eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

El periodismo no es mercancía para jugar al golf

La comunidad de eldiario.es plantea un debate sobre las ventajas y los riesgos de los medios de comunicación en Internet

22 Comentarios

La comunidad de eldiario.es plantea debates interesantes como este: ¿qué periodismo es preferible, el de papel o el online?

"El otro día tuve una discusión con amigos mayores que yo sobre el periodismo en Internet", cuenta en el buzón de la Defensora un usuario de eldiario.es, Mariano de Andrés.

"Ellos me decían que están seguros de que en un medio online la gente lee las noticias solo por encima. Yo, la verdad, me detengo mucho en las noticias, las leo con tranquilidad, ya sea en el ordenador o en el móvil, y no creo que un simple cambio de formato -de papel a online- expulse a la gente. De hecho, gracias a los medios online como eldiario.es he accedido a reportajes e información muy interesantes que nunca habría encontrado en los medios convencionales".

Y prosigue:

"Creo que el periodismo es bueno o malo no en función del papel, sino en función de los objetivos de un proyecto. Que estando como está la prensa en estos momentos, en los que las redacciones son cada vez más pequeñas, las noticias más cortas, y la calidad empeora, me parecen un poco elitistas los argumentos que vinculan la seriedad y el reporterismo bueno al papel y solo al papel."

Las ventajas del periodismo en Internet no son pocas. No necesita de grandísimas inversiones, no depende tanto de grupos de poder económico y por tanto puede lograr mayores niveles de independencia.

Mientras que un periódico precisa de una gran inversión para imprimir y distribuir ejemplares cada día, un medio de comunicación online solo requiere Internet y una buena capacidad para darse a conocer y ganar visibilidad.

Mientras que una cadena de televisión necesita de grandes equipos y dinero para conectar en directo vía satélite, un medio online puede difundir imagen en directo a coste casi cero.

La Red permite una comunicación más proactiva y menos unidireccional. Da cabida a más registros, a formatos multimedia, y es capaz de sobrepasar fronteras sin grandes esfuerzos en inversión económica. No hay límites geográficos de difusión.

En cuanto al tiempo medio de lectura por persona, el director de eldiario.es, Ignacio Escolar, proporciona un dato que contradice las tesis sobre la presunta falta de atención que fomenta la comunicación online:

“Nuestro tiempo medio de lectura es hoy de 6:03 minutos. Hace un mes y medio era de 4:32, así que está subiendo bastante.”

Teniendo en cuenta que una noticia en radio o en televisión dura de media un minuto, se puede concluir que Internet permite mayor detenimiento en las noticias. O al menos, tanto como los receptores deseen. Es la comparación que establece Juan Luis Sánchez, subdirector de eldiario.es:

“Es totalmente cierto que alguna gente -cada vez menos- suele argumentar que Internet es nociva para el periodismo porque con tanta velocidad, actualización e inmediatez no se puede tener una información rigurosa y de valor social. Por esta regla de tres, esa misma gente debe pensar que la radio (veloz, actualizada, inmediata y hasta improvisada como ningún otro medio) tampoco ha sido periodismo de calidad a lo largo de la historia. Y en realidad, un medio digital se parece mucho a la radio, por la inmediatez y la cercanía, y a la televisión, por lo audiovisual y la exposición de los periodistas".

Y añade: "Pero es mucho más: Internet es en sí mismo un hojaldre infinito de información, lo que nunca podrá ser metafísicamente el papel. El enlace es siempre una puerta abierta a una capa, y otra capa, y otra capa, de conocimiento. Y un tuit nunca son 140 caracteres".

Pone varios ejemplos:

"Echar un vistazo a cualquier artículo de Agenda Pública o Piedras de Papel ya es una evidencia de que en eldiario.es hay análisis sosegado. Echar un vistazo a un post en Interferencias (y luego comprobar en las estadísticas que tiene una muy buena audiencia) desmonta el mito de que en Internet no se reflexiona. Leer entrevistas largas empieza a no ser una excepción (una, dos, tres...)."

"Aún asi, también en esto tenemos que mejorar, encontrar el equilibrio en ese doble periodismo: el de la inmediatez informativa, por un lado, y el de las capas de conocimiento por el otro. Sin caer en la obsesión de la audiencia y sin caer tampoco en el elitismo resignado. Es un trabajo bonito”, concluye.

