eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Un año de preguntas sin respuesta

Comentarios y opiniones publicadas en blogs generan numerosas quejas de los lectores que no suelen verse atendidas

El día del primer aniversario del presente Defensor parece justo explicar por qué

38 Comentarios

- PUBLICIDAD -

Se cumple hoy un año exacto desde la publicación de la primera columna de este Defensor de la Comunidad, titulada ‘ A nadie le gustan los de Asuntos Internos’ y que ha resultado profética. Han sido 35 citas, espaciadas sólo por la ausencia intermitente de cuestiones de interés que tratar, que la dirección de eldiario.es ha tenido a bien extender por otro año más. El aniversario parece una ocasión excelente para repasar aquellas quejas enviadas a esta instancia que no han sido tratadas en sí mismas, bien por carecer de entidad, bien por haber sido tratadas en todo o en parte en respuestas publicadas. Sirva como recopilatorio de aquellas cuestiones que no han recibido respuesta individual y como reconocimiento de algunos problemas existentes.

Un ejemplo es el tema de los comentarios y su gestión por parte de la propia comunidad de comentaristas, perpetua fuente de quejas y agravios. Decenas de cartas al Defensor de la Comunidad han protestado por diversos tipos de problemas en la gestión de los comentarios, desde la aparición de votos negativos sospechosos, el borrado o desaparición de ejemplos concretos o la existencia de verdaderas guerras de votación, casi siempre en artículos dedicados a temas de alto voltaje editorial.

La sospecha de manipulación está siempre cerca de la mente de algunas personas cuando sus comentarios resultan ocultados por la acumulación de votos negativos de otros participantes. Y es razonable: la gente es pasional con sus opiniones. Las discusiones son intensas y vehementes; a veces se hacen personales y derivan hacia el desprecio, la falsedad o el insulto. No sólo en eldiario.es sino en cualquier medio digital resulta difícil encontrar el equilibrio entre dar voz a todos los lectores y evitar que unos pocos secuestren la discusión con salidas de pata de banco o denuestos. La solución de eldiario.es ha sido publicar sus Normas de Participación y darle además a los usuarios la posibilidad de por un lado denunciar los comentarios abusivos para que la redacción pueda eliminarlos, o bien por otro dar votos positivos o negativos a los comentarios; aquellos con muchos votos negativos se esconden (no se borran).

El sistema, como cualquier otro, es susceptible de abusos y de mejoras, y de hecho está siendo cambiado. Para afinar los detalles de ese cambio anunciado  el director solicitó la opinión de los lectores hace unos meses en un post en el que también explicaba las líneas generales de la reforma. El nuevo sistema entrará en funcionamiento en breve.

La segunda gran categoría de quejas no tratadas se refieren a acusaciones de parcialidad, falta de objetividad y en general de periodismo maniqueo relacionadas con posts publicados dentro del conjunto de blogs que forma la sección de opinión de eldiario.es. En muchas ocasiones lo publicado en blogs como El Caballo de Nietzsche, Micromachismos, Zona Crítica, Contrapoder, La Crispación De Retrones y Hombres o la  Carta con Respuesta de Rafael Reig ha provocado no sólo las meninges, sino las ganas de escribir de los lectores. La queja unánime en estos casos: falta de objetividad periodística. El problema es que el término no se aplica, porque estamos hablando de blogs.

Tanto en eldiario.es como en el resto de medios de comunicación la sección de Opinión tiene reglas diferentes de las del resto de las secciones. En Opinión a los autores no sólo se les permite, sino que se les anima a ser parciales, subjetivos y sesgados. Se trata de conocer la opinión de cada uno de ellos; su particular análisis, el enfoque diferente que los distintos puntos de vista y conocimientos de personas diferentes puedan aportar a la discusión. La idea es animar que la opinión personal de un profesional bien informado pueda iluminar un tema candente desde un ángulo distinto al del lector, facilitando que éste genere su propio punto de vista. En Opinión el sesgo es deliberado, y se trata de generar alineamiento y discrepancia con lo publicado; de generar debate sano.

Por supuesto que esto no significa que sea una zona libre de reglas: la deliberada tergiversación de la realidad, la mentira o el error no deben tolerarse. Pero los márgenes de medida son mucho más amplios que en el área informativa, porque cualquier duda que pueda haber sobre si es mentira, tergiversación o sesgo del punto de vista autoral deben interpretarse a favor del autor en este caso. Así como en las noticias el rigor ha de ser máximo en cuanto a datos y hechos y la exigencia debe ser máxima en la opinión los hechos son sagrados, pero las conclusiones (y la responsabilidad) ha de ser de las personas que firman.

En el caso de Internet, y tratándose de blogs, la cuestión es mucho más clara: en la mayor parte de los medios digitales (y expresamente en eldiario.es) la redacción no supervisa los posts antes de la publicación. El medio confía en sus columnistas y periodistas designados, lo que significa que su responsabilidad personal es mayor. Y así ha de ser; el género blog es mucho más similar a una columna periodística tradicional que a una noticia, y así está reconocido. Es un género de opinión, y como tal se puede discutir o incluso refutar, pero no cabe expresar la diferencia de opinión en forma de censura.  

Lo que sí es posible es que la semejanza formal y gráfica entre las noticias y los posts de blogs en eldiario.es puedan contribuir a una cierta confusión por parte de algunos lectores. Porque técnicas, mecanismos y modos de hablar y razonar que son perfectamente aceptables en una columna de opinión o en un blog serían del todo inaceptables en una noticia informativa. Si ambos géneros se confunden, surge el problema. Esperemos que el próximo rediseño del periódicos ayude a evitar esta posible confusión separando gráficamente ambas propuestas.

Esperemos también que en el nuevo año podamos continuar trabajando con las inquietudes y dudas que puedan surgir a los lectores de eldiario.es, a los que animo a enviar sus quejas o sugerencias. Ustedes son quienes nos hacen mejores.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha