), com a herència morfològica que ens deixaren els àrabs. Carreró sense eixida: no una altra cosa és el trist present i molt difícil futur a Catalunya, tot i que no cal oblidar ni un instant que una cosa són les batalles i una altra les guerres i que el futur està per definir. Tampoc convé oblidar que si, al final, com és previsible, la “força de l’Estat” s’imposa a Catalunya, al País Valencià se'ns cruspiran més encara, malgrat que, oportunament, ara ens entretinguen amb la promesa de la millora del sistema de finançament, tal com s’utilitzen els caramels i altres placebos perquè no escridassen els més menuts.

Però ja veurem si no posen tots els entrebancs possibles per  millorar l’autonomia de segona que tenim, i si qualsevol intent (marginal, és clar) d’empatia amb els veïns del nord no serà avortat per a evitar qualsevol contagi. De nou, no podrem dir que parlem la mateixa llengua, que els Països Catalans són una opció de futur en una Europa de les ciutats i regions i no dels Estats-nació, els quals, sabedors de la seua inexorable pèrdua de sobirania, responen com animal ferit recentralitzant i reforçant els seus poders. Els interessa un país aïllat, subaltern, que exerceix de sucursal i que s’alegra, en una mostra de pobresa d’esperit, de rebre l’almoina d’algunes seus empresarials que han canviat de destinació perquè estar bé amb Madrid dóna rèdits i perquè bussiness are bussiness.

Em poden creure si els dic que soc al·lèrgic a himnes i draps reconvertits en banderes, a les pàtries (o màtries) que, al remat, funcionen com allò de “todo por la pasta”. Què volen que els diga, Espanya no em posa, m’haguera encantat que s’haguera imposat el sentit comú ja fa anys i caminarem per la senda del federalisme asimètric que proposava Maragall. I també que tinguérem una Constitució més decent i menys tramposa… Això sí, m’estime molt la meua gent, la meua llengua i la meua cultura i en demane respecte.

Seguir leyendo »

L'alimentació és també una política urbana

Joan Ribó i el director general de la FAO, José Graziano da Silva, en la trobada de València.

En les humides matinades de l'Horta de València centenars d'agricultors, homes i dones, es dirigeixen amb les fruites i hortalisses que han collit en els seus camps a oferir els seus productes en la Tira de Comptar, un mercat directe de productor a detallista en el qual no es ven a pes sinó per unitats, d'ací el seu nom.

Aquesta centenària modalitat de venda directa, avui acollida en una de les naus de Mercavalencia i que en un altre temps estava present en tots els mercats de la ciutat, és un exemple del que es coneix com a "quilòmetre zero" o "producció de proximitat". Termes tots dos que els representants de més d'un centenar de ciutats de 50 països han invocat aquesta setmana passada a València amb motiu de la trobada anual del denominat Pacte de Milà, pel qual les ciutats van emergir el 2015 com a espais des d'on ha de promoure's la política alimentària sostenible a escala global.

En un món en què ja la majoria de la població viu en ciutats i que pateix contradiccions com el fet que més de 800 milions de persones passen fam mentre uns altres 2.000 milions tenen problemes de sobrepès, l'alimentació s'ha convertit en molt més que agricultura o economia, en molt més que salut pública o nutrició, en molt més que indústria agroalimentària o complexa diplomàcia comercial. És ja un afer, també, de política urbana i territorial.

Seguir leyendo »

La alimentación es también una política urbana

Joan Ribó y el director general de la FAO, José Graziano da Silva, durante el encuentro de Valencia.

En las húmedas madrugadas de l'Horta de València centenares de agricultores, hombres y mujeres, se dirigen con las frutas y hortalizas que han cosechado en sus campos a ofrecer sus productos en la Tira de Comptar, un mercado directo de productor a minorista en el que no se vende a peso sino por unidades, de ahí su nombre.

Esta centenaria modalidad de venta directa, hoy cobijada en una de las naves de Mercavalencia y que en otro tiempo estaba presente en todos los mercados de la ciudad, es un ejemplo de lo que se conoce como "kilómetro cero" o "producción de proximidad". Términos ambos que los representantes de más de un centenar de ciudades de 50 países han invocado esta semana pasada en Valencia con motivo del encuentro anual del denominado Pacto de Milán, por el que las ciudades emergieron en 2015 como espacios desde los que ha de promoverse la política alimentaria sostenible a escala global.

En un mundo en el que ya la mayoría de la población vive en ciudades y que asiste a contradicciones como la de que más de 800 millones de persones pasan hambre mientras otros 2.000 millones sufren problemas de sobrepeso, la alimentación se ha convertido en mucho más que agricultura o economía, en mucho más que salud pública o nutrición, en mucho más que industria agroalimentaria o compleja diplomacia comercial. Es ya un asunto, también, de política urbana y territorial.

Seguir leyendo »

¿Es compatible ser fallera mayor y feminista?

Afirmaba el experto en fiestas populares valencianas, Gil-Manuel Hernández, que la Transición no había llegado a las Fallas. Yo añadiría que tampoco el feminismo. Ha habido avances en el papel de la mujer, pero la visión heteropatriarcal sigue presente, siendo la figura de la fallera mayor de Valencia su máximo exponente.

Este cargo de representación nació durante la Segunda República para dar cierta visibilidad a la mujer en unos festejos populares reservados para los hombres. Desde entonces, pocos cambios. La fallera mayor continúa siendo un símbolo, un icono casi sagrado, incuestionable e inmutable. Un relato machista que todos los que participan de la fiesta compran. Los medios de comunicación exaltan las características físicas de las candidatas, su decoro y su saber estar como cualidades indispensables para conseguir el trono.

Durante el proceso de selección, pudimos leer titulares como “Silvia es todo amor y se preocupa por los demás”, “Marta es todo corazón y está dispuesta a ayudar” y “Lucía conecta con la gente y tiene mucha bondad”. La “buena” mujer, la de hace cincuenta años, la que complace siempre, se desvive por los demás y deja hablar primero a los hombres, la que destacaba la guía de la buena esposa de la Sección Femenina. La inteligencia de las falleras importará, pero no es lo que se destaca. Total, no tendrán poder real, sino que serán convertidas en objetos simbólicos, de culto, perfectos. Ellas, además, aceptarán este rol sin rechistar. Todo por la corona, como las misses.

Seguir leyendo »

Correlación de fuerzas

Hubo una vez un referéndum, hace mucho, mucho tiempo, que afectaba a la integridad territorial de España. Frente a él, Mariano Rajoy se mostró tajante ante los periodistas. Aquella consulta, afirmó, no tenía “ningún valor legal” y su resultado adolecía de una total “falta de credibilidad”. Pese a ello, Rajoy no anunció el envío miles policías y guardias civiles patrocinados por Piolín, ni ningún fiscal ordenó detenciones, ni se amenazó con tomar medidas que restringieran el autogobierno de aquel territorio, ni se incitó a la población a manifestar su patriotismo con banderas por las calles pese a las presiones de algunas minorías fascistoides. No, Rajoy, consciente de la complejidad de un conflicto que se remontaba en el tiempo, aseguró que lo que de verdad importaba era solucionar aquel contencioso y por eso defendió con firmeza la única alternativa posible: el diálogo. Había que “continuar esas conversaciones con determinación y con cautela”, sentenció.

El párrafo anterior, obviamente, no se refiere a Catalunya, ni siquiera como un ejercicio futuro de política ficción. Aquellas declaraciones tuvieron lugar en noviembre de 2002, cuando el hoy presidente de gobierno ocupaba el cargo de vicepresidente en el ejecutivo del ultramontano José María Aznar. También aquel referéndum fue real. Lo celebraron los ciudadanos del Peñón de Gibraltar que mayoritariamente se pronunciaron en contra de una soberanía compartida con España. Y la voluntad de diálogo también parece firme y real: 15 años han transcurrido desde entones sin que nadie en este país se haya rasgado las vestiduras ni sienta herido su orgullo patrio.

Se me reprochará, posiblemente con razón, que comparar el caso de Gibraltar con Catalunya es un absurdo. Pero hay ocasiones, cuando la realidad enfila la resbaladiza senda de los delirios, en que solo la reducción al absurdo nos puede rescatar de nuestros propios patetismos. Sí, desde el punto de vista político, legal y emocional las diferencias entre ambos casos son enormes. Pero sobre todo difieren en un aspecto que, a mi juicio, permite explicar paradójicamente la situación en la que nos encontramos: la correlación de fuerzas. Solo unos meses antes de aquellas prudentes palabras de Rajoy, el gobierno de Aznar no dudó en enarbolar las banderas y movilizar hasta la cabra de la legión, como si un nuevo trauma del 98 amenazase a España por el peñasco de Perejil. Obviamente, en aquel caso, la correlación de fuerzas era distinta.

Seguir leyendo »

Per què el que ha patit Mónica Oltra no és un escarni sinó una cosa pitjor

No, el que ha patit Mónica Oltra no és un escarni. Sembla mentida que calga explicar-ho. La vicepresidenta de la Generalitat Valenciana i dirigent de Compromís no ha tingut a la porta de casa la nit d’aquest dimecres membres d’un col·lectiu indignat per alguna de les seues decisions de govern, un tipus d’acció ja per si rebutjable, perquè cal tractar de mantenir en l’esfera pública els conflictes i no portar-los mai a l’àmbit privat.

El que ha tingut Oltra a la porta de casa és un grup emmascarat de nazis que no protestaven per res concret, sinó que l’assenyalaven i l’amenaçaven per ser el que és, dona, demòcrata, d’esquerres i valencianista. Ho han fet amb la lògica bàrbara del feixisme, embolcallats en l’onada de nacionalisme espanyol que ha alçat el gravíssim conflicte a Catalunya i encoratjats per l’abusiva retòrica de la dreta valenciana en estigmatitzar els adversaris com a “aliats” o “marques blanques” de l’independentisme català.

Seguir leyendo »

Por qué lo que ha sufrido Mónica Oltra no es un escrache sino algo peor

51 Comentarios

Pantallazo de la acción de acoso contra la vicepresidenta valenciana, Mónica Oltra.

No, lo que ha sufrido Mónica Oltra no es un escrache. Parece mentira que haya que explicarlo. La vicepresidenta de la Generalitat Valenciana y dirigente de Compromís no ha tenido a la puerta de su casa la noche de este miércoles a miembros de un colectivo indignado por alguna de sus decisiones de gobierno, un tipo de acción ya de por sí rechazable porque hay que tratar de mantener en la esfera pública los conflictos y no llevarlos nunca al ámbito privado.

Lo que ha tenido Oltra a la puerta de su casa es un grupo enmascarado de nazis que no protestaban por nada concreto sino que la señalaban y amenazaban por ser lo que es, mujer, demócrata, de izquierdas y valencianista. Lo han hecho con la lógica bárbara del fascismo, envueltos en la ola de nacionalismo español que ha levantado el gravísimo conflicto en Catalunya y alentados por la abusiva retórica de la derecha valenciana al estigmatizar a los adversarios como "aliados" o "marcas blancas" del independentismo catalán.

Han ido a por Mónica Oltra porque es 'judía', en el sentido metafórico de lo que eso ha significado en la historia. Su condición de símbolo de un sector de la izquierda valencianista es lo que ha sido atacado. Da igual que se haya pronunciado públicamente por el diálogo y que haya pedido al presidente de la Generalitat de Catalunya, Carles Puigdemont, como hizo también Ada Colau, que no declarara la independencia. La cosa no va por ahí, sino por continuar la cacería de disidentes que empezó con el "a por ellos" y tuvo un momento grave en las agresiones ultras contra la manifestación del 9 d'Octubre en Valencia.

Seguir leyendo »