Los riesgos: La información en 'McNuggets'

Además de sus virtudes, el periodismo online también tiene riesgos, defectos o desventajas:

“El principal riesgo creo que es la obsesión por atraer visitas, que puede arrastrar a una tendencia sensacionalista de la información, a simplificar contenidos, a huir de la profundidad y la reflexión. ¿Sois conscientes de que ese riesgo existe?”, pregunta otro lector, Paco Sierra.

Es importante que los medios de comunicación online no se dejen arrastrar por el afán de la inmediatez informativa olvidando la importancia de la reflexión, el análisis, y la invitación a lecturas largas que ayuden a consolidar conocimientos o a intercambiarlos. Más aún, en una época en la que se apuesta cada vez más por los formatos breves y por versiones ya masticadas de productos elaborados por terceros: lo que en un capítulo de la serie 'El ala oeste de la Casa Blanca' llamaban los 'McNuggets' del pensamiento.

En ese sentido hay numerosos ejemplos en eldiario.es de espacios para la reflexión y la extensión, como los ya expuestos por Juan Luis Sánchez. Pero nunca está de más insistir en que desde el periodismo, la información y el análisis de la actualidad se puede colaborar en la construcción de pensamiento, de conocimiento y en el desarrollo de las ciencias sociales y la filosofía.

La información es un servicio público y no una simple mercancía al servicio del enriquecimiento de los grandes ejecutivos de los conglomerados mediáticos. Su calidad pasa por momentos bajos y se enfrenta a más riesgos que nunca. La entrada del poder financiero en muchos medios de comunicación convencionales ha hecho daño a la salud de la prensa.

Se ha buscado la mayor rentabilidad posible en el menor periodo de tiempo y se ha recortado precisamente en aquello que garantizaba la calidad de información como servicio público. Se ha facilitado la entrada del periodismo 'fast food': barato, malo, pero rentable para quienes estaban dictando las normas del mercado.

Como ha dicho el ex periodista y guionista de The Wire, David Simon, ‘las redacciones se han visto drásticamente reducidas. El dinero que se necesitaba para hacer un buen periódico -incluyendo la inversión que podía haberse anticipado y planeado para la revolución de Internet- fue a parar por entero a Wall Street, a los salarios de los jefes y a los grandes los inversores. Los ejecutivos y las juntas directivas mantuvieron sus márgenes de beneficios y fueron ascendidos; ahora están todos en algún curso de golf en Florida, plácidamente retirados, y pensando en cualquier cosa menos en periodismo. Los editores cogieron sus premios y fueron ascendidos; están probablemente en lo que pasa por ser un circuito de conferencias de periodismo estos días, ofreciendo historias heroicas de pasados gloriosos y lamentándose del mundo que en realidad ayudaron a crear”.

Aquello que en Estados Unidos comenzó a ocurrir hace ya años -la entrada del poder financiero en los medios de comunicación de masas y su transformación en plataformas que han reducido la categoría de la información a simple mercancía con la que enriquecerse a corto plazo, sin cuidar la calidad de la misma- ha pasado también en España. Lo estamos viendo estos días y lo están sufriendo periodistas que son grandes referentes en este oficio.

Que surjan proyectos informativos en Internet no dependientes del poder financiero, de los bancos, o de grandes multinacionales es ya de por sí una buena noticia. Claro que los riesgos en la calidad del periodismo online son numerosos. Entre ellos, además de los anteriormente citados, cabe mencionar las incógnitas en torno al modelo de financiación preferible para lograr proyectos sostenibles. Pero, al fin y al cabo, el papel se enfrenta en estos momentos al mismo dilema.

Los retos, los obstáculos, la crisis de identidad son los mismos en el periodismo en papel y online. Solo cambian los formatos. Lo importante son los objetivos, la voluntad de dignificar el periodismo para hacer de él una labor al servicio de la ciudadanía y no un oficio subordinado al poder y al enriquecimiento de un puñado de directivos dispuestos a venderse al mejor postor para, como diría David Simon, dedicarse a jugar al golf.


Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha