eldiario.es

9
Menú

DESALAMBRE

Acuerdo histórico: vidas por delante de beneficios en la lucha contra el sida

Un acuerdo entre un fondo de patentes y una agrupación de farmaceúticas supone un gran avance en el acceso a antiretrovirales para más de 100 de países en vías de desarrollo

Médicos Sin Fronteras urge a otras compañías como Johnson & Johnson y Merck a facilitar la producción de medicamentos genéricos más baratos

La ONG también señala las debilidades del acuerdo, como la exclusión de algunos países con altas tasas de VIH

- PUBLICIDAD -
Antirretrovirales (ARV) en una clínica de MSF en Myanmar donde la ONG trata a más de 27.000 pacientes con VIH/sida con ARV de primera línea/ Foto: Aye Pyae Sone/MSF

Antirretrovirales (ARV) en una clínica de MSF en Myanmar donde la ONG trata a más de 27.000 pacientes con VIH/sida con ARV de primera línea/ Foto: Aye Pyae Sone/MSF

El  Medicines Patent Pool (MPP), un fondo de patentes creado para aumentar el acceso a medicamentos para las personas que viven con el VIH en los países de bajos recursos, y ViiV Healthcare, una agrupación de farmacéuticas especializadas en el desarrollo de medicamentos para el sida, anunciaron, a principios de mes, un acuerdo de colaboración, a través de dos licencias sobre las patentes de un nuevo y prometedor medicamento para el tratamiento de esta enfermedad tanto en adultos como en niños mayores de 12 años, llamado  dolutegravir (DTG). Esto supone un gran avance en el acceso a antiretrovirales para más de un centenar de países en vías de desarrollo a los que alcanza el pacto, allí donde vive casi el 94% de los adultos y el 99% de los niños con VIH. 

El acuerdo llega dos meses después de la aprobación del DTG por parte de la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) y ocho meses más tarde de la aprobación por parte de la Agencia de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA). El dolutegravir es un antirretroviral que ha demostrado en las pruebas un nivel de tolerancia y eficacia alto, incluso en dosis muy pequeñas. Además, parece ser efectivo en combinación con otros medicamentos tanto en tratamientos de primera línea (los tratamientos iniciales para personas que se medican por primera vez), como para los de segunda línea (para personas en las que las resistencias exigen cambios de tratamientos).

Sin la concesión de licencias, la farmacéutica que ha desarrollado el medicamento y que ostenta los derechos de la patente tendría un monopolio total del mismo y podría vender su producto en el mercado al precio que considerase oportuno. Pero el acuerdo alcanzado permitirá a un gran número de compañías fabricar una versión genérica del DTG y exportarla a otros muchos países donde no exista patente o estén cubiertos por la licencia, lo que fomentará la competencia y reducirá los precios ostensiblemente, posibilitando el acceso al mismo a millones de organizaciones, gobiernos y personas; salvando millones de vidas.

Los acuerdos

En cuanto a la licencia para los tratamientos en adultos, la compañía farmacéutica ha alcanzado dos acuerdos con el MPP. Por un lado, renunciará a cualquier canon de la producción del medicamento en más de 120 países de bajo ingreso y con mayor índice de prevalencia del VIH, incluyendo a todos los del África subsahariana, donde vive el 75% de la población infectada por el VIH en el mundo, unos 25 millones de personas.

Por otro lado, y sin renunciar esta vez a ingresos, la licencia para varios países de mediano ingreso se estructurará con unos cánones estratificados acordes al nivel de ingreso per cápita. Egipto, India, Indonesia, Filipinas, Vietnam y Turkmenistán forman parte de este acuerdo.

Respecto a los tratamientos para los más jóvenes, ViiV Healtcare renunciará también al canon en las formulaciones pediátricas para los 121 países donde vive casi la totalidad de los más de tres millones de niños infectados con VIH. La licencia, además, permitirá que el DTG pueda ser desarrollado en comprimidos a dosis bajas y en diferentes formulaciones apropiadas para según qué edad, siempre que las autoridades reguladoras aprueben el uso de tales tratamientos.

Medicamentos de un grupo comunitario de ARV en Malaui. En estos grupos, cada mes un paciente se encarga de recoger la medicación para todos los integrantes del mismo/ Foto: Miguel Cuenca/MSF

Medicamentos de un grupo comunitario de ARV en Malaui. En estos grupos, cada mes un paciente se encarga de recoger la medicación para todos los integrantes del mismo/ Foto: Miguel Cuenca/MSF

Más esfuerzos

El acuerdo alcanzado por la MPP y la ViiV supone un gran avance en la batalla contra el sida y el acceso a medicamentos vitales. La alegría es mayor si se tiene en cuenta que, históricamente, han hecho falta  más de siete años para que las versiones genéricas de nuevos medicamentos para tratar el VIH llegaran a los países en desarrollo. Quién sabe cuántas vidas se habrían perdido en ese lapso de tiempo.

Sin embargo, la lucha continúa para vencer a las enfermedades que afectan a los países de bajos ingresos. La plataforma  Stop Aids, conformada por 80 organizaciones entre las que se encuentra Médicos Sin Fronteras, celebra el acuerdo, y urge a otras compañías farmacéuticas como Johnson & Johnson y Merck a entablar conversaciones con el MPP para facilitar la producción de genéricos de sus antiretrovirales.

Stop Aids señala también las debilidades del acuerdo, como la exclusión de algunos países con altas tasas de VIH. Así lo advierte Diarmaid McDonald: "Tenemos que garantizar que todos los países en desarrollo pueden utilizar las flexibilidades consagradas en el acuerdo de los Aspectos de los  Derechos de Propiedad Intelectual relacionados con el Comercio (ADPIC) para garantizar el acceso asequible a los productos médicos. Algunos países en desarrollo con graves problemas de pobreza y de acceso han sido excluidos de este acuerdo y deben recurrir a las  licencias obligatorias para asegurarse versiones genéricas de dolutegravir.” Y añade: "También tenemos que ver apoyo se proporciona a países como Sudáfrica en sus esfuerzos para solucionar  sus leyes de patentes y una verdadera  reforma del sistema de I + D, así como conseguir mejores medicamentos para las enfermedades olvidadas, como la tuberculosis, que mata a las personas que viven con el VIH."

El sida en números

El acceso a terapias apropiadas es vital para prevenir la mortalidad por esta enfermedad. A día de hoy, más de 35 millones de personas en todo el mundo viven con VIH, un 17% más que en 2001. Las nuevas infecciones y la tasa de mortalidad, sin embargo, se están reduciendo considerablemente. De todas las personas con el virus, casi 30 millones viven en países de bajo ingreso, y se estima que sólo un tercio recibe tratamiento antirretroviral adecuado en estos países.

El caso pediátrico es también espinoso: en 2012 había más de 3,4 millones de niños menores de 15 años viviendo con sida y el nivel de acceso de terapias para niños se estaba quedando atrás. De los 2,6 millones de niños que deberían recibir tratamiento antirretroviral, tan sólo un 20% accedía al mismo. Nuevos y esperanzadores acuerdos como éste permitirán, poco a poco, ver cómo cambian estos números.   

--

Nota: El artículo refleja la opinión de su autor y no representa, necesariamente, el posicionamiento de la Campaña de Acceso a Medicamentos Esenciales de Médicos Sin Fronteras



- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha