eldiario.es

Menú

Participación: del conocimiento al reconocimiento

Como si de una travesía por el desierto se tratase, numerosas asociaciones y colectivos ciudadanos vinculados a la participación han sobrevivido a años de marginación, crisis económica e invisibilización por parte de buena parte de las instituciones públicas.

Han sido años de lucha incansable, paciente, de lucha por el bien común, sin personalismos, sin extravagancias. Una lucha que fue tejida antes de que algunos y algunas naciésemos y que consiguió muchos logros, más grandes, más pequeños que entendemos como mejoras que benefician a la sociedad en general y favorecen la mejora de nuestro entorno y de nuestras vidas.

Es importante entender que un tejido asociativo fuerte y participativo ayudará a sanar nuestra maltrecha democracia. La participación ciudadana es un elemento determinante para recuperar nuestra autoestima como sociedad. Además, las instituciones públicas necesitamos interactuar con los movimientos ciudadanos para reconstruir nuestra legitimidad y superar una etapa marcada por la opacidad, el clientelismo y la arbitrariedad.

Y por eso, hoy, somos conscientes del gran trabajo y esfuerzo que nos queda por hacer. Las políticas de participación en nuestra tierra deben empezar por el reconocimiento al mundo asociativo, a su constancia y dedicación pese a las dificultades. Todas las personas que dedican su tiempo en pro del bien común deben saber que hoy existe un nuevo gobierno dispuesto a hacer escucha activa, a diseñar un nuevo camino en el que el apoyo institucional, la formación y la empatía sean el denominador común.

Hemos comenzado escuchando a los y las representantes de las asociaciones, a concejales y profesionales de la participación en su ámbito natural: los municipios. Las jornadas de diagnóstico “Parlem de participació…” han tratado de recoger de manera global el estado de nuestro mapa participativo aunque también los anhelos, ideas o propuestas prioritarias para desarrollar por los poderes públicos. Sabiendo, en todo momento, que es una carrera de fondo… con pasos firmes, sí, pero sin desorientarnos en ningún momento.

Al final podemos decir que hemos logrado dar el primer paso satisfactoriamente. Casi 400 participantes de Alicante, Valencia y Castellón de más de 80 municipios que por primera vez en mucho tiempo han sido interpelados por la Generalitat para conocer sus reflexiones, críticas y expectativas.

Ahora toca extraer las conclusiones y continuar trabajando, sin prisa pero sin pausa. Lo queremos hacer de la mano del asociacionismo, “con” la ciudadanía más que “para” la ciudadanía. Lo haremos reconociendo la labor que desarrollan la inmensa mayoría de colectivos cívicos de nuestra Comunitat. Con estas premisas, trazaremos líneas estratégicas sólidas y duraderas que garanticen el apoyo al tejido social y la interlocución entre los poderes públicos y la ciudadanía.

Es el momento de pasar del conocimiento al reconocimiento, es el momento de dar las gracias por haber mantenido la conciencia crítica y solidaria de nuestra sociedad en todo este tiempo y sentar las bases de un futuro que empieza hoy.

Aitana Mas es Directora General de Transparència i Participació de la Generalitat Valenciana

Seguir leyendo »

Los Reyes Magos y los infiernos de Dante

De entre todas las figuras villanas de la historia, los más pérfidos de todos los pérfidos, siempre serán los traidores. Tanta es la animadversión que despiertan que Dante no dudó en situarlos en la zona más profunda del noveno círculo del Infierno, la más alejada del Cielo, donde surgiendo de entre los hielos se nos representa la figura de Lucifer, el primer traidor de la historia. Allí, quien fuera el ángel más hermoso acabó, tras renegar de Dios, convertido en un ser monstruoso de tres rostros en cuyas bocas tritura a los mayores felones: Judas Iscariote, el traidor de Cristo, el Rey de Reyes, y Marco Junio Bruto y Cayo Casio Longino, los conjurados para dar muerte al gran emperador de todos los tiempos, Julio Cesar.

La lista de los traidores es, en cualquier caso, interminable. En ella encontramos desde Robert Ford, el amigo despiadado que asesinó por la espalda al mítico Jesse James, hasta la pobre Malinche a la que acusarían de propagar una maldición con sus caricias regaladas a Hernán Cortés. Listado que no ha cesado de incrementarse hasta formar una genealogía de la traición que llegaría hasta el mismísimo Darth Vader, cuya debilidad por el lado oscuro le llevó a traicionar el poder de la Fuerza.

En todos los casos, la reacción que nos provocan estos deleznables personajes es la misma: un insufrible desagrado, una repulsa comparable a la que nos producen esas sustancias viscosas, blandas y pegajosas. No es extraño que en Cuba se acuñara el término gusano para definir a los desertores de la revolución, aunque estos fueran no pocas veces más construcciones del propio régimen, que pérfidos y peligrosos.

Seguir leyendo »

Cuento de Navidad

El 1 de enero de 2015 Venancio tropezó con un adoquín mal encajado en la Plaza del Ayuntamiento cuando iba a dar de comer a las palomas como cada día. A causa del tropiezo y el consiguiente golpe en la cabeza, ha estado casi un año en coma. Después de pruebas y un periodo de observación, el 2 de enero de 2016, recibe el alta.

A Venancio, que no le gustan los cambios, decide que nada va a variar en su vida. Por eso, la mañana del día 3 se dirige, como si ese año perdido en una cama de hospital nunca hubiese existido, a la Plaza, con su bolsa de miguitas de pan. Cuando se sienta en el banco, se da cuenta de que alguna gente se congrega bajo el balcón del Ayuntamiento. Cree divisar arriba a unas señoras con trajes de colores que deben ser falleras, pero como su vista ya no es lo que era, se acerca para verlas mejor. Cuando llega, descubre horrorizado que las Navidades tampoco son ya lo que eran, porque esas tres mujeres son las tres magas republicanas, según le dice un chaval con rastas, al que, si el fuera uno de los policías de la puerta, le pediría al menos la documentación, porque no se puede tener una pinta más sospechosa.

Pero Venancio aún no sabe que los policías del consistorio tampoco son como eran, porque ahora dejan entrar cada día a montones de personas a curiosear por el edificio. El buen hombre no se explica cómo a la alcaldesa se le ha ocurrido resucitar una idea tan irrespetuosa con la tradición cristiana y se pregunta dónde estará ella, y quién será ese señor canoso, con gafas y sin corbata que sonríe desde el balcón.

Seguir leyendo »

Cuento de Navidad

El 1 de enero de 2015 Venancio tropezó con un adoquín mal encajado en la Plaza del Ayuntamiento cuando iba a dar de comer a las palomas como cada día. A causa del tropiezo y el consiguiente golpe en la cabeza, ha estado casi un año en coma. Después de pruebas y un periodo de observación, el 2 de enero de 2016, recibe el alta.

A Venancio, que no le gustan los cambios, decide que nada va a variar en su vida. Por eso, la mañana del día 3 se dirige, como si ese año perdido en una cama de hospital nunca hubiese existido, a la Plaza, con su bolsa de miguitas de pan. Cuando se sienta en el banco, se da cuenta de que alguna gente se congrega bajo el balcón del Ayuntamiento. Cree divisar arriba a unas señoras con trajes de colores que deben ser falleras, pero como su vista ya no es lo que era, se acerca para verlas mejor. Cuando llega, descubre horrorizado que las Navidades tampoco son ya lo que eran, porque esas tres mujeres son las tres magas republicanas, según le dice un chaval con rastas, al que, si el fuera uno de los policías de la puerta, le pediría al menos la documentación, porque no se puede tener una pinta más sospechosa.

Pero Venancio aún no sabe que los policías del consistorio tampoco son como eran, porque ahora dejan entrar cada día a montones de personas a curiosear por el edificio. El buen hombre no se explica cómo a la alcaldesa se le ha ocurrido resucitar una idea tan irrespetuosa con la tradición cristiana y se pregunta dónde estará ella, y quién será ese señor canoso, con gafas y sin corbata que sonríe desde el balcón.

Seguir leyendo »

¿Y después de estos cuatro años, qué?

Llevamos cuatro años de locura antidemocrática. Cuatro años de desahucios. Cuatro años de privatizar la sanidad y la educación. Cuatro años con un Parlamento que se ha movido a golpe de decretazos. Cuatro años de trabajos precarios. Cuatro años de andar la gente hurgando en los contenedores. Cuatro años de políticos y empresarios metiendo mano en la caja pública. Cuatro años de ver cómo la justicia se alimenta de la misma corrupción que debería encausar si esa justicia fuera justa y no un desasosegante cachondeo. Cuatro años de despidos a mansalva. Cuatro años de un paro sin vuelta atrás. Cuatro años de mordazas en la calle. Cuatro años de la iglesia diciéndole al gobierno lo que ha de hacer o no hacer. Cuatro años de dejar casi sin un euro a la dependencia. Cuatro años de tener que pagar en las farmacias aunque no se llegue a fin de mes con las pensiones de miseria. Cuatro años de vacío cultural. Cuatro años de cerrar cines y teatros porque es imposible comprar una entrada a unos precios acuchillados por el IVA. Cuatro años de cerrar librerías porque el libro es un bien que un gobierno garrulo se niega a catalogar como de interés público. Cuatro años de salvar a los bancos sin que esa salvación revierta en los clientes y en las pequeñas empresas a la hora de pedir créditos de supervivencia. Cuatro años de tarjetas negras firmadas por altos representantes de la política y la empresa. Cuatro años de comprobar la impunidad de los chorizos de alta alcurnia mientras el más mínimo desliz de la pobreza entra en la cárcel el mismo día del desliz. Cuatro años de criminalizar la inmigración como si fuera un acto delictivo buscarse una vida mejor en otro sitio. Cuatro años de promover la desigualdad social hasta límites que abochornan el más mínimo sentido de la justicia social. Cuatro años de cinismo sustituyendo a la verdad. Cuatro años de monarquía cazadora sustituida a toda mecha para que todo siga igual y se noten menos los descosidos morales de una institución que no nos hace puñetera falta. Cuatro años de financiación territorial más vieja que la tos. Cuatro años de España Una, Grande y Libre como si esa España fuera un intangible que ni se ve ni se toca, como dicen los padres a los críos en la canción de Joan Manuel Serrat. Cuatro años de monserga constitucional precisamente a cargo de quienes cuando se aprobó la Constitución les parecía un oprobio. Cuatro años de desprecio a la democracia hasta dejarla más chuchurría que un higo chumbo caído en pleno agosto al pie de los caminos. Cuatro años de destrozar los recursos medioambientales porque para ese gobierno los mejores bosques son los de rascacielos en la playa y los chalets de lujo en las montañas. Cuatro años de ahorrar dinero de la protección medioambiental para gastárselo en fanfarrias con las que se divierten los del gobierno y sus amiguitos del alma. Cuatro años de convertir la política en un campo de batalla donde todos los que no se pliegan a las decisiones del gobierno son declarados enemigos de la patria. Cuatro años de patriotismo inaguantable. Cuatro años de ver cómo los grandes patriotas se llevan el dinero a paraísos fiscales o evaden a la Hacienda Pública una cantidad de pasta que sería suficiente para acabar con la crisis. Cuatro años de acabar con los derechos laborales conseguidos a lo largo de años y años de luchas obreras, unos derechos que ni nosotros ni quienes vengan luego podremos recuperar hasta que pase un siglo por lo menos. Cuatro años de mierda y ahora tenemos a las izquierdas pensando si toca o no formar un gobierno que sea simple y llanamente democrático. Sólo eso y luego lo que toque. El 20D hubo mayoría de izquierdas en este país. El 20D se votó cambio, ya no digo ruptura, pero sí cambio. ¿Cuatro años de un sufrimiento incalculable para la gente de la calle no se merecen un gobierno plural que no mienta, que sea decente, que nos saque la amargura de unos ojos en los que ya no caben más tristeza y más desasosiego? ¿Cuatro años así van a seguir siendo permitidos por los partidos votados para el cambio el domingo 20 de diciembre? A saber.

Seguir leyendo »

El PSOE amenaça ruïna

El 20 de desembre es va produir un moviment que va derrocar el pedestal sobre el qual Mariano Rajoy ha governat, hieràtic, el període més dissolvent per als consensos en què s’havia fonamentat la societat espanyola de l’era democràtica. El dirigent del PP intenta ara coste el que coste recuperar-se del bac i ajuntar peces per a recompondre el seu impossible poder. És el paisatge de després d’un terratrémol que obliga a bastir una nova arquitectura de la política a Espanya.

No obstant això, després d’un fenomen com aquest, els cruixits més alarmants no procedeixen del PP, sinó del PSOE, aqueixa altra gran estructura construïda al llarg de quatre dècades sobre l’estabilitat del bipartidisme democràtic, avui afectat per intenses tremolors de canvi. Als ulls de tothom, el partit dels socialistes amenaça ruïna, entre altres coses perquè alguns dels seus dirigents més significats semblen encabotats a derrocar els pilars que mantenen en peu les seues fràgils expectatives.

Amb epicentre en les eleccions europees del 2014, el terratrémol polític ha anat in crescendo al llarg de tot l’any 2015 fins a alliberar gran quantitat d’energia d’alt poder transformador. Susana Díaz va voler esquivar-lo en desfer-se prompte d’Esquerra Unida com a soci a Andalusia per a penar en una interinitat que la va portar, passats uns quants mesos de les eleccions anticipades, a pactar amb Ciutadans, el partit comodí que, a escala espanyola, s’ha revelat inútil per a garantir la continuïtat convencional del joc.

Seguir leyendo »

El PSOE amenaza ruina

El 20 de diciembre se produjo un movimiento que derribó el pedestal sobre el que Mariano Rajoy ha gobernado, hierático, el periodo más disolvente para los consensos en los que se había cimentado la sociedad española de la era democrática. El dirigente del PP intenta ahora a toda costa recuperarse del batacazo y juntar piezas para recomponer su imposible poder. Es el paisaje de después de un terremoto que obliga a levantar una nueva arquitectura de la política en España.

Sin embargo, tras semejante fenómeno, los crujidos más alarmantes no proceden del PP, sino del PSOE, esa otra gran estructura construida a lo largo de cuatro décadas sobre la estabilidad del bipartidismo democrático, hoy afectado por intensos temblores de cambio. A ojos de todo el mundo, el partido de los socialistas amenaza ruina, entre otras cosas porque algunos de sus dirigentes más significados parecen empeñados en derribar los pilares que mantienen en pie sus frágiles expectativas.

Con epicentro en las elecciones europeas de 2014, el terremoto político ha ido in crescendo a lo largo de todo el año 2015 hasta liberar gran cantidad de energía de alto poder transformador. Susana Díaz quiso esquivarlo al deshacerse tempranamente de Izquierda Unida como socio en Andalucía para penar en una interinidad que la llevó, pasados varios meses de las elecciones anticipadas, a pactar con Ciudadanos, el partido comodín que, a escala española, se ha revelado inútil para garantizar la continuidad convencional del juego.

Seguir leyendo »

Bulos e inocentadas

Echo de menos aquellos tiempos en los que sólo pasabas por tonto el Día de los Inocentes. Llámenme retrógrada, pero las nuevas tecnologías han permitido que hoy cientos de miles de personas retuiteen, wasapeen o compartan en facebook los más estúpidos bulos a diario. Antes, estabas atento al 28-D, sabías que te la iban a intentar colar y analizabas con detenimiento el telediario, las llamadas de los amigos, sus mails… Vigilabas tu espalda por si tu sobrino te pegaba el típico muñequillo de papel. Es decir, ponías a funcionar tu materia gris. Ahora, nuestros pulgares me recuerdan a esas máquinas que fabrican en cadena, que repiten una y otra vez el mismo movimiento sobre el teclado del móvil sin pensar en lo que hacen.

Que sí, que los tontos somos nosotros y que la tecnología sólo está al servicio de nuestra imbecilidad previa, pero oigan, menudo progreso este que nos hace involucionar. Es como esas historias de ficción en las que uno nace viejo y muere bebé: al final todo acabaremos siendo monos, o animales unicelulares si vamos más hacia atrás.

Deberían crear una aplicación que te avise cuando detecte un posible riesgo de engaño. Sería algo así como un programa antibulos, con sus alertas visuales y sonoras. ¡pi, pi, pi, piiii. Atención, se ha detectado una amenaza para su sistema intelectual! Al fin y al cabo no sería tan difícil, porque todos los falsos mensajes tienen características en común. Por ejemplo, proceden de fuentes poco fiables. Si pepito.com te dice: “¡Lo que los científicos no quieren que sepas! El bicarbonato de sodio con limón cura el cáncer” (y esto fue una falsa información que circuló de veras), la aplicación buscaría rápidamente en Internet a ver si algún medio serio, a poder ser una publicación científica, menciona el importante hito.

Seguir leyendo »

Post 20D: otros consensos son posibles

Aquel a quien Pedro Sánchez llamó indecente y aquel a quien Mariano Rajoy calificó de ruin, se tienen que entender. De una forma u otra. O si se prefiere, el equipo del indecente y el equipo del ruin, pues no sabemos si alguno de los dos, o ambos, pueden ser sustituidos durante el proceso. No hubiera sido necesario llegar a este extremo si todo hubiera salido como estaba planeado y los naranjitos hubieran estado a la altura. Pero Rivera se fue de la lengua admitiendo su condición de comodín, su disposición a apoyar a unos aquí y a otros allá, y al final no consiguió la fuerza necesaria para respaldar ni al acusado de indecente ni al reprendido por ruin.

Por eso, ahora se repiten las voces exigiendo a unos y a otros que deben de entenderse. Por lo pronto, ante la incertidumbre, el Consejo Empresarial de la Competitividad decidió suspender su encuentro para analizar los resultados electorales. Este lobby que reúne las principales empresas del Ibex 35 se inclinaba así por la prudencia y optaba por callar, que en su caso, claro está, consiste en sustituir la declaración pública por la discreta llamada telefónica, a quien corresponda, para ver cómo se reorganiza el tablero de juego con garantías.

No será fácil. Especialmente para Ferraz, con el partido en caída libre de votos y con unas bases perplejas viendo como ahora se tildan de aventurerismo peligroso propuestas políticas socialdemócratas. Por eso, permitir con una abstención que siga presidiendo el indecente o algún otro inquilino de la barraca construida con dinero negro en la calle Génova, no ayuda mucho a mejorar la imagen, por mucha presidencia del Congreso que puedan darte a cambio. Como tampoco consuela retocar el artículo 135 de la Constitución para inmediatamente después acatar los 10.000 millones de euros en recortes adicionales que reclama Bruselas.

Seguir leyendo »

Autocrítica

25 Comentarios

Compañeras y compañeros de Izquierda Unida y de Esquerra Unida, ya ha acabado el ciclo electoral. Es el momento de hacer balance, de hablar alto y claro para reflexionar en común sobre los aciertos y los errores, de analizar fríamente el nuevo escenario político y nuestra situación en el mismo.

Una vez más hemos sido penalizados por el sistema electoral: más de 923.000 votos se han traducido en sólo 2 escaños, impidiéndonos conformar grupo parlamentario. Cada diputado nos cuesta casi ocho veces más que al PP. Es escandalosamente injusto y antidemocrático, como se reconoce unánimemente después de cada elección sin que luego cambie nada. Además, los medios de comunicación nos han querido apartar de la escena, decidiendo cuáles eran los cuatro partidos que la gente podía elegir, sin atender a la representación parlamentaria ni a los resultados electorales anteriores. La demoscopia y los intereses de los grupos empresariales que controlan el duopolio televisivo se han impuesto sobre la democracia. Y a pesar de todo ello hemos conseguido romper el bloqueo con una campaña heroica, gracias a una militancia abnegada y a un candidato excepcional que ha demostrado tener el mejor discurso. Somos la única izquierda que no ha claudicado de sus principios, la única fuerza que ha planteado medidas concretas para resolver los problemas reales de la clase trabajadora, la única candidatura que no ha salido en televisión cantando, bailando o cocinando... pero tenemos sólo 2 escaños.

¿No deberíamos de una vez por todas ir más allá de la crítica -tan bien formulada siempre- para llegar a la autocrítica? Por supuesto que la ley electoral y los grandes medios nos han fastidiado, pero... ¿acaso no contábamos con ello? ¿O es que nos pilla por sorpresa? Claro que la política se ha degradado para convertirse en un frívolo espectáculo de entretenimiento, pero... ¿no hemos roto el bloqueo mediático gracias a la campaña ingeniosa y desenfadada lanzada desde "la cueva" en las redes sociales? ¿No hicimos nosotros trending topic #gatetesconGarzon? Es evidente que fueron los líderes de Podemos quienes, con su arrogancia y desprecio, hicieron imposible la confluencia, pero... ¿con quién se coaligaron esta vez nuestros socios de ICV o Anova? ¿Por qué rechazamos la oferta de un pacto que nos reconocía jurídicamente y nos garantizaba un puesto de salida por Valencia? Son preguntas incómodas que nos ponen ante el espejo para que veamos también nuestras contradicciones.

Seguir leyendo